Visión Global

Almagro: “No seré el administrador de la crisis de la OEA”

Almagro: “No seré el administrador de la crisis de la OEA”


 

No me interesa ser el administrador de la crisis de la OEA, sino el facilitador de su renovación”.

.

Con estas palabras el excanciller Luis Almagro se dirigió ayer ante la Asamblea General Extraordinaria de la Organización de Estados Americanos, que un minuto antes lo había elegido secretario general por los próximos cinco años.

Almagro, que sustituye al chileno José Miguel Insulza, recibió el voto de 33 de los 34 países miembros de la organización con la sola excepción de Guyana, que se abstuvo, en la sesión en la sede de la OEA en Washington.

“El éxito de mi labor solo será tangible si al final de mi mandato podemos decir con certeza que la OEA colaboró para que más americanos vivan en paz, con más democracia, más derechos humanos, más seguridad y más prosperidad, que existan cada vez más derechos para cada vez más americanos”, afirmó.

Almagro era el único candidato en esta ocasión, después de asegurarse el apoyo explícito de Brasil, Argentina y México, y el de Estados Unidos a último momento. El categórico respaldo le da a Almagro un aval prácticamente unánime para emprender la renovación de la entidad continental.

“El tiempo de una OEA discursiva, burocrática, alejada de las preocupaciones de los pueblos americanos, anclada en los paradigmas del siglo pasado, está definitivamente dando paso a una OEA del siglo XXI”, afirmó Almagro

Tendrá que liderar una OEA debilitada por la pérdida de protagonismo en el continente, las constantes dificultades presupuestarias y las presiones para que torne efectivas las iniciativas en favor de una reforma de su estructura.

Estados Unidos financia poco más de la mitad del presupuesto anual de la OEA, y por ello se tornó el principal defensor de una reforma del organismo para hacerlo más eficiente y permitir que recupere el protagonismo que ha cedido a otros bloques políticos regionales.

Ese proceso fue lanzado a mediados de 2014 con la aprobación de la Nueva Visión Estratégica, que propone que la OEA se dedique a las tareas en las que tiene experiencia acumulada, en especial en lo que se refiere a la promoción del desarrollo y consolidación de la democracia.

Otra gran asignatura pendiente que la OEA tiene es crear las condiciones para facilitar el retorno de Cuba, país que fue suspendido de la organización en 1962. Esa suspensión fue anulada por consenso en 2009, cerrando de esa forma uno de los capítulos de la Guerra Fría en el hemisferio.

Cuba y Estados Unidos iniciaron en diciembre un histórico proceso de restablecimiento de las relaciones diplomáticas, y se alimentaba la esperanza de que se concretara la reapertura de embajadas antes de la Cumbre de las Américas de abril en Panamá. Las conversaciones, sin embargo, avanzan a paso firme pero a ritmo mucho más lento que el esperado.

Cuando presentó su candidatura ante la OEA, Almagro fue aplaudido por su defensa cerrada de la “independencia y autonomía” de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). No obstante, existe preocupación en ese ámbito por las coincidencias de Almagro con la posición de Ecuador, país que está a la cabeza de una movida regional para erosionar a la CIDH.

“Hay algunas cosas que, honestamente, sí preocupan”, reconoce el secretario ejecutivo de la CIDH, Emilio Álvarez Icaza, quien dijo a El País de Madrid que necesita más “detalles” de la forma en que Almagro “entiende el rol de la Comisión, cuáles son sus atribuciones. Y también que se ubique con claridad cuál es el mandato del secretario general y cuál el de la Comisión”. Aun así, considera que hay que concederle “el beneficio de la duda”, entendiendo que ha realizado “expresiones de buena voluntad”.

.

Información

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529