Visión Global

“2015, un año de buenas noticias para Venezuela” por Eduardo Semtei

“2015, un año de buenas noticias para Venezuela” por  Eduardo Semtei


Eduardo Semtei / @ssemtei.

 1. El  petróleo baja a la mitad de precio. Qué grande es Alá. De esa manera hay menos dólares y por lo tanto hay menos corrupción. Ya no se verán esos escándalos como el de Andorra. Mientras más baje el precio menos delitos contra la cosa pública. Es una ventaja increíble. Luego tenemos que trabajar más. Seremos más productivos. Sembraremos el petróleo. Desarrollaremos la agricultura. Exportaremos café y cacao. Azúcar y maíz. Granos y sorgo. Patillas y lechosas. Arroz y avena. Vamos pa’ encima.

2. Somos el país con la más alta inflación. Así que las cosas todas son mucho, pero muchísimo más caras y, por lo tanto, las ganancias de las empresas son, en bolívares, el doble o el triple y justamente el impuesto sobre la renta sube y sube y sube. El señor del Seniat sale casi todos los meses diciendo que han superado la meta de recaudación en 100% y hasta 150%.  Qué felicidad. Bolívares por toneladas. Así, así es que se gobierna. Es más, el dólar alcanzó un valor negro de 300 bolívares y puede cerrar a finales de año en 600. Por lo tanto, quien tenga un billete de 100 dólares tendrá a finales de años una ganancia de 30 millones de los bolívares viejos. Todos seremos millonarios, Who wants to be a millionaire?

3. De 200.000 carros que producíamos bajamos de un porrazo a menos de 20.000 por año. Qué noticia tan chévere. Menos carros. Menos contaminación. Menos consumo de gasolina. Menos accidentes. Más ejercicio al caminar. Por donde se vea es ganancia neta. Gain-gain. Ventaja tras ventaja. Se fue la Fiat. Por allá fumea. Se fue la Honda. Por allá fumea. Se fue la Mitsubishi. A quién le importa. La Ford y la GM cierran un mes cada dos meses. Vacaciones para los trabajadores. Se fue la Renault. Quedó cachúa. La Mazda. Adiós luz que te apagaste.

4. Vamos paulatinamente alcanzando el número uno en asesinatos. Robos. Asaltos. Secuestros. Crímenes en general. Todavía hay dos países que nos llevan un pelo adelante. Pero con la ayuda de los pranes y las zonas de paz, libertad, convivencia y neutralidad, pronto llegaremos a la cima. En materia de narcotráfico sí como que ya somos cabeza. Punta de lanza. El portaestandarte.  Por allí andan los del Cartel de Jalisco echándoselas de duros y de que le dan a nuestro Cartel del Sol en la mera madre, pero es pura paja. Sol mata Jalisco.

5. Somos el primer país en escándalos. Que si aparece un guiso dinosáurico en Andorra. Allí están los nuestros. Que si en Argentina se descubre un desfalco monumental. Allí brilla la tricolor con sus ocho estrellas. Que si en Nicaragua se pierden unos milloncejos de dólares. Viva la patria. No tenemos leche. No tenemos pan. Pero tengo patria y tengo mi pran. Que si en Ecuador se descubre un mono gigantesco con el llamado sucre. Ni que fuera tanto. Somos los más publicitados. Propaganda y propaganda. Base del turismo. Harán cola en Maiquetía para conocer el País de los Bandidos.

6. El gobierno tiene acorralados a 250 periodistas y a unos 30 directivos de medios sometidos a régimen de presentación. De esta manera esos capitanes de periódicos, revistas, radios, televisores y redes sociales no pueden viajar al exterior, es decir, no van a gastar dinero y, por lo tanto, ahorran en beneficio de sus familias y al quedarse sin poder salir de Venezuela pueden dedicarse más a sus negocios, a sus medios de comunicación que evidentemente serán mejores, más densos, más ilustrados, es decir, hay más trabajo. Qué felicidad tan pura. No contaban con la astucia de Diosdado Chapulín.

7. De 200 vuelos semanales al exterior solo quedan unos 15. Dios, pero qué suerte. Qué alegría. A dream that come true. Na’ guará. Hay que ver el ahorro de gasolina. De dólares. Eso sí es patria. Patria querida. La gente puede visitar los aeropuertos como si fuera otro Sambil. Sin ese gentío caminando para arriba y para abajo. Pasar las tardes viendo la pista. Incluso en las balanzas donde antes pesaban las maletas los visitantes pueden pesarse ellos mismos a efectos del control, la dieta y la salud. Coñísimo, qué inteligencia.

8. El desabastecimiento y la escasez ayudan al ahorro y a bajar de peso.  La gente come menos y por lo tanto va menos al baño, y por lo tanto usa menos papel higiénico, y por lo tanto produce menos basura, y por lo tanto los rellenos sanitarios duran más años, y por lo tanto hay que invertir menos y pare usted de contar. La gente hace más cola para comprar y por lo tanto dura más tiempo en la calle, y por lo tanto lleva más sol, y por lo tanto asimila más la vitamina D, y por lo tanto hablan más en la cola, y por lo tanto se hacen más amigos, y por lo tanto se fomentan la buenas costumbres y los saludos y siga usted parando de contar. Hay ventajas que jode. Viva la amistad colérica.

9. Tenemos el sueldo mínimo más alto del mundo. Si sumamos el sueldo mínimo para julio 2015 de 7.400 bolívares fuertes y cojonudos y le sumamos el cestapiche, digo el cestaticket, de unos 3.000 bolívares fortísimos y cojonudísimos y a esa suma la dividimos entre 6,30, que es nuestro orgulloso, popular y transparente cambio oficial, obtenemos la cifra de 1.650 dólares de sueldo mínimo. No te llevo nada, le diría Maduro a Obama. Y más adelante le recalcaría “me dejaste el pelero”.

10. Los profesores universitarios ganan menos que el salario mínimo. Qué  cosa tan de pinga. Al fin, o qué grande es el Señor, los intelectuales orgánicos de la clase obrera alcanzan el soñado estatus de “obreros del conocimiento”. Alcanzado un rango proletario histórico. Pueblos del mundo uníos. Un fantasma recorre Venezuela. Larga vida a la dictadura del conocimiento.  Cambio dos profesores por un mesonero.

11. El CNE ayuda a consolidar la democracia. Como ustedes saben esa cambiadera de gobierno en la IV República de AD a Copei, con la Causa R, el chiripero, Caldera y su partido, no hizo sino traer desgracias al país. Corrupción. Se olvidaron de los pobres. Los invisibilizaron. Los ocultaron. Los borraron del mapa. Ahora el CNE trata por todos los medios de evitar esa rotación de partidos y hace todo lo posible para que quienes están gobernando sigan en la guachafita y en el enchufe. Cambian los circuitos. Modifican las bases poblacionales. Eliminan la elección directa, secreta y universal de diputados al Parlatino y al Parlasur. Abren 1.000 mesas nuevas en los edificios de la Gran Misión Vivienda. Qué coraje. Qué voluntad. Qué arrojo. Qué pureza en su actuación. En todo caso, ellos repiten, es mejor malo conocido que bueno por conocer. Con Tiby, con Tiby, con Tiby me resteo.

Así que dejen la quejadera. No vayan a votar para que sigan las cosas como están. Recuerden que estamos repletos de buenas noticias que irán aumentando en la medida en que pase el tiempo. De lo que se trata es de buscarle el lado bueno a las cosas. No sea usted el tonto que ve el vaso medio vacío, sea usted el vivo que ve el vaso medio lleno.

 

El Nacional, 18 de mayo de 2015

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529