Visión Global

Análisis: La economía venezolana llegó al llegadero

Análisis: La economía venezolana llegó al llegadero


En esta crisis económica, que se hace interminable para los venezolanos, estuvo caracterizada hasta el mes de noviembre por una creciente elevación de los precios, desabastecimientos de la mayor cantidad de bienes, y pocas oportunidades de puestos de trabajo, entre otros.

A partir del mes de noviembre, a todos estos males se añadieron las limitaciones para el retiro de efectivo de las cuentas bancarias. No solo la gente no encontró como aumentar sus ingresos, sino que empezó a tener dificultades para acceder a sus ahorros depositados en la banca.

Como si esto fuera poco, en este mes de diciembre el gobierno no tuvo mejor idea de retirar de circulación los billetes de mayor denominación (100 bolívares), con lo que el comercio y la economía en general terminaron por paralizarse casi totalmente.

Aumento del salario

La mano del gobierno, al querer compensar de alguna manera el desfase entre el aumento de los precios y el ingreso, procedió más allá de cualquier lógica económica y financiera, al decretar aumentos del salario mínimo y los bonos llamados cesta tickets.

El aumento del salario mínimo y el valor del cesta ticket, produjo una distorsión de la remuneración al factor trabajo. Hoy en día, se le paga al trabajador mas por comer que por trabajar en una proporción de 2 a uno.

El inconsulto aumento del salario mínimo, sin atacar el origen del aumento de los precios, produjo un sustancial incremento del circulante sin que el Banco Central incrementara en forma proporcional, tanto el número de billetes en circulación, como la denominación de los billetes y monedas.

Producción y petróleo

En cuanto a los precios, los expertos y ONGs como CENDAS, han estimado que los precios han aumentado en promedio unas 5 veces en lo que va de ano.

Sin embargo, los productos no se consiguen en los estantes de los comercios. La distribución es insuficiente por cuanto la producción es insuficiente para satisfacer el mercado venezolano.

Cuando no se produce lo necesario, se produce lo que se llama déficit, que no es otra cosa que el faltante para satisfacer el consumo del 100 por ciento de los habitantes del país.

Ese faltante debe ser importado o sustituido por otro producto afín.

La capacidad de importación de un país depende de las reservas internacionales que se tenga depositados en el banco central. Lo que a su vez va a depender de cuan positivo, es decir a su favor, es el intercambio comercial con el resto de los países.

Para no hacer la explicación muy extensa es necesario circunscribirse al caso venezolano, que tiene sus particularidades, y por cierto aunque importantes, no son muchas.

La capacidad de importación de Venezuela se ha reducido casi hasta desaparecer. El petróleo ha estado en una etapa de precios bajos, la producción también ha bajado y los compromisos financieros del país se han elevado.

En lo que respecta al petróleo, en los últimos anos el precio ha estado por debajo de los 40dolares, El economista D.F Maza Zavala declaro en el 2005, al considerar los compromisos de deuda que asumía el país, declaro que un precio del barril por debajo de los 74 dólares, “lo despelucaba”, cita textual.

Precios, deuda e importaciones

El gobierno ha privilegiado el pago de la deuda, contratada por el extinto Hugo Chávez durante sus 13 anos de gobierno.

Situación que el economista venezolano Ricardo Haussman alerto en el 2015 cuando señaló que si se pagaba la deuda la gente no tendría que comer.

La disminución de la producción venezolana ha tenido su origen en las políticas económicas desplegadas por el gobierno Chávez primero, y profundizadas después por Nicolás Maduro, tanto por comisión como por omisión.

Sobre la producción influye en forma determinante las políticas expropiatorias y de control regulatorio que ha implantado el gobierno. Lo que ha desestimulado la inversión en los medios de producción.

Hoy en día existen menos fábricas e industrias en el país. Los gremios empresariales han señalado que no menos de 6 mil industrias desaparecieron como consecuencia de las medidas del gobierno.

Entre esas medidas se encuentra el control de los precios.

El economista Pedro Palma, señaló a principios de mes en su columna en la prensa, que “en una economía estabilizada, donde no existen expectativas de que los costos de producción y distribución van a subir súbitamente, los productores, importadores y comerciantes establecen los precios de lo que venden de acuerdo con los costos en que han incurrido, más un margen de beneficio racional”.

Advirtiendo que sin embargo, “cuando esa estabilidad no existe porque aquellos costes aumentan substancialmente, o se espera que lo hagan en breve tiempo, los precios no pueden establecerse con base en los costos en que se ha incurrido, sino basados en los costos esperados de reposición”.

Si un productor está produciendo hoy con insumos importados que adquirió meses atrás con dólares preferenciales, digamos a la tasa Dipro de 10 bolívares por dólar, pero sabe que cuando vaya a reponer esos insumos no lo va a poder seguir haciendo con esos dólares preferenciales, ni tampoco con divisas del Simadi a 670 bolívares por unidad, porque la escasez de moneda extranjera ha reducido a niveles mínimos las aprobaciones de dólares controlados oficiales, no podrá establecer el precio de lo que produce con base en aquel costo de dólar Dipro, sino que tendrá que hacerlo en línea con el precio del único dólar al que tendrá acceso, que es el del mercado libre, pues de esa forma podrá contar con los bolívares para seguir adquiriendo las divisas que necesita para seguir operando, pero a un precio substancialmente mayor”, preciso.

Por otra parte, el control de precios ha estado amarrado a un estricto control de cambio, que en el caso de los sectores industriales, ha estado restringido desde noviembre del 2014.

Teniendo como consecuencia, que numerosas empresas de casi todos los sectores y actividades de la economía venezolana, no hayan obtenido las divisas necesarias para abastecerse de las materias primas.

El llegadero

Haciendo uso de una expresión venezolana, podemos decir que al final del 2016 estamos llegando al “llevadero”. Los caminos por el que nos llevaron las políticas económicas de los gobiernos de Nicolás Maduro y Hugo Chávez, nos trajeron hasta aquí.

La descripción de este llegadero se puede ilustrar en pocas palabras: colas, desabastecimiento, encarecimiento, carencia de efectivo y hambre. Todas estas características, que metidas en la licuadora de la vida diaria, resulta y queda evidenciada en una sola cosa: miseria.

Eduardo Martínez/VisionGlobal/@ermartinezd

 

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529