Visión Global

Así se ha detruido la oferta interna venezolana

Así se ha detruido la oferta interna venezolana


El “drama” que se observa en Venezuela es el resultado de múltiples fallas ocasionadas por “erráticas políticas de gobierno”, las cuales producen daños simultáneos en la economía del país.

Así lo señaló Orlando Zamora, exjefe de la División de Análisis y Riesgo Cambiario del Banco Central de Venezuela (BCV), quien apuntó que “el sistema cambiario es el mejor reflejo del impacto de los cambios de país en 17 años de gobierno”.

Expresó que si bien Venezuela ha dependido históricamente de las importaciones, en la actualidad tal comportamiento se ha agudizado con las caídas del precio del petróleo, cuyas ventas representan el 96% de los ingresos del país.

En tal sentido, manifestó que la crisis venezolana registra múltiples motivos, uno de ellos es la “formulación de un nuevo modelo de país”, el cual “creó muchas empresas improductivas”, obstrucción en el sano desenvolvimiento de la industria privada e implantó “cambios brutales alrededor de funcionamiento cambiario”.

-Esos dólares que debieron ir al aparato productivo, fueron confiscados por un proyecto sin pies ni cabeza, que nos ha llevado a una situación de inoperancia, paralización de ese engranaje productivos económico, porque no tienen los mecanismos para desenvolverse con normalidad.

Expuso que en el “fallido intento de crear un utópico y costosísimo aparato de producción socialista de 1.800 cuasi empresas… enmarcadas en un engañoso sistema económico de igualdad social”, se aisló y arrinconó al sector privado, que ha mantenido lo poco que actualmente puede ser ofertado en el mercado.

“Este es el costo de tener un Estado gigante con 39 ministerios, empresas, gobernaciones y transferencias. Sólo se creó una burocracia gigantesca, que devoró el 44% de todas las posibilidades de convertirnos en una economía sana”, manifestó.

Gasto discrecional

Zamora recordó que en el pasado todos los dólares eran dirigidos al mercado formal. No obstante, se cambió el régimen cambiario y PDVSA, junto con el Ministerio de Finanzas, manejaron “sin control” cifras millonarias.

“Se trastocaron profundamente las instituciones, las relaciones laborales, el sentido de la propiedad individual, los procesos de formación de precios, el manejo de las divisas de todos los venezolanos, por no decir directamente que se trató de la confiscación por parte de PDVSA y el Ministerio de Finanzas de 621.340 millones de dólares, con la anuencia y colaboración del Banco Central de Venezuela, provenientes del petróleo, préstamos, venta de oro y asistencia”.

Acotó que en estos montos poco intervino el BCV, en virtud de que sólo administró el 40% de la riqueza petrolera y de allí, se le transfirió al Fondo Nacional de Desarrollo Endógeno (Fondem) $62.250 millones para que “los malbarataran”.

Asimismo, detalló que sólo el Fondem ha manejado $178 mil millones ($148 mil fueron moneda norteamericana y el resto, bolívares de partidas dispersas, reconducidas, lo que representaría Bs. 200 mil millones), lo cual contribuyó a destruir el funcionamiento del mecanismo de reservas internacionales operado por el BCV, que dejó de ganar más de $40.000 millones.

La responsabilidad de PDVSA

Asimismo, detalló que PDVSA “por su falta de experticia y escrúpulos, dilapidó la mayor bonanza petrolera y se convirtió en un ente paramonetario crucial, que estimuló la creación de dinero por parte del BCV, sin respaldo en divisas, ni apoyo en expansión productiva, en valores que ya sobrepasan un billón de bolívares”.

En tal sentido, criticó que la estatal petrolera no haya puesto resistencia a lo ocurrido “por ordenes presidencialistas”, ni haya “advertido el desastre venidero para ella y el país”.

Explicó que la industria petrolera colapsó financieramente, se hicieron regalos a los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), se recortaron los planes de crecimiento y comprometió el futuro de la producción, al colocar a plazo hidrocarburos cobrados por anticipado, “malbaratados luego por el Ejecutivo Nacional”.

El venezolano en las colas

Zamora precisó que la población en general sólo percibió las divisas vendidas al BCV por PDVSA, lo que representa $370.849 millones, los cuales fueron destinados para importación y otros trámites.

En tal sentido, rechazó que “las excesivas importaciones públicas y privadas hayan socavado el agro y otras industrias nacionales”.

Señaló que por las razones antes mencionadas, Venezuela no cuenta con producción ni divisas. “Por esto no hay plena disposición de remedios, bienes, motos, carros, materias primas, otros insumos y productos vitales para la sobrevivencia”.

En opinión de Zamora se “dinamitó” el régimen de administración e inversión de divisas de la toda la Nación, por lo cual se trastocó y alteró el conjunto de reglas que rigen el funcionamiento cambiario en Venezuela, mediante las cuales se forma el precio de las divisas y se regula su tenencia e intercambio.

Acotó que la baja inversión externa, excesivo gasto y deuda pública, que estimuló la demanda nacional con destrucción simultánea de la oferta agregada de bienes y servicios, además de la elevada inflación, explican las largas colas de personas con billetes, cada vez con menor poder de compra ante productos cada vez más escasos y costosos.

El Impulso

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529