Visión Global

A pesar de la objeción de Venezuela, la OEA sesionó sin contratiempos

A pesar de la objeción de Venezuela, la OEA  sesionó sin contratiempos


Finalmente, y a pesar de la petición de la representación diplomática de Venezuela, la sesión convocada por el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde Venezuela será el tema central de la agenda con la presencia del expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, quien presenta avances sobre la tentativa de diálogo entre Gobierno y oposición venezolana.

En una relativamente corta intervención, el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero habló en nombre de los exmandatarios de República Dominicana, Leonel Fernández, y de Panamá, Martín Torrijos.

Zapatero, cuidando sobremanera sus palabras, abogó por el díalogo entre Gobierno y oposición  en Venezuela, y señaló que, más allá de que se toquen puntos como el respeto a la Constitución Bolivariana y el respeto a los Derechos Humanos, el punto fundamental es la apertura de un proceso de concordia y reconciliación entre los venezolanos.

Por otra parte, Zapatero abogó por la paz en Venezuela, advirtiendo las consecuencias que ha tenido la polarización en la historia de Europa y de América Latina, haciendo referencia a procesos que generaron millones de muertos como La Segunda Guerra Mundial, la Guerra Civil española y los regímenes dictatoriales en este continente, al igual que las intervenciones extranjeras.

De las 34 naciones presentes en la OEA, la mayoría hizo intervenciones inócuas. Solo Paraguay tuvo una participación beligerante, precisando que hay que insistir en la libertad de los presos políticos, y en el cumplimiento del cronograma del referendo revocatorio antes de que finalice el años 2016. Igualmente, Paraguay cuestionó la postura de Ernesto Samper y de la Unasur. Chile alertó que el tiempo juega en contra en Venezuela. También Perú hizo referencia específica al referendo y a la libertad de los presos políticos. El resto de las participaciones fueron espaldarazos a la misión negociadora de los expresidentes, que encabeza José Luis Rodríguez Zapatero. También Perú hizo referencia específica al referendo y a la libertad de los presos políticos. Las dos frases repetidas más significativas en esta sesión fueron: Diálogo eficiente y no intervención en los asuntos internos.

El diputado Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional, advirtió en los últimos días que la sesión de hoy constituye un intento por hacer creer que está en marcha un proceso de diálogo entre Gobierno y oposición “inexistente”.

Sin embargo,  la expectativa estará puesta en el debate convocado para el miércoles por el secretario general, Luis Almagro, en el que los embajadores de los 34 miembros de la OEA discutirán la posible implementación de la Carta Democrática Interamericana sobre Venezuela.

Sin embargo, Caracas le había puso signos de interrogación a esa sesión extraordinaria, al solicitar el lunes a la presidencia rotativa del Consejo Permanente -en manos de Argentina- que la cancelara y declarara inadmisible la solicitud de Almagro, en una carta a la que tuvo acceso la AFP.

Este diálogo fue puesto sobre la mesa como una alternativa en clara anticipación a las gestiones de Almagro del 31 de mayo, cuando invocó la Carta Democrática y publicó un demoledor informe sobre la situación venezolana, que el secretario general deberá presentar el jueves ante el Consejo Permanente.

Representantes del Gobierno venezolano y la oposición iniciaron tímidos acercamientos a finales de mayo en República Dominicana, donde se reunieron por separado con la comisión de expresidentes, que trata de sentarlos, sin éxito, a la mesa de conversaciones.

En los entresijos de este proceso de negociación de los tres expresidentes, el gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles, habría revelado en una declaración pública que Rodríguez  Zapatero le comentó en privado su desacuerdo con el referendo revocatorio, establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. A juicio de Zapatero esta figura no es propia de una democracia moderna, a lo que Capriles ripostó que es un derecho político de la carta magna y hay que respetarlo. “Yo le dije al expresidente Zapatero que a mí tampoco me parece que la figura de un rey sea algo propio de una democracia moderna, pero que lo respeto”.

Visión Global, con información de agencias internacionales
Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529