Visión Global

Agua contaminada, otro problema que afecta a los venezolanos

Agua contaminada, otro problema que afecta a los venezolanos


Abrir los grifos en los hogares de varios estados del país es un acto de valientes. Muchos venezolanos esperan recibir agua potable, pero en realidad no saben lo que encontrarán. El líquido que reciben varias ciudades de Venezuela dejó de ser transparente para, en los mejores casos, ser amarillento o marrón. El agua contaminada con la que conviven los venezolanos no debería ser consumida por nadie que quiera cuidar su salud.

Las quejas sobre la mala calidad y la situación del agua no son ajenas a la opinión pública. En estados como Carabobo, Aragua y más recientemente la capital del país existen denuncias sobre las consecuencias de tener que lidiar con el líquido en condiciones que violan las Normas Sanitarias de Calidad de Agua Potable vigentes. Los principales señalamientos tienen que ver con el mal aspecto, olor y sabor del agua, pero también con las enfermedades que resultan por culpa de su consumo.

El ingeniero sanitario Manuel Pérez Rodríguez afirmó a BBC Mundo, en el mes de mayo, que la contaminación del agua en Venezuela tiene una magnitud tan grande que las plantas potabilizadoras en el país no pueden tratarla.

“En términos de contaminación, en ninguna parte del país el agua está saliendo con los parámetros que exige el ministerio de Ambiente”, reiteró Pérez Rodríguez.

A pesar de no tener data oficial sobre la situación, expertos como Pérez Rodríguez, el ex ministro de Sanidad Dr. José Félix Oletta y el ex presidente de Hidrocapital José María De Viana han advertido que el agua en la actualidad presenta cianobacterias, enterobacterias, residuos de metales y de químicos. La presencia de estos componentes afecta la salud de las personas a corto y largo plazo.

La falta de información oficial sobre el tema del agua tiene como acompañante a la opacidad del Ministerio de Salud. En el último boletín epidemiológico difundido por el despacho, el N° 26 correspondiente a la semana del 28 de junio al 4 de julio, se contabilizaron 37.730 casos de diarreas y 1.584 de amibiasis para acumular, en la mitad de 2015, más de 620.000 y 45.000 casos de cada padecimiento respectivamente. Estas enfermedades tienen como uno de sus causantes el problema de calidad en el agua.

Oletta señaló que en muchos estados del país está llegando agua “pútrida” y que las malas consecuencias de esta situación son cada vez más comunes en los consultorios. No se puede determinar la totalidad de diagnósticos como consecuencia de la mala calidad del agua principalmente por no disponer de una data actualizada.

“Las enfermedades que se producen por metales como aluminio y mercurio en el agua no se determinan rápidamente, lo que produce una serie de inconvenientes en el organismo. En el caso del mercurio resulta afectado el riñón, mientras que por el aluminio se puede desarrollar una afección neurológica. Las cianobacterias están relacionadas con cáncer, según estudios que se han realizado. En el caso de las enterobacterias existe una toxicidad que lleva a un tema de infecciones que en lo más básico se manifiestan con fiebre. Las enterobacterias son riesgosas para las personas que consumen esa agua”, expresó Oletta.

El ex ministro de Sanidad aseveró que la situación cada día se hace más compleja porque muchas personas recurren al agua filtrada, conocida comúnmente como “botellón”, pero también los expendios del líquido no cumplen con las normas nacionales de calidad.

“Hicimos un estudio y los expendidos de agua en Carabobo, Mérida, Zulia, Nueva Esparta y demás estados del país tienen problemas en su potabilización”, indicó.

Del grifo al médico

El infectólogo Julio Castro afirmó que no existe un soporte que corrobore que hay más o menos enfermedades como consecuencia del agua por la falta de información del Ministerio de Salud. Aunque la realidad en los consultorios es otra.

José Di Giorgio, gastroenterólogo de la Clínica de Prevención del Cáncer de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela, aseguró que cada vez más pacientes presentan síntomas específicos que derivan en diarrea crónica y distensión abdominal.

“Venezuela es uno de los pacientes con mayor infección y se asume que es por un mal estado y procesamiento del agua potable. En Caracas teóricamente es potable, pero no es bebible porque la mayoría de las personas presentan diarrea. No es un secreto que el agua no viene en las condiciones que debería venir. Hemos visto un repunte de parásitos emergentes que están relacionadas con la calidad del agua”, expresó el gastroenterólogo.

Di Giorgio explicó que para saber con exactitud si las enfermedades están relacionadas con el agua debe realizarse un examen de heces especial llamado Tinción de Kinyoun, que en la actualidad solo se realiza en el Centro Médico Docente de La Trinidad, pero en las últimas tres semanas dejó de hacerse por no tener los colorantes necesarios.

El agua contaminada no solo trae problemas gastrointestinales, también produce afecciones en la piel. La dermatóloga Rosanelly Royé advirtió que aunque principalmente los problemas están relacionados con la falta de agua en el país, hay niños, adultos y ancianos afectados por la mala calidad del líquido.

La experta mencionó que cuando el agua está contaminada se produce una resequedad en la piel llamada xerosis cutánea, que genera una sensación de picazón y puede terminar en dermatitis atópica o en infecciones mayores en el organismo. Ante esta situación recomendó que los baños sean cada vez más cortos y una sola vez al día.

Agua en Guatire después de filtrarse | Foto cortesía: @Aquiles69Castro

El Nacional.

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529