Visión Global

15 rutas internacionales se han perdido en dos años

15 rutas internacionales se han perdido en dos años


Desde el año 2014 siete aerolíneas extranjeras se han ido del país y las que se mantienen han reducido sus vuelos. Esto se traduce en la desconexión aérea de por lo menos 15 rutas internacionales directas en tres continentes.

La disponibilidad de vuelos desde Venezuela hacia el exterior se reduce a medida que pasa el tiempo. Disminución de asientos, poca disponibilidad de viajes y necesidad de divisas para adquirir boletos, son temas recurrentes al momento de viajar al extranjero.

En la actualidad, cuatro aerolíneas internacionales cubren tres conexiones directas hacia Europa: Air France llega a París; Iberia y Air Europa a Madrid; mientras que TAP Portugal vuela hacia Lisboa. Para viajar a través de estas compañías es necesario contar con moneda extranjera; sin embargo, la estatal Conviasa es la única aerolínea nacional que llega directamente a Madrid y permite la compra de boletos en bolívares.

Cuando se trata de realizar vuelos con escala si alguien quiere ir, por ejemplo, a Fráncfort, Alemania, debe volar primero a Colombia en la aerolínea internacional Avianca o hasta Panamá a través de Copa Airlines, para luego hacer la conexión con el destino.

El panorama luce desfavorable si se desean realizar rutas con escala en aerolíneas nacionales debido a que estas “no permiten conexiones con otras compañías hacia otros destinos” por falta de acuerdos internacionales. En ese caso, cada usuario deberá disponer de dos boletos: el primero para dirigirse a la ruta disponible que ofrece la aerolínea y el segundo, en moneda extranjera, hacia el destino final, según reseñó el especialista José Garelli en un artículo para el portal web Miaerolinea, con fecha 22 de julio.

Dante Salvatorelli, presidente de la Asociación Venezolana de Agencia Viajes y Turismo (Avavit), observa constantes quejas por parte de los usuarios debido a la poca disponibilidad de vuelos que ofrece Conviasa hacia el exterior.

Durante una entrevista concedida a El Universal, Salvatorelli alertó que se ha registrado un descenso del 40% de los vuelos en el país desde el año 2014. A su juicio, los destinos más frecuentados, en la actualidad, se encuentran en el Caribe, así como Miami, Panamá y Bogotá, mientras que por el continente europeo destaca Madrid que tiene facilidad de recibir vuelos directos desde Venezuela.

De todas las aerolíneas internacionales, solo Dynamic Airways, de Estados Unidos, ofrece la posibilidad de comprar boletos en bolívares para viajes directos hacia Fort Lauderdale (Florida) y Nueva York, según Salvatorelli, quien precisó que las agencias de viajes evalúan qué opciones pueden ser viables para los clientes.

La aerolínea nacional Santa Bárbara ofrece vuelos hacia Miami y Panamá a través de su página web. Salvatorelli explica que la demanda hacia esos sitios se debe a la “colonia importante de venezolanos”, además de los negocios que pueden desarrollar en esos dos destinos.

El presidente de Avavit considera que el criterio sobre el cual se basan las aerolíneas para fijar los precios de los boletos “es totalmente personal. Evidentemente se basan en las tasas que les cobra el país, los impuestos y la repatriación de capitales”.

Las aerolíneas internacionales y el Estado

Desde el 2014 siete aerolíneas extranjeras se han ido del país, mientras que las 15 restantes han anunciado la reducción de sus vuelos. Todo esto se traduce en la cancelación de, por lo menos, 15 destinos internacionales directos en tres continentes: Fráncfort, Tenerife, Roma, Funchal, Oporto en Europa; Toronto, Dallas, Ciudad de México, Sao Paulo, San Juan, San Vicente y Las Granadinas en América; Damasco y Teherán en Asia.

La aerolínea internacional Iberia, que posee alianzas de código compartido con diferentes compañías en todo el mundo, ha anunciado recientemente que no descarta suspender sus vuelos desde y hacia Venezuela si observa que “deja de tener sentido”.

El presidente de la aerolínea extranjera Avianca, Hernán Rincón, le informó a la Revista Semana de Colombia, durante una entrevista con fecha 2 de julio de este año, que “hoy tenemos dos vuelos diarios Bogotá-Caracas-Bogotá y uno diario Lima-Caracas-Lima. Hay que decir que no es fácil operar en Venezuela, pero lo estamos haciendo porque hay pasajeros y porque vendemos los boletos en dólares”.

Por su parte, Salvatorelli expresó que el conflicto con las aerolíneas se remonta al año 2012: “Tenemos cuatro años desde que comenzaron las dificultades de las aerolíneas para repatriar sus ingresos y devolverlos a su casa matriz”.

De igual forma, aseguró que no se ha incrementado la deuda debido a que, en la actualidad, a las aerolíneas extranjeras se les permite vender sus boletos en dólares, pero las que se van no regresan “por un tema de desconfianza” con la economía y políticas del país.

“El Gobierno nacional debería estar tendiendo puentes con las aerolíneas internacionales para que se mantengan en el país. Que sepan que se les van a respetar las condiciones que ellos necesitan para operar y afianzar todas esas relaciones. Pero vemos que eso no se está dando”, afirmó Salvatorelli.

Por otra parte, la economista Anabella Abadi, reseñó en un artículo del portal web Prodavinci, con fecha 8 de julio de 2014, que ya para el 2013, algunas aerolíneas pensaban irse del país debido a la deuda que la extinta Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), lo que actualmente es el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex), “mantenía con ellas” de aproximadamente 2.500 millones de dólares.

Para junio de 2014, el entonces ministro de Transporte Acuático y Aéreo, Hebert García Plaza, indicó a través de su cuenta en Twitter que el Gobierno nacional había honrado las deudas en dólares que mantenía con seis aerolíneas internacionales: Tame, Avianca, Tiara Air, Aeroméxico, Insel Air y Aruba Airlines, correspondientes al período 2012 y 2013.

Esto se produjo luego de que el Ejecutivo firmara un acuerdo el 29 de mayo de 2014 para que las aerolíneas internacionales pudieran convertir a dólares la facturación por operaciones en el país.

Hasta el momento, la deuda que mantiene Estado venezolano con las aerolíneas extranjeras asciende a 3.800 millones de dólares que suman casi un 80% de los ingresos que dichas compañías tienen bloqueados en cinco países, según informó la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA por sus siglas en inglés), organismo que, además, defiende la decisión que han tomado las compañías aéreas que se van del país.

Aerolíneas internacionales que han dicho adiós

Air Canada fue la primera aerolínea en anunciar que cesaba sus operaciones en el país debido a “los disturbios civiles”, refiriéndose a las protestas que iniciaron en febrero de 2014. Sin embargo, luego de dos años, no ha manifestado que reactivará operaciones desde y hacia Venezuela. “El último vuelo partió de Toronto el día sábado 15 de marzo y de Caracas el día domingo 16 de marzo” de 2014, escribió la compañía en un comunicado ese mismo año.

Tiara Air Aruba manifestó en mayo de 2014 que tenía 20 millones de dólares bloqueados en Venezuela, por lo que meses después anunció el cese de sus operaciones en el país, aunque para abril de este mismo año retomó vuelos hacia Aruba y Curazao, según reseñó Garelli. Esta sería la única aerolínea internacional que ha reanudado sus operaciones.

A la despedida se le sumó Alitalia en 2015 alegando que “cerramos las conexiones a Caracas hasta que el Gobierno venezolano pague los 250 millones de dólares que nos debe”. Ya en 2014, la compañía había suspendido sus vuelos Roma-Caracas-Roma desde el 2 de junio hasta el 25 de octubre debido a las mismas exigencias.

En ese sentido, el presidente de la República, aseguró, durante una alocución en mayo de 2014, que emprendería una estrategia para conectar al país con el resto del mundo: “Vamos a comenzar con América Latina y El Caribe y luego con Estados Unidos y Europa”.

La aerolínea brasileña GOL Linhas Aéreas Inteligentes fue la siguiente en anunciar su despedida del país en febrero de este año, luego de haber reducido la frecuencia de vuelos de 28 a 2 vuelos semanales desde el 2014. La compañía declaró al diario Folha de Brasil que debido a las infructíferas negociaciones para repatriar 351 millones de reales (el equivalente a unos 89,7 millones de dólares) bloqueados en Venezuela, “GOL decidió interrumpir la ruta entre Sao Paulo y Caracas, que opera desde el 2007”.

Con el anuncio que hizo la aerolínea alemana Lufthansa de operar en el país hasta el pasado 18 de junio, Venezuela perdió contacto con el centro mundial de interconexión aérea (hubs) de Fráncfort. La causa, según la compañía, se debió a que la empresa “es actualmente incapaz de cambiar sus ganancias en moneda local a dólares estadounidenses para transferirlas fuera del país”.

Después de casi cinco años de haber iniciado la conexión entre Caracas y Ciudad de México, la aerolínea internacional Aeroméxico fue la penúltima en anunciar el cese de sus operaciones en el país “de forma indefinida” el 26 de junio de este año.

Este 30 de julio fue el último vuelo de la aerolínea chileno-brasileña Latam desde y hacia Venezuela. La compañía, que ofrecía las rutas Santiago de Chile, Sao Paulo y Lima, tomó esta decisión “debido a la imposibilidad de repatriar capitales”.

El presidente de Avavit consideró que la decisión de Latam de anunciar que trabajaría hasta el 30 de julio “es una ventana más que se nos cierra y bueno, es nuestra preocupación que poco a poco nos quedemos aislados en cuanto a conexiones internacionales”.

Expectativas a corto plazo

Al consultarle al presidente de Avavit sobre la posibilidad de que las aerolíneas que se han ido regresen al país durante los próximos meses, expresó que “si las condiciones se dan, si el Gobierno comienza a tender los puentes que las aerolíneas esperan, por supuesto que sí, porque Venezuela sigue siendo un destino importante para todas las líneas internacionales desde el punto de vista económico y turístico”.

Salvatorelli enfatizó en la necesidad de analizar por qué actualmente se presenta el conflicto con las aerolíneas para buscar un acercamiento con las mismas, por lo que una de las opciones sería permitirles un “dólar libre o preferencial” para que ellos puedan evaluar su estructura de costos.

“Lo que hace que aumente el precio de los boletos en dólares para los venezolanos, son todas aquellas restricciones que les coloca el Estado a las aerolíneas internacionales. Es por eso que vemos esas tarifas tan altas”, recalcó.

Con respecto a las agencias de viajes que operan en el país, Salvatorelli informó que hasta la fecha ninguna ha cerrado, pero sí han sufrido una reducción de ganancias importante, sobre todo por las tributaciones que deben pagar al Estado y que representan un 25% de sus ingresos.

“Contamos con el personal justo para operar, por lo que se ha reducido de un 15 a 20% de trabajadores. Con las líneas nacionales tenemos un 6% de comisión, que es con lo que nos mantenemos.”, puntualizó.

Jose Silva / EL UNIVERSAL

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529