Visión Global

Barack Obama visita Cuba en el proceso de deshielo

Barack Obama visita Cuba en el proceso de deshielo


La llegada de Barack Obama a Cuba marca el punto más alto en el proceso de “deshielo” que ambos países anunciaron hace poco más de un año, a pesar de que aún se mantienen ciertas “diferencias”, como lo han expresado ambos gobiernos.

Tras el relanzamiento de las relaciones diplomáticas y la reapertura de las embajadas, Cuba y Estados Unidos se lanzaron en un proceso de normalización de relaciones, del que ya se han visto varios avances, especialmente comerciales.

Obama está decidido a impulsar la economía cubana, y a partir de allí, generar, quizás, otros cambios en la isla, aunque ha dejado claro que no busca un cambio de régimen en Cuba.

“Cuanto más presentes estén las empresas allí, más personas viajarán… y es más probable que veamos el tipo de cambios que todos estamos esperando”, dijo recientemente, citó DPA.

La visita de Obama a Cuba, la primera de un presidente estadounidense en funciones, después de 88 años, está rodeada de una enorme expectativa.

“El debate de hoy no es tanto lo que hemos observado hasta ahora, sino ¿qué va a pasar a raíz de la visita?”, dijo el internacionalista Carlos Romero, en el foro “La visita de Obama a Cuba: una revolución diplomática de impacto regional”, celebrado el jueves pasado, en Caracas, organizado por el Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales (Covri).

La agenda oficial de Obama en Cuba contempla una reunión con su homólogo Raúl Castro mañana, lunes, en la que revisarán la marcha del proceso de acercamiento, así como los escollos que aún persisten.

El tema del embargo estadounidense a Cuba es una de las exigencias más firmes de Castro, para quien “la plena normalización de relaciones” solo se alcanzará tras el levantamiento del “bloqueo”.

Obama quiere “ver cómo se pueden seguir normalizando y profundizando las relaciones económico-comerciales”, dijo en el mismo foro Carlos Luna, director y profesor de la escuela de Estudios Políticos y Administrativos de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

En este sentido, el Gobierno de Obama ha flexibilizado algunas medidas que restringían el comercio con Cuba y ha reiterado al Congreso de su país que ponga fin al embargo.

En tanto, el Gobierno cubano ha hecho reformas económicas en los últimos años.

“Una de las cosas que observó Cuba fue la gran inversión en el Puerto de Mariel… Los países no tienen amigos, tienen intereses y movido por esos intereses, Cuba replantea su posición regional y su posición respecto con EEUU… Es un florecimiento de la economía cubana siguiendo el ejemplo chino”, estimó Luna.

Disidencia pide “cambio real”

Un sector de los disidentes dentro de la isla y los que están en el exilio critican la visita porque consideran que Obama legitima a una “dictadura”.

“Estamos preocupadas porque el presidente Obama dijo que solo vendría a Cuba si veía avances en derechos humanos, algo que no ha sucedido”, dijo Berta Soler, líder de las Damas de Blanco, indicó Efe.

Pero, también, entre la disidencia, hay quienes creen que la visita puede ayudar a abrir el diálogo democrático.

“El Gobierno de Washington ha decidido no inmiscuirse en la transición cubana. Esto no implica que se desentienda del problema de los derechos humanos, pero, está claro, que no serán una línea roja”, consideró el analista e historiador Carlos Malamud en Infolatam.

Para Luna se trata del “liderazgo desde atrás”. Obama “trata de cambiar la percepción respecto de EEUU en el mundo, de no seguir haciendo intervenciones directas en la política de otros países”, dijo el profesor.

Y en ello también incide que “hay una nueva geopolítica en la región desde 2013… ¿Qué busca Obama? Generar una presión internacional respecto a las autocracias competitivas… porque hay desviaciones en cuanto a la legitimidad de ejercicio en países de la región… que permita la transición a una democracia genuina”, dijo.

No cabe duda de que el restablecimiento de las relaciones entre EEUU y Cuba marca una nueva era en la relación de La Habana, no solo con Washington, sino con Latinoamérica y el resto del mundo.

“Raúl (Castro) sabe que no es infinito… que tiene que dejar algún tipo de institucionalidad que permita a la revolución cubana continuar en el tiempo”, aseveró el docente de la UCV.

EU / VISIÓN GLOBAL

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529