Visión Global

Banca internacional al borde del colapso por baja del petróleo

Banca internacional al borde del colapso por baja del petróleo


Las principales bolsas del mundo se han visto sacudidas esta semana de Carnaval por una pronunciada caída de los valores bursátiles.

Resalta entre los indicadores las caídas en las acciones de la banca y de las petroleras. Derrumbes ocasionados por las continuadas pérdidas del precio del barril de petróleo.

Con la baja de este lunes (8 de febrero) y martes (9 de febrero) de los índices bursátiles, el pánico ha comenzado a extenderse entre los inversionistas. No es para menos.

El Dow Jones (DJX), principal indicador de la bolsa de Nueva York, perdió el lunes 400 puntos. En tanto el índice de Standard & Poors (SPX) bajó hasta los 1.828 puntos. En agosto (2015) había caído hasta los 1.810 puntos, considerado un nivel crítico que causaría una “gran preocupación” según el analista Ian Bezek.

El desplome de la bolsa, ha estado signado por la caída de las acciones de los grandes banco internacionales como el Deutsche Bank (DB), que este lunes perdió 8%. En abril del 2015 se cotizaban sus acciones en el nivel de los 35 dólares. Este lunes, cerraba en 15,57 dólares.

El español Banco Santander (SAN), otro de los grandes bancos europeos, ha tenido grandes pérdidas en el valor de cotización de sus acciones. En abril del 2015, sus acciones fluctuaban alrededor del nivel de 7,25 dólares la acción. Este lunes cerraba en 3,905 dólares. En tanto Santander Consumer (SC) caía desde los 25 dólares en julio del 2015, a 9,40 dólares este lunes.

En Japón, el índice Nikkei cayó este martes 5,4%, arrastrado por las caídas de las acciones (-9,1%) de los bancos Nomura Holdings y Shisei Bank.

En los Estados Unidos, las acciones de los bancos han sufrido “un comienzo brutal en el 2016”, ha reportado el Financial Times (FT) de Londres.

Dos de los bancos estadounidenses más grandes, el Bank of America y el Morgan Stanley, han visto caer sus acciones 27 y 28 centavos, respectivamente. En tanto el Citigroup ha caído 27 centavos. En cifras cercanas a los valores post crisis de la crisis de la deuda europea de hace 5 años.

Considera el FT, que esta situación en la que se encuentra la banca, obedecería a: al colapso de las expectativas de un aumento de las tasas de interés en los EEUU; empeoramiento de la calidad de los créditos; los riesgos del Deutsche Bank, el principal banco de referencia en la eurozona; el que los bancos van mal cuando los mercados van mal; y, los precios de las acciones de los bancos estaban muy altas, antes de esta caída bursátil.

El impacto del petróleo

La caída de los precios del barril del petróleo tiene un impacto negativo e importante sobre los índices bursátiles, dado por el impacto en le valor de las acciones de las empresas del sector energético, y en sector bancario.

El impacto en las empresas energéticas es evidente. A inicios del 2014, el barril del petróleo se cotizaba ligeramente por encima de los 100 dólares. Este martes, el West Texas cerraba en 30 dólares. Una caída del 70% en el término de dos años.

Si se compara con hace un año, cuando en enero del 2015 el barril se cotizaba en 50 dólares, estamos frente a una caída del 40% adicional.

En estas mismas proporcionas, las empresas del sector han visto caer sus ingresos, y en una mucho mayor proporción, sus beneficios. Lo que tiene como consecuencia que sus acciones pierdan valor en la bolsa.

Siendo la pregunta obvia en porqué afecta también a la banca.

Toda la factura petrolera pasa a través de los principales bancos del mundo, tanto europeos, estadounidenses y los asiáticos.

Hace dos años, a través de estos bancos fluían los pagos de la compra de petróleo. Jugando con los números aproximados, solo de los países de la OPEP se depositaba cada mes las factura de 30 millones de barriles diarios de crudo al precio de 100 dólares. Lo que equivalía a 3 mil millones de dólares diarios.

Dos años después, para una cantidad de producción similar, ahora entran a la banca 30 dólares por barril. Lo que representa tan sólo 900 millones diarios.

Estos montos de dinero no se quedan totalmente en la banca, fluyen en una gran proporción hacia los países productores. El saldo, queda en esos bancos y forma parte de los capitales que estos bancos negocian en su intermediación financiera.

Cuando los precios del petróleo bajan, comienzan a bajar los flujos de dinero a través de la banca. Eso toma unos tres meses –plazo para honrar una orden de compra- para que las menores cantidades empiece a afectar la entrada de depósitos a los bancos.

Esta caída del flujo de dinero líquido –el petróleo se paga en efectivo- tiene un efecto negativo en la banca, porque baja los niveles de liquidez de dichos bancos.

Adicionalmente, y como un efecto simultáneo, los países productores de la OPEP comienzan a experimentar una baja de sus ingresos, por la baja de los precios. Lo que tiene un impacto también negativo en sus presupuestos nacionales.

Cubrir el déficit fiscal, los obliga a retirar fondos de sus reservas internacionales depositados en la banca internacional. Lo que se transforma entonces en una tenaza, que por dos lados asfixia, la liquidez de estos bancos.

Por una parte, le entra a los bancos menos dinero. Por la otra, los países productores retiran sus depósitos. Con menos dinero, los bancos comienzan a tener problemas operativas. Lo que hace pensar que estamos frente a una nueva crisis de la banca internacional, sobre todo previsible en los grandes bancos.

Los analistas bursátiles tienen en mente este ciclo petróleo-banca-bolsas. Por ello han comenzado a recomendar a que vendan sus posiciones en acciones bancarias. Presagian mayores turbulencias,

No es la primera vez que ocurre este fenómeno. Y se vio en los años 90, cuando el mundo se vio sacudido por la llamada “crisis de los bonos basura”.

Esta crisis tuvo como consecuencia el que los precios del barril de petróleo bajaran, de poco menos de 30 dólares, a cerca de 8 dólares. Cerca de un 75 % de pérdida de precio en los mercados.

En esa oportunidad, la gran banca internacional experimentó momentos muy difíciles, que en algunos casos debió ser socorrida, absorbida o liquidada.

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529