Visión Global

2017: Perspectivas económicas

2017: Perspectivas económicas


El año 2017 es visualizado con grandes incertidumbres por los organismos multilaterales, la banca internacional del inversión y los analistas económicos. El desempeño económico del país en el 2016 logró indicadores económicos negativos y poco alentadores para el 2017.

Parte de la incertidumbre proviene de la negativa del gobierno de publicar los datos estadísticos macroeconómicos básicos de manera oportuna. Se conoce los indicadores de inflación, mes a mes, a través de CENDAS-FVM. Una reconocida internacionalmente ONG venezolana que publica el costo de la vida, tanto en alimentos como en gastos generales, de la familia promedio venezolana.

En cuanto al crecimiento y producción industrial, nos debemos conformar con las declaraciones de los gremios empresariales que llevan las estadísticas de importaciones, cierres de empresas y desabastecimiento, lo que permite calcular indirectamente cómo se está moviendo el crecimiento, que está demás decir que fue de “decrecimiento”.

En atención a esta falta de publicación de la data económica, fundamental para la palnificación y los análisis, la fracción de diputados del partido de oposición Primero Justicia , presentó esta semana un informe donde reflejan los retrasos por parte del Banco Central de Venezuela (BCV).

De acuerdo a este informe, el BCV tiene 36 meses que no publica: el índice de escasez y el núcleo inflacionario de los precios. El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) tiene 10 meses sin hacerse público; los indicadores básicos de salud y educación tienen hasta 4 y 2 años sin publicarse respectivamente.

También en esta semana, circuló privadamente un informe de perspectivas económicas elaborado por los analistas del Crdit Suisse, una grupo bancario suizo, en el cual aprecia una economía negativa y avanzando en el 2017 hacia peores indicadores.

Lo señalado por el Credit Suisse de alguna manera resume los análisis de distintos economistas, bancos y organismos multilaterales.

Parte el banco suizo apreciando tres aspectos políticos que dibujaríann el marco referencial de la evolución económica venezolana en el 2017: 1) la crisis económica, política y humanitaria persistirá en el 2017; 2) Las presiones sociales y políticas probablemente seguirán siendo intensas el próximo año: y 3) Maduro permanecerá en el cargo hasta el fin de su mandato a principios de 2019.

Lo que les lleva a concluir que “no perciben una salida clara para Venezuela en el 2017”.

Al entrar en materia económica propiamente dicha, los analistas avizoran que habría una contracción del Producto Interno Bruto (PIB) del 6,1%, versus el 5% en el 2015.

La inflación para el 2017, es estimada “por encima del 500% para la mayoría del 2017”, impulsada por el aumento de impresión munsual del dinero, aumento de la liquidez interna y la “depreciación masiva”. Asimismo, consideran que el incremento de la inflación también influyen “las recientes decisiones de aumentar el salario mínimo y reducir las reservas obligatorias de bancos han exacerbado las presiones asociadas. Probablemente, la escasez de bienes y los aumentos de precios autorizados”.

En cuanto a la tasa de cambio, no preven “mejoras significativas en el marco de la política cambiaria de Venezuela durante el año 2017”.

En cuanto al sector externo, donde las exportaciones de petróleo son predominantes, avizoran que los beneficios del reciente acuerdo de la OPEP “probablemente” superará otros posibles riesgos de baja de los precios. Consideran que un aumento de 5 dólares en el precio del crudo venezolana, proporcionaría 3 mil 100 millones de dólares de aumentos de los ingresos en el año 2017. Lo que permite calcular que la exportación venezolana sería de aproximadamente de un millón 900 mil barriles diarios.

Sin embargo, también advierten que el nivel de exportaciones pudiera verse afectada por restricción de Estados Unidos a la importación de petróleo.

En este cuadro desalentador, el Credit Suisse pondera que Venezuela continuará demostrando “su disposición a pagar deuda denominada en dólares, aunque no sin algunos contratiempos recientes”; y encuentran que “el déficit de financiamiento cambiario se ha reducido y sugiere una reducción del riesgo de incumplimiento debido a la imposibilidad de pagar en 2017”.

Preven un déficit manejable de un mil 200 millones de dólares el próximo año. “La mejora desde la última actualización de esta proyección se debe principalmente a una mayor previsión de precios del petróleo. También estamos considerando un financiamiento adicional de China de US $ 3.000 millones con el supuesto de que el Tramo C del Fondo China-Venezuela se ha renovado, una mayor reducción de activos y sólo $1.500 millones de crecimiento en las importaciones a pesar de $ 6.8bn más de ingresos. Además, el servicio de deuda de bonos es US $ 900 millones más bajo debido al intercambio de PDVSA”.

Finalmente en su informe, el Credit Suisse llama la atención a la falta de transparencia e información detallada, señalando que “seguimos preocupados por la limitada transparencia con respecto a muchos de estos detalles, así como la posibilidad de que los retrasos en los pagos mencionados afecten los problemas de gestión de liquidez”.

Para el venezolano cómun y corriente

De cumplirse estas previsiones del banco suizo, que no difieren del resto de los estudios de otros economistas y analistas, el venezolano continuará inmerso en una economía similiar a la del 2016: de altos precios, ingresos insuficientes, escasez y devaluación.

Con información del Credit Suisse

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529