Visión Global

“Adiós a los pajaritos preñados” por Fausto Masó

“Adiós a los pajaritos preñados” por Fausto Masó


Fausto Masó / @faustmaso.

Los hechos acaban con los pajaritos preñados, a los comunistas les gusta la plata.

Este curioso gobierno de izquierda vende acciones de una empresa petrolera y privatiza la explotación del oro, nunca en Venezuela el capitalismo llegó tan lejos. Estas dos medidas, reconozcámoslo, van por el buen camino: dejan de ver el petróleo como una sustancia sagrada y rechazan que el oro valga más bajo tierra que convertido en dinero contante y sonante.

Medidas semejantes en un gobierno adeco hubieran provocado un escándalo, pero como nuestros socialistas necesitan dinero nadie se asombra de que le echan mano al petróleo y el oro, lo tratan como mercancías y no como símbolos patrios.

Nicolás Maduro preside el gobierno más capitalista y más comunista que haya conocido Venezuela, solo que el dinero no le alcanzará aunque mañana vendiera la plaza Venezuela a los ucranianos.

Con sus decisiones Maduro acepta que los recursos naturales requieren ser explotados, no colocados en un altar. Nuestros socialistas se comportan como capitalistas. Gracias a Dios, Hausmann y Freddy Bernal coinciden.

“El dirigente del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela Freddy Bernal admitió los malos resultados en la gestión de las compañías estatales. ‘Por alguna razón no supimos gerenciar adecuadamente (…) las empresas expropiadas y las llevamos al fracaso’, dijo en una entrevista en televisión en junio de 2014.

“Este es un gobierno que destruyó la economía del país. Expropió la siderúrgica Sidor y la quebró; expropió el sector del cemento y lo quebró; expropió la cadena de supermercados Éxito y la sustituyó por los Abastos Bicentenario, que ahora Maduro nos dice que son un desastre”, dice por su parte Hausmann.

Todo anda de cabeza. El presidente venezolano anunció la semana pasada una reestructuración de los Abastos Bicentenario, luego de la detención de medio centenar de empleados, incluyendo a gerentes y subgerentes. A los socialistas les gusta meter la mano y robar. Son humanos, demasiado humanos.

La empresa siderúrgica Sidor produjo 4,3 millones de toneladas de acero líquido en 2007, el último año que estuvo bajo control de la empresa argentina Ternium. En 2008 fue estatizada por el gobierno de Chávez. En 2015 reportó una producción de 1,11 millones de toneladas.

Algo podrido huele cada vez peor. La ex presidente del Banco Central de Venezuela, Edmée Betancourt, dijo que de los 59.000 millones de dólares otorgados en 2012 a través del sistema estatal de control de cambios entre 15.000 millones y 20.000 millones de dólares habían sido entregados a empresas fantasmas. A los socialistas les gusta el dinero tanto, o más, que a los capitalistas.

La lógica de la economía lleva a los herederos de Chávez a reconocer que empresas quebradas no sostienen la economía de un país. El socialismo se vuelve capitalista solo que Venezuela, un país petrolero, cuenta con recursos para mantener la ficción de una economía socialista, pero aun así los comunistas venezolanos, como los comunistas cubanos o rusos, descubren que dos y dos son cuatro. No les queda otro remedio. Roban como vulgares capitalistas. Al país le va, por tanto, cada vez peor, nuestros socialistas están acabando con Venezuela, ya no creen en pajaritos preñados.

Hablando de otro tema: las hijas del alcalde metropolitano de Caracas, Oriette y Antonieta Ledezma, sostuvieron una reunión con el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, para solicitarle que abogue por la libertad de Antonio Ledezma y la de todos los presos políticos en Venezuela desde el seno de la ONU.

Sería conveniente que nuestro gobierno pusiera los pies en el suelo no solo en la economía sino en el trato a los venezolanos. Es hora ya de liberar a Antonio Ledezma.

El Nacional, 27 de febrero de 2016

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529