Visión Global

A Nicolás Maduro ya no le alcanzan los Impuestos

A Nicolás Maduro ya no le alcanzan los Impuestos


La alta inflación y la devaluación se comen los ingresos que obtiene el Seniat por los tributos. La recaudación del ISLR será menos efectiva en 2017 tras las pérdidas de las empresas

 

Los ingresos al Fisco por pago de impuesto de las personas naturales y jurídicas se incrementan cada año de manera nominal, sin embargo, cada vez financian menos proyectos públicos porque la inflación y la devaluación le restan valor al dinero.

Para este año 2017 el 83% del presupuesto de la Nación de 8 billones 479 mil 301 millones de bolívares lo cubre el Seniat, así que Bs 7 billones 37 mil 819 millones será aportado por la recaudación interna.

Esto refleja un alza significativa si se compara con los Bs 3 billones 339 mil 53 millones aportados al Fisco durante 2016.

El Seniat afirma que en el país ha mejorado la “cultura tributaria” gracias a los planes del organismo para evitar la evasión y el fraude, pero muchos venezolanos aún están renuentes a cumplir con el pago de sus impuestos debido a que no observan que ello mejore su calidad de vida.

El Gobierno ­no obstante­ asegura que por cada bolívar que ingresa a la Tesorería Nacional proveniente de la recaudación tributaria, es utilizado en gran medida para la mejora de la infraestructura del país, la salud y la educación.

Afirma que 21% de los ingresos por Impuesto sobre la Renta (ISLR) se destina a la salud y seguridad social (pensiones y jubilaciones); 14% a la educación; 2% a la vivienda, desarrollo urbano, transporte y comunicaciones; 5% al desarrollo social, cultura y comunicación social y 1% a la ciencia y la tecnología. Además de 3% a la agricultura, industria, comercio y turismo y; 26% a las gobernaciones y alcaldías a través del situado constitucional.

Pero también destina 9% de los impuestos de los venezolanos a la seguridad y defensa nacional.

Hasta ahora la infraestructura física y tecnológica en el país muestra un claro deterioro, igual suerte corren los centros asistenciales y educativos.

Serios problemas de electricidad, agua y gas se observan en cada estado. Mientras que cada año los gobernadores y alcaldes se quejan de que el dinero transferido por el Fisco no les alcanza para llevar a cabo sus proyectos.

No obstante, estos ingresos son insuficientes para el alto gasto del Gobierno, que dedica gran parte al pago de sueldos y salarios de la administración pública: gasto corriente y nada productivo.

Caída limpia para cubrir ese déficit en el presupuesto, el gobierno de Nicolás Maduro ha contado con el Banco Central de Venezuela (BCV), para que lo financie gracias a la emisión monetaria o con la “maquinita” de hacer billetes.

La consultora Ecoanalítica resalta que a partir de la segunda mitad de 2015 se observa un deterioro continuo de los ingresos fiscales. Desde ese periodo y hasta enero de 2017 calcula que la recaudación total del Seniat cayó 53% en términos reales. “Esto es atribuible a la aceleración de la inflación y al rezago en los cobros tributarios”.

Destaca que la recaudación de todos los impuestos registró una caída en términos reales durante el pasado mes de enero, siendo la contracción más abrupta la de la renta aduanera, la del Impuesto al Valor Agregado (IVA), otras rentas internas y el ISLR.

“Estimamos que el deterioro de los ingresos fiscales no petroleros aumentará las necesidades de financiamiento monetario, lo que acentuará el proceso inflacionario en el segundo semestre del año ya que es el periodo en el que el Fisco ejecuta más gasto”, destaca Ecoanalítica.

Para 2017 se prevé que la recaudación por ISLR sea menor, debido a que muchas empresas reflejan importantes perdidas en su balance financiero, según indica José Antonio Velázquez de la consultora YV Venezuela.

La ineficiencia de la recaudación tributaria, explican expertos, obedece a las malas decisiones en esta materia y a la poca fiscalización y contraloría en el uso del dinero público.

Una de ellas es el cálculo de la Unidad Tributaria (UT). De acuerdo al artículo 131 del Código Orgánico Tributario, la UT se reajusta “sobre la base de variación producida en el Índice de Precios al Consumidor en el área metropolitana de Caracas del año inmediatamente anterior, publicado por el Banco Central de Venezuela”.

Desde 2007 -sin embargo-, el Seniat comenzó a promediar las tasas de inflación para establecer la UT, que hasta el 2016 se situó en 30%, olvidándose de lo que señala el texto legal.

Para este año, el aumento de esta medida tributaria fue de 69%, al establecerse en Bs 300.

De acuerdo con cálculos de analistas, si la tasa de la UT no se hubiera rezagado durante estos últimos años, en 2016 debió colocarse en Bs 1.121 en lugar de los Bs 177. Por otra parte, si la inflación del pasado año fue de 800%, según cifras extraoficiales el valor de la UT para 2017 debería establecerse en Bs 8.968.

El abogado tributario Leonardo Palacios sostiene que al mantenerse una unidad tributaria por debajo del ritmo de la inflación, se perjudica tanto al contribuyente como al Estado. Reiteró que la UT es un mecanismo de corrección para la base de cálculo de reposición del valor para la recaudación, para que el Fisco y el contribuyente no se vean perjudicados con la inflación.

“Varias disposiciones laborales dependen hoy en día de la UT, y si no se varía de acuerdo con la verdadera inflación, el cálculo de todo aquello que pudiera traducirse en un beneficio lleva a perjudicar al trabajador”.

Pare el experto en derecho financiero, Daniel Betancourt, del bufete Palacios, Torres y Korodis, si el Estado renuncia a la recaudación para proteger otros fines constitucionales, como la protección del salario, es loable. No obstante, destaca que esta protección debería transferirse desde unas finanzas públicas ordenadas que permitan que no exista inflación y que aumente la calidad de vida “La exoneración del ISLR parece ser una medida más paliativa que responde a unos altos índices inflacionarios”, destaca.

Betancourt explica además otra consideración sobre este tema relacionado con el ajuste de la UT.

Indicó que si se llevara un seguimiento correcto año a año de la inflación para su aumento, no se tendría la necesidad de establecer una exoneración, tal y como lo hecho Maduro en dos ocasiones.

“El deber ser de la unidad tributaria es que sea ajustada cada año de acuerdo con la tasa de inflación, por ejemplo en estos tres años se actualizó en 18% en promedio por año. La realidad es que el sistema tributario es desarmónico y produce graves injusticias de personas que sin capacidad económica real suficiente para contribuir con el Fisco, termina siendo gravada por las rentas”, explicó el abogado.

Sostiene que la finalidad de la norma era la de proteger también los ingresos de la Tesorería con ese mínimo vital de las 1.000 UT (como se encontraba anteriormente), pero que no se consigue ya que no se actualiza la tasa de la UT como debe ser. Hoya en día existe una exoneración para los que devenguen un ingreso por debajo de las 6.000 UT.

MÁS IMPUESTOS
Esa ineficiencia de los impuestos parece evidenciarse cuando el Gobierno crea nuevos tributos.

El Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras (ITGF) ha traído complicaciones a las personas jurídicas, especialmente a los bancos. Este impuesto no solo grava el débito al banco, sino que pecha cualquier otro modo de cancelar una obligación financiera.

La recaudación de este impuesto ya apareció en las estadísticas del Seniat en 2017, al informar que los ingresos por este concepto fueron de Bs 97.094 millones entre enero y febrero.

Mientras, se teme la aparición de otro tributo: el Impuesto al Patrimonio que no es más que un cobro por los activos de los contribuyentes especiales.

Existe una providencia que obliga a los contribuyentes especiales a preparar una declaración informativa de sus activos (no así de los pasivos), tales como activos financieros, territoriales y extraterritoriales, inventarios, entre otros.

“La declaración sobre el impuesto al patrimonio es única y extraordinaria, se observa que el organismo tributario busca crear una base de datos sobre los activos de los contribuyentes especiales. El rumor sobre este impuesto es que si el Seniat está solicitando esta información, es porque quizás tiene planteado crear un nuevo impuesto que grave a esos activos”, dijo Jose Antonio Velázquez.

De acuerdo a las informaciones del ente estatal, se prevé que los contribuyentes deben hacer esta declaración antes del próximo 16 de abril.

 

 

Ahiana Figueroa / TalCual

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529