Visión Global

Argentina: El ocaso de un modelo político

Argentina: El ocaso de un modelo político


 

En la segunda vuelta de las elecciones residenciales en Argentina no solo se eligió como presidente al ingeniero Mauricio Macri. Marca el ocaso de un modelo político que guió al gobierno del país desde el año 2003.

Sin embargo, el ocaso de este modelo estaba anunciado mucho antes de conocerse los resultados. Lo que se veía venir por el comportamiento de los dos candidatos en competencia electoral.

El peronismo en la Argentina se caracteriza por publicitar un alto contenido social y de identificación con los trabajadores y el pueblo de menos recursos. Ha sido tradicional su enfrentamiento con los empresarios, las clases altas en general y los valores que estos sectores defienden.

El gobierno de los esposos Kirchner –que ha dado pie al kirchnerismo-  desde el 2003 cuando Néstor Kirchner accedió a la presidencia, estuvo identificado por una cercanía estratégica con los sectores de izquierda nacionales y latinoamericanos.

A partir del 2007, cuando Cristina Kirchner asume su primer mandato, el sesgo político fue profundizado.

El peronismo se caracteriza por ser un movimiento político populista, de distribución de recursos –más que de redistribución de la riqueza- y de enfrentamiento con otros sectores políticos, con el objetivo de polarizar y moler a los oponentes.

En lo concerniente al esquema organizativo, el kirchnerismo siguió el esquema tradicional peronista. Un modelo de acción política, inspirado por el propio Juan Domingo Perón y Evita, que crea movimientos del tipo “colectivos” que nacen en el entrono de la estructura del Partido Justicialista.

Estas estructuras paralelas, fueron utilizadas por Perón en los casos de que le disputaran el control del partido. Por ello hemos vistos movimientos como los Montoneros, en los años del retorno de Perón,  y La Campora, en la era de los Kirchner.

En sus años iniciales en la política, en la provincia de Santa Cruz –y ya constituido el matrimonio- fundaron una de estas estructuras paralelas: el Ateneo Juan Domingo Perón, que fue el inicio de una corriente peronista local.

Este modelo de paralelismo organizativo es dual. Se utiliza la estructura formal del partido, para poner en cintura a los colectivos. Se utilizan los colectivos, para presionar en la calle y asegurar el control del partido. Con el partido se imponen las decisiones. Con el pueblo en la calle se presiona a los burócratas del partido y se atemorizan a los adversarios políticos.

Eso explica la estrecha relación con los piqueteros, los sin tierras, las Abuelas de la Plaza de Mayo, etc.

Mauricio Macri

En la fortaleza del peronismo, en su versión kirchnerista, surgió Mauricio Macri (1959), un niño bien de la sociedad bonaerense que decidió fundar un movimiento político.

Hijo de un exitoso empresario ítalo-argentino –cuyo conglomerado de empresas facturó más de 2.300 millones de dólares el año pasado- Macri saltó de su gestión como presidente del club Boca Juniors a la política.

En 1995 ganó en votación la presidencia del club de fútbol. Su paso por el Boca ha sido la más exitosa de la vida de club alguno, al ganar 17 títulos en 8 años.

En el 2003 salta a la política.  Fundó su organización política Compromiso para el Cambio, y en el 2005 creo la alianza  PRO.

Luego de perder las elecciones locales de Buenos Aires, que ganó en primera vuelta, fue diputado nacional. A partir de 2007 fue jefe del gobierno de la capital argentina, siendo re electo en el 2011.

Daniel Scioli

Al igual que Macri, Daniel Scioli (1957) es otro niño bien de la capital. Hijo de un empresario de electrodomésticos y televisivo, pasó 11 años de su vida compartiendo sus responsabilidades en la empresa familiar, con su afición deportiva a la motonáutica, hasta 1997 cuando se retiró. Carrera deportiva exitosa en la cual conquistó campeonatos mundiales en varias categorías.

Scioli se inició en la política en 1997, cuando ganó en las primarias del justicialismo la candidatura por un escaño de diputado. Ya como diputado en ejercicio, se su interés se centró en la pequeña y mediana empresa, los deportes y la discapacidad.

En el descalabro político y constitucional que siguió a la renuncia del presidencia De la Rúa, Scioli ocupó en el 2002 la secretaría de Turismo y Deporte, en el gobierno del presidente provisional Eduardo Duhalde.

Scioli fue vicepresidente en la fórmula presidencial de Néstor Kirchner en el 2003. De allí, saltaría en el 2007 a gobernador de la Provincia de Buenos Aires, siendo re electo en el 2011.

Elecciones 2015

Macri y Scioli, ambos hijos de inmigrantes empresarios, de carrera política exitosa pero entrados en edades maduras, se enfrentaron en las elecciones presidenciales del pasado domingo.

La confrontación entre ambos fue de altura, respeto y gran civilidad. Lo que marcó un distanciamiento de la tendencia que signaba la operación política del kirchenrismo peronista de Cristina Kirchner.

Los analistas políticos consideran que, indistintamente  cuál ganara las elecciones, sería superado el modelo de enfrentamiento de clases en la Argentina.

En lo que respecta a la campaña electoral, se ha podido conocer, que en el caso de l presidente electo, se rompió el esquema tradicional de contratar asesores de campañas electorales.

Scioli habría contratado docena y media de jóvenes expertos en redes sociales, para manejar los mensajes con el uso de las nuevas tecnologías.

Se abre una nueva era en la nación sureña. El ocaso del modelo político kirchnerista es una realidad. Su impacto en la región será significativo.

VisiónGlobal/Eduardo Martínez/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529