Visión Global

“Almagro y el fin de la democracia” por Román Ibarra

“Almagro y el fin de la democracia”  por Román Ibarra


Román Ibarra/@romanibarra.

La nueva carta del secretario general de la OEA –harto elocuente como sentencia- alerta al mundo entero acerca de la crisis que vive Venezuela, luego de 17 años de equivocaciones, y torpezas –advertidas, y denunciadas en su momento- pero desatendidas por la estupidez y terquedad de megalómanos engreídos, e ignorantes contumaces. El paso de Chávez, y Maduro por la presidencia de la república en nuestro país, será registrado por la historia como lo peor y lo más dañino que puede pasarle a país alguno en la tierra.
Inaceptable en sus ejecutorias, y aplazados en cualquier medición que se haga tanto en lo económico, como en lo social, lo político, y espiritual de la vida de los ciudadanos y sus expectativas de vida presentes y futuras. Más de un Billón de Dólares se dilapidaron en Venezuela en las manos torpes, corruptas, insensatas e insensibles de ambos, sin que se haya desarrollado un parque industrial moderno y eficaz; una clase empresarial productiva y generadora de empresas, y empleos; una clase trabajadora consciente, luchadora y eficiente; un sector emprendedor libre y sin cortapisas intervencionistas del estado.
No tenemos una red hospitalaria acorde con las necesidades del pueblo venezolano; seguimos con una alta tasa de mortalidad infantil; tenemos niveles de inseguridad y violencia exageradamente altos; un poder judicial parcializado y corrompido hasta los huesos; la inflación más alta de mundo; persecución a la disidencia, y presos políticos (encabezados por Leopoldo López, Antonio Ledezma, y otros valiosos venezolanos); deserción en todos los niveles de la educación; una fuga masiva de talento venezolano que emigra al exterior en busca de mejores oportunidades. En fin, el comunismo de Chávez y Maduro secuestró, no solo la vida pública de los venezolanos, sino la vida privada. El secuestro institucional, y la financiación de grupos paramilitares para amedrentar y aterrorizar a la ciudadanía buscan el control total de las actividades de los ciudadanos, tanto en su desempeño empresarial, emprendedor, laboral, y en todos los órdenes, hasta la asfixia.
La carta de Almagro, aunque con un diagnostico acertado, se queda corta pues no puede medir los niveles de desesperación de la familia venezolana que observa atónita la pérdida de un familiar a manos de hampa; la partida de un ser querido hacia otras tierras; la mengua de su condición social por hambre y desempleo; la nueva forma de esclavitud (trabajo por comida); separaciones y rupturas familiares por precariedad económica; suicidios; prostitución infantil; embarazo precoz, entre otros indicadores lamentables.
Pero no hay soluciones mágicas, y aunque agradecemos infinitamente las muestras de apoyo internacional que van, desde los muy importantes llamados del Papa Francisco; el secretario general de la ONU; los parlamentos democráticos del mundo; ex presidentes y líderes mundiales, así como esta carta del secretario general de la OEA, la solución está en la voluntad de los venezolanos de conquistar un sistema de libertades, y acabar con la humillación que supone vivir bajo los designios del comunismo ladrón, y ruin.
El primero de septiembre de 2016, debe marcar un punto de inflexión en medio de este tormento. Tiene que ser la más grande y contundente manifestación cívica, pacífica y democrática de los venezolanos para decirle al gobierno y al mundo que estamos decididos a vivir decentemente. Hay que derrotar la violencia y la mentira del gobierno; tenemos que conquistar la paz para nuestro país y nuestros hijos. Para que más nunca se vaya un compatriota. Construyamos el camino de regreso para quienes se fueron, y garanticemos la felicidad y el desarrollo para todos. Si se puede.

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529