Visión Global

“6 de diciembre: juego limpio” por Román Ibarra

“6 de diciembre: juego limpio” por Román Ibarra


Román Ibarra / @romanibarra.

El anuncio del CNE, señalando el día 6 de diciembre de 2015 para la celebración de las elecciones parlamentarias, abre una válvula de escape para drenar la crispación y angustia que hemos venido padeciendo los venezolanos, producto del incumplimiento por parte de ese organismo en cuanto a su obligación de marcar con claridad y precisión las fechas comiciales, las cuales, comportan un mandato constitucional.

Desde luego, todos sabemos que en un país cuyas instituciones están secuestradas por el absurdo y exagerado presidencialismo, eso y más puede ocurrir. Ello nos deja como tarea al resto de la sociedad, un esfuerzo titánico de administración de angustias, y canalización de exiguos recursos materiales y espirituales para la organización de las fuerzas en procura de un triunfo, que de acuerdo al sentir popular -recogido en las encuestas- pareciera anunciar la hora del cambio en una institución fundamental para el desarrollo democrático, cuál es, el parlamento.

Esto no quiere decir que el ¨mandado está hecho¨. Por el contrario, se trata como hemos dicho de una labor inmensa que debemos realizar entre todos, si en verdad queremos comenzar a desmontar el comunismo de nuestra tierra, en forma paulatina, pero sin pausas. Lo que nos espera bajo la conducción de la MUD, es un trabajo organizativo muy importante para llevar el mensaje de los factores democráticos a todos los rincones de nuestra geografía, y garantizar la participación a los amigos que por cualquier razón hayan quedado descontentos en la selección de nuestros candidatos. Todos somos necesarios para esta lucha, por lo cual, hay que sumar y dejar de un lado las vanidades y orgullos personales. Se trata de reconocer que nuestro enemigo más peligroso, y cruel, es el comunismo que encarna la dupla Maduro-Cabello, bajo las órdenes de los hermanos Castro en Cuba.

Hay que trabajar muy duro en la organización de la defensa del voto, y para ello hay que estar dispuestos a colaborar en toda la logística que deba construirse alrededor de ello, pues ahí radica la diferencia. No es solo tener los votos, sino defenderlos cabalmente; precisamente contra un gobierno inescrupuloso que no respeta la ley, ni las instituciones.

Otro paso importante que hay que alcanzar, es la observación internacional transparente, pues el mundo ha de saber que somos capaces de confrontarnos democrática y limpiamente, pero eso sólo se consigue con la presencia y participación de organismos como la OEA, la ONU, o la Unión Europea, entre otros, y es al gobierno a quien más debería interesar la transparencia de este proceso electoral, incluso para la supervivencia futura de su propio partido en el marco de un nuevo pacto social y político.

Así las cosas, ojalá que los partidos y personalidades afectas tanto al oficialismo, como a la oposición, tengamos clara consciencia de que lo que nos estamos jugando es un gran dilema: democracia plural con sus virtudes y defectos, pero corregibles dentro de la Constitución, o comunismo sectario y ruinoso, cercenador de las libertades y generador de miseria como el actual.

Hagamos de esta, una campaña de ideas, con altura, transparente en sus mecanismos, alejada de la diatriba subalterna y pueril. Ha llegado el momento entonces para orientar a los venezolanos en la idea de la construcción del diálogo y el entendimiento, y abrirle camino a la esperanza que representa la renovación del poder más importante de todos, el legislativo.

La escogencia democrática de nuevos parlamentarios, servirá para rehacer el sistema político y construir una democracia sólida, sustentable, productiva, inclusiva, sin odios, ni venganzas. Hagámoslo!!

 

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529