Visión Global

49,9% de los hogares venezolanos no tienen con qué costear la canasta alimentaria

49,9% de los hogares venezolanos no tienen con qué costear la canasta alimentaria


Cerca de la mitad de los hogares venezolanos no tienen ingresos suficientes para garantizar la compra mensual de la canasta básica alimentaria. Así lo revela el estudio Condiciones de Vida de los Venezolanos (Encovi 2015) en el que se puso en manifiesto el acelerado crecimiento de la pobreza en los últimos 12 meses.

La encuesta realizada por la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), la Universidad Simón Bolívar (USB) y la Universidad Central de Venezuela (UCV) estimó que 73% de los hogares venezolanos viven por debajo de la línea de pobreza, lo que representa un incremento de 24,6 puntos con respecto al 2014, cuando la cifra era de 48,4%.

Un dato que llamó la atención de los investigadores en 2015 fue el de la pobreza extrema, calculada en 49,9%, frente a 23,6% en el 2014.

“Un alto porcentaje de la población no tiene suficientes recursos para alimentarse y mantenerse”, afirmó Genny Zúñiga, socióloga y miembro del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la UCAB.

La investigadora explicó que el estudio contempla dos tipos de pobreza por ingreso: la extrema y la no extrema. Entran en la primera clasificación los hogares en los que la suma de los sueldos no alcanza para comprar la canasta básica alimentaria. Mientras que en la segunda clasificación se incluyen los hogares que sí pueden acceder a la canasta, pero no pueden costear otros servicios esenciales como vestimenta y transporte.

“Esta es la primera vez que la cantidad de hogares en pobreza extrema, supera a la cantidad de hogares en pobreza no extrema”, afirmó Luis Pedro España, ex director del Instituto de Ciencias Económicas y Sociales de la UCAB, durante la presentación de la encuesta en el Foro Propuestas Venezuela 2015, realizado la semana pasada.

Durante la ponencia, España explicó que el viraje en la data se debe a que el Estado ha intentado mejorar la capacidad adquisitiva a través de una única política: el incremento del salario mínimo, medida que sólo beneficia al sector formal y deja por fuera a los más necesitados.

Atrapados en la pobreza

La pobreza en Venezuela se ha convertido en un problema crónico. El estudio reveló que 30% de los hogares viven en pobreza estructural. “Es sólo cuestión de tiempo para que lleguemos al 45 % de pobreza estructural, tope histórico en los últimos dieciséis años”, afirmó España.

Es justamente este tipo de pobreza la que más consecuencias negativas puede traer en el largo plazo, ya que es la más difícil de solventar.

Zuñiga -quien participó como investigadora en el estudio en el área de empleo y trabajo- cita entre las causas del despunte en las cifras de pobreza la caída de los precios del crudo y las políticas erradas del Gobierno para tratar de controlar la economía.

Según la investigadora, de cambiar las condiciones económicas del país, gran parte de los hogares que están por debajo de la línea de pobreza saldrían de esta estadística con relativa rapidez. Sin embargo, el proceso sería más lento para quienes viven en pobreza estructural.

“El impacto de la políticas para solucionar la pobreza estructural se ve en el largo plazo. Suelen pasar varios años”, afirmó la socióloga antes de agregar que “el costo social y económico de esta situación es muy grave porque al ser más difícil salir de la pobreza, las personas van a estar más retrasadas con respecto al resto de la sociedad”.

Esta situación trae consigo efectos negativos en todas las áreas de la vida del venezolano. La experta cita entre las principales consecuencias el aumento en la de deserción escolar, ya que los niños deben empezar a trabajar para aportar al grupo familiar; más criminalidad y el incremento de la emigración por motivos económicos en los jóvenes.

A su juicio, para revertir el daño que ha sufrido la calidad de vida de los venezolanos se deben aplicar políticas correctivas en tres áreas: sanear la economía, diseñar una política laboral seria y fomentar y promover una educación en condiciones adecuadas.

Datos del estudio

El trabajo sobre Condiciones de Vida del Venezolano  2015 se basó en data recogida en 1.500 hogares, entre agosto y septiembre de este año. Su metodología es la misma aplicada por la antigua Oficina Central de Estadística e Informática (OCEI), que realizó el último estudio de este tipo en 1998.

La metodología del trabajo se basó en comparar los ingresos familiares (sueldos y bonos) y contrastarlos con el precio de la canasta alimentaria. El valor de esta fue calculado en 14.556, con una inflación de 170% entre agosto de 2014 y agosto de 2015.

Carmen María Rodríguez Torres / Finanzas Digital

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529