Visión Global

Aumenta la angustia de los venezolanos con los alimentos en manos de los CLAP

Aumenta la angustia de los venezolanos con los alimentos en manos de los CLAP


En esta semana, el gobierno de Nicolás Maduro aumentó el grado de angustia de la familia venezolana, al tratar de implantar un sistema directo de distribución de alimentos para la familia venezolana.

En el nuevo sistema, serían los Consejos Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) los encargados de entregar una bolsa de comida al mes a cada una de las familias que haya sido censada por los Consejos Comunales. Para este fin, la CLAP contarían con el apoyo y supervisión directa de las Fuerzas Armadas (FFAA).

Las FFAA vienen de obtener un rotundo fracaso en la venta a cielo abierto de productos de la cesta básica, en operativos que fueron montados siguiendo más, la conveniencia política y electoral del gobierno, que las necesidades alimenticias semanales de la gente.

En tanto todos los otros canales de distribución inventados pro el gobierno: Mercal, Pdval, Bicentenarios, etc, han resultado también incapaces y pocos eficientes para garantizar los alimentos de la mesa de los venezolanos. Basta con ver, en las adyacencias las largas de compradores, y una vez adentro, encontrarse con los estantes vacíos.

Este fenómeno de escasez tiene varias aristas. La primera son los alimentos que no se consiguen; la segunda es que los venezolanos no tienen variedad en los que consiguen; y en la tercera arista es que no hay variedad en presentación ni calidad. Deben adquirir “lo que hay”.

En cuanto a los CLAP, que son una derivación de los Consejos Comunales, y las células de organización del PSUV, han sido señalados como el origen del suministro de productos a los bachaqueros.

Con la profundización de la escasez, el gobierno de Maduro ha volcado todo su esfuerzo en motorizar la entrega directa de una bolsa de comida al mesa a través de los CLAP.

En un país donde la administración pública es incapaz de entregar con la rapidez del caso la correspondencia a través de IPOSTEL, fijarse la meta de entregar y cobrar más de 4 millones de bolsas de comidas mensualmente, al mismo número de familias, resulta una meta que extralimita la capacidad logística de los CLAP y los consejos comunales.

Por otra parte, el censo que viene realizando los consejos comunales ha sido denunciado como una presunta herramienta de control político y social.

En efecto, entre las preguntas se encuentra el número de habitaciones de la vivienda, número de baños, cuáles están desocupadas, quiénes trabajan en la administración pública, etc.

En otros casos, no ha sido cumplida la promesa de entregar la bolsa de comida en cuestión. Así como el exiguo contenido de la bolsa no alcanza para alimentar, por un mes, a la familia promedio venezolana que está integrada por 5 personas.

La medida tomada por el gobierno, de prohibir en varias zonas del país la distribución de los alimentos regulados a través de la red supermercados, mercados y abastos, provocó en los últimos días fuertes protestas en las principales ciudades del país.

Sobre todo habida cuenta, de que a través de la red privada se distribuye cerca del 65% de los alimentos que se comercializan.

En este contexto, desviar la entrega de alimentos a un nuevo método o canal, como son los CLAP, presagia el fracaso de ese mecanismo.

Se señaló esta semana, que la intención de la medida en el caso de Caracas, es evitar que se vean largas colas en las cercanías del Palacio de Miraflores. Lo que trastoca el principio de que el abastecimiento debe estar lo más cerca posible del lugar donde habita la población.

El razonamiento de los vecinos del centro de Caracas, ha sido, que ahora como “esos CLAP no funcionan”, con la prohibición a los supermercados del centros, ellos deberán ir a otros lugares de la ciudad para adquirir los productos.

La medida gubernamental también deja traslucir el desprecio reiterado del gobierno por la iniciativa privada. Lo que no es nada nuevo en los últimos 17 años.

Eduardo Martínez/VisionGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529