Visión Global

18F: Argentina recuerda a Nisman

18F: Argentina recuerda a Nisman


.

“Hoy es un día de fiesta”, exclama la animadora del evento en el que está a punto de participar la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, en la planta nuclear de Atucha II, entre vítores de simpatizantes kirchneristas.

“Esto va a ser un antes y un después, es muy emocionante”, dice por su parte Angela, una señora de unos setenta años, en la Plaza de Mayo de Buenos Aires, donde reina el silencio en la marcha en memoria del fiscal Alberto Nisman, fallecido hace un mes.

Entre ambas declaraciones hay 10 horas de diferencia, 115 kilómetros de distancia y un abismo de divisiones. Es el mismo país, pero son dos Argentinas.

El 18 de febrero de 2015, exactamente un mes después de la muerte que conmocionó a la nación, se hizo evidente la distancia que separa a quienes respaldan la gestión que la presidenta argentina hizo de la crisis y quienes creen que el país y sus instituciones se encuentran en una encrucijada.

De un lado, la presidenta y su equipo, inaugurando con sol de mañana y ambiente festivo la puesta en marcha de las operaciones en la central nuclear, sin referencias a Nisman, a la marcha convocada en su honor unas horas después o al pedido de imputación en su contra.

De otro, la Marcha del Silencio organizada en la tarde con un grupo de fiscales enfrentados al gobierno a la cabeza, pidiendo a Fernández no interferir en la investigación de la muerte de su compañero, una caminata a la que se suman las principales figuras de la oposición.

argentina, marcha
A la marcha silenciosa en Buenos Aires asistieron, según la policía de la capital, 400.000 personas.

 

Y en medio, una investigación que por ahora no despeja la duda más acuciante: si el fiscal a cargo de resolver el peor atentado de la historia del país se suicidó o fue asesinado pocos días después de acusar a la presidenta de ayudar a los supuestos responsables del ataque al centro judío de la AMIA en 1994, algo que el gobierno niega.

La ciudad de los paraguas

A la marcha silenciosa en Buenos Aires, que según la policía de la capital concentró a 400.000 personas, asistieron algunos compañeros fiscales de Nisman, así como la familia del investigador.

La fuerte lluvia no evitó que muchos otros porteños, en gran parte gente mayor, se sumaran formando un río de paraguas que iba de la plaza del Congreso a la Plaza de Mayo, donde Nisman tenía su oficina.

Otras marchas simultáneas tuvieron lugar en otras ciudades de argentina y del mundo, en una de las convocatorias más multitudinarias que se recuerdan en el país.

“Yo vine para honrar al fiscal Nisman más que nada ya que el gobierno no lo honró en vida, yo lo quiero honrar ahora por su fallecimiento”, le dice a BBC Mundo Rolando, uno de los participantes.

La marcha transcurrió en silencio, interrumpido solo para aplaudir a los familiares del fiscal, gritar “Nisman, Nisman”, “Justicia”, “Nunca más”, o entonar el himno nacional.

Cristina Fernández
Cristina Fernández, en la planta nuclear de Atucha II, entre vítores de simpatizantes kirchneristas.

 

Los organizadores habían pedido expresamente no portar carteles o insignias partidistas para evitar que la marcha se politizara y fuera interpretada como un ataque al gobierno, que sin embargo, así lo entendió.

“Ya no existen golpes militares ni golpes legislativos, porque el Frente para la Victoria tiene mayoría, ahora existe la modalidad del golpe suave, que es una estrategia donde los grupos concentrados generan una agenda mediática y la estrategia de ataque es a través de fiscales y jueces adictos”, había dicho en la mañana el portavoz del ejecutivo, Jorge Capitanich.

“Es un disparate propio del gobierno que tenemos”, cuenta Rolando. “Esta gente está para honrar la memoria del fiscal, nada más. Todos queremos democracia acá”, añade.

Los que no fueron

A pesar del masivo apoyo a la marcha por parte de los principales sectores de la oposición, sindicatos enfrentados con Fernández y ciudadanos críticos con el gobierno, algunas voces de la sociedad argentina rechazaron participar en ella por considerar que tenía otros motivos más allá del de homenajear a Nisman.

El expremio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel criticó la presencia de opositores y declinó sumarse a la convocatoria.

Nisman
La muerte de Nisman podría haber unido a la sociedad argentina en un momento de duelo nacional.

 

“Respeto la decisión de los fiscales y de la familia pero no estoy de acuerdo que se sumen a la marcha dirigentes que van a buscar rédito político por esto. Yo tengo otro análisis de esto”, aseguró a medios locales.

También la Asociación 18J de Familiares y Amigos de las Victimas del Atentado a la AMIA se desligó de la marcha, a la que sí se adhirió la dirección de la Asociación Mutual Israelita Argentina.

El día después

La muerte de Nisman podría haber unido a la sociedad argentina en un momento de duelo nacional. Pero en su lugar, agudizó las diferencias en un país que en los últimos años ha vivido polarizado.

Si en algo coinciden todos después de la gran marcha de los paraguas, es que quieren que el gran enigma sobre la muerte de Nisman pueda al fin ser desvelado.

argentina, marcha
Otras marchas simultáneas tuvieron lugar en otras ciudades de argentina y del mundo.

 

“Tengo confianza de que la Justicia va a resolver este caso, es lo único que nos queda a los argentinos. Si no no podemos creer en nada más”, asegura Ricardo, un treintañero que espera la llegada de la cabezera de la manifestación en la Avenida de Mayo.

Cristina, que también participa en la convocatoria, se muestra menos confiada.

“No se ve demasiada luz, si los investigadores sacaran una conclusión, sobre un suicidio o un asesinato, trataría de confiar, pero me costaría”, dice.

Ha llovido mucho desde la muerte de Nisman: acusaciones de uno y otro lado, contradicciones en la investigación, rumores de todo tipo…

Ahora, dice Cristina, “la cancha está demasiado embarrada”.

.

BBC

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529