Visión Global

Ana Belmonte: si no le das de comer a la gente, algo está pasando con el modelo

Ana Belmonte: si no le das de comer a la gente, algo está pasando con el modelo


Los expertos diagnostican y realizan llamados de atención todos los días sobre la profunda crisis que afecta la vida de los venezolanos.

Ana Isabel Belmonte es una economista, profesora de pre y postgrado de la Universidad de Carabobo. Doctorada en estudios del desarrollo en la Universidad Simón Bolívar, la profesora Belmonte aporta una propuesta sencilla y directa, que no se pierde en los laberintos de las teorías y la jerga económica.

Es concreta, directa, apunta a la educación para inculcar valores y considera que, siendo los objetivos a lograr alcanzables a largo plazo, hay que empezar de inmediato.

Más que entrevistarla, conversamos sobre sus propuestas y su enfoque de la teoría de desarrollo que enseña en la universidad, a la que prefiere llamar “desarrollo sustentable”.

¿Cómo se enseña teoría del desarrollo en un país que parece caminar en un sentido contrario?

-En estos últimos años, siete u ocho años, he tratado de cambiar el programa de “Teoría Política del Desarrollo”. Ha sido muy difícil, porque la práctica de este gobierno nos está dando los ejemplos perfectos y actualizados de que es lo que no se debe hacer , de cómo se contravienen muchas teorías que han sido clasificadas como ortodoxas, si es que se quiere, y nos sigue dando ejemplos de los llamados fracasos de los llamados socialismos reales.

Las clases se enriquecen mucho porque además tienes a los adultos jóvenes viviendo las penurias de lo que estamos pasando en este país. Son muchachos de noveno a décimo semestre. Ya tienen un criterio formado.

Es muy provechoso, pero son los peores ejemplos los que están alimentando. Debería ser de cómo se deben hacer las cosas, pero eso no es lo que está ocurriendo.

Ha sido para contrastar cuáles son las estrategias que se tiene satanizadas, cuál es la parte de valores que nosotros tenemos que resolver sin radicalismo.

Desde el punto de vista de que hay una crisis, en que todo el mundo hace diagnósticos, ¿Cuál sería la propuesta? ¿qué es lo que hay que hacer? ¿por dónde hay que arrancar?

-El problema es institucional. Cuando hablas del problema del desarrollo, que es el subdesarrollo, el problema es uno solo: lo institucional.

La crisis es institucional. Si las instituciones están formadas por los hombres, la crisis es de valores también.

Mi temor en este sentido es qué estamos formando. Los muchachos que están sobreviviendo en este entorno, ¿cómo lo van a hacer con un patrón de valores que es el que va a funcionar?.

¿Qué hay que hacer?

-Es un trabajo que hay que empezar inmediatamente. A largo plazo el trabajo es educativo. Es un trabajo de doctrina. Empieza desde los niveles más bajos, trabajando con los niñitos. Por eso es que vamos a ver los frutos a largo plazo. Pero si no comenzamos nunca…

El tema de que rige el imperio de la ley… nosotros tenemos muchas buenas leyes escritas. El problema es cómo se permiten los que pueden saltarse la ley. Tienes el poder, tienes las ayudas, tienes los compadres, y los amigos y todo lo vamos saltando.

Anoche vivimos un caso muy singular donde la no actuación de la ley se ha convertido en una estrategia disuasiva, punitiva si se quiere.

Tenemos que deconstruir con conciencia, para reconstruir. Nada de hombre nuevo ni tierra arrasada. Olvídate de eso. Aquí todavía hay fundaciones importantes que hay que retomarlas. Unas área serán más fáciles que otras. Pero los quiebres institucionales que hemos tenido han estado disfrazado de togas, de banderas.

Las escuelas neoliberales siempre hablan de indicadores económicos. Las escuelas de otro tipo, se basan en un desarrollo humano.

-El neoliberalismo, como todo lo que termina en ismo, es un polo radical. Se caracteriza precisamente por ese cuantitivismo, economicismo, la economía apoyada en los valores numéricos, de producción. Tampoco es que se quedaron allí en la racionalidad individual, la libertad individual, la libre competencia, etc. Eso tiene sus pro y sus contra.

Ahora, si revisas la historia, los pro han sido más provechosos históricamente al progreso de la sociedad que los que se oponen a eso. No comparto el neoliberalismo.

Los mismos liberales han querido han tratado de humanizar esas posiciones sin dejar de ser liberales.

Uno se mueve más hacia el centro ene se continuo en lo que serían las corrientes en la economía. Indudablemente, conviene hablar de una corriente más progresista en este sentid, el desarrollo con centro en el hombre, como lo dijo Amartya Sen.

……¿Quién es Amartya Sen?

-El enfoque de Amartya Sen es la base teórica en la que se basa el Programa de las Naciones Unidas del Desarrollo Humano.

Lo que pasa es que muchas veces el tema de lo social, sin considerar adecuadamente los temas de eficiencia, hacen que al final no tengas, ni logros sociales sostenibles,

-como nos pasa a nosotros con las crisis donde tienes unos booms, que son más políticas de compensación que de política social propiamente dicha, y cuando el ciclo económico que nos caracteriza empieza a caer en la depresión, se te acaba la plata y no queda como hacer sostenible esas transferencias. No están creando capital humano, algo sólido que se mantenga. Simplemente, estás dándole ayudas a la gente, solucionando algunas coyunturas.

¿y la educación?

La inclusión al sistema educativo, si tu vas a tener políticas a más largo plazo, ¿cuál sistema educativo?. ¿De qué vale que digas que tienes cuatro veces más alumnos en el sistema de educación superior? ¿Cuál sistema? ¿Cuál calidad de educación superior? ¿Recibiendo qué y para qué?

Ejemplos…

-Estos muchachos que estudian una suerte de medicina, en pocos meses, que lleguen y que ellos mismos por fuerza centrífuga tengan que salir del sistemas porque se den cuenta que no pueden, que van a matar a alguien. Que los jefes residentes, cuando ya van a salir, tengan tareas dirigidas a gente que ya es profesional pero que no están formados en funciones tan importantes.

¿Qué va a pasar con los economistas? ¿Qué te está diciendo la realidad económica del país?.

El modelo no sirve. Como decía a Bill Clinton su asesor Carville: “la economía estúpido”. Al final es el estómago de la gente, estúpido. Si tú no le das comida a la gente, algo está pasando con el modelo. En uno de los países en términos de recursos más ricos del mundo, con una gente cheverísima, además.

Lo que hay que hacer es precisamente eso. Creo que es el momento de un cambio institucional importante, donde el radicalismo está afuera. Donde el liberalismo está fuera. Esos liberalismos que están en los extremos ya no funcionan. Y estamos viendo que los otros extremos del centralismo y autoritarismo, mal llamados demócratas, de hecho traen en más corto plazo peores consecuencias que las anteriores, porque ni siquiera hemos podido mantener el piso de lo que bien o mal que hubiéramos logrado con sistemas anteriores.

Regresando a la educación….

-Trato de darle importancia a la responsabilidad que uno tiene como profesor con los muchachos que van a salir a construir su futuro. Lamentablemente estamos viendo como ellos están asumiendo, antes de recibir el título, que el futuro no está aquí. Esa es desesperanza.

Soy gran defensora de esa intención de que si estamos aquí, somos nosotros los que tenemos que hacer. No critico a nadie, de que por razones de situaciones personales, no se quede. Pero tenemos una enorme responsabilidad en el sentido de que estos muchachos que van a formar su familia, que van a buscar su trabajo, entiendan que hay que buscar esas medias tintas en consideración de lo que es la eficiencia y la gente.

¿La eficiencia?

-Te hablo como economista. La eficiencia no se puede dejar de lado, inclusive, cuando estás trabajando en la formación de las personas. Hay mucho que hacer. Hay que volver al plan, pero bien argumentado, bien sustentado. Plan que sea inevitablemente compartido por distintas corrientes. Dejar la improvisación.

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

 

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529