Visión Global

Benigno Alarcón: Hoy es más barato reprimir que negociar

Benigno Alarcón: Hoy es más barato reprimir que negociar


Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos de la UCAB, asegura que Venezuela no es una democracia y que por le contrario los ciudadanos viven en algo que denomina autoritarismo competitivo.

 -¿Porqué los resultados del 6D no han permitido destrancar el juego político?

-Porque a pesar de que sí se aceptaron los resultados, no se aceptaron las consecuencias de esos resultados. Dada la magnitud del resultado, al Gobierno y al CNE no les quedó más remedio que reconocer el triunfo de la oposición, pero de alguna manera han buscado anular al Parlamento y evitar que desde la AN se impulse un cambio político.

-Eso es poco democrático.
-Venezuela no es una democracia. Vivimos en lo que se llama autoritarismo competitivo

-¿Cómo se define eso?
Los autoritarismos competitivos son regímenes híbridos que tratan de combinar el tema electoral para legitimarse y protegerse con una práctica autoritaria, centralizada, sin separación de poderes, que es lo que nosotros hemos estado viviendo en Venezuela.

-¿Es sostenible?
-Los regímenes híbridos llegan a una disyuntiva en la que está Venezuela ahora donde el respaldo electoral ya no es el mismo, la gente se cansó y comienza a mirar hacia otro lado. Dejar el gobierno en una democracia no tiene mayores consecuencias. En cualquier gobierno anterior salía AD y entraba Copei, todos conviven. Cuando estás en un régimen híbrido las cosas cambian, pues son regímenes en donde se ha violado la ley, se han violado derechos humanos, entonces el costo de salida es mucho más alto que el que tiene un gobierno democrático.

-¿Plantear en la AN el primer día “vamos a salir de Maduro en los próximos seis meses” no fortalecen esas tendencias dentro del chavismo?
-Creo que lo que se hizo básicamente fue subestimar el chavismo, eso hay que tomarlo en cuenta. Se vio la debilidad del piso político del Gobierno pero subestimaron otros recursos del poder. Dicho piso era sostenido, en primer lugar, por el liderazgo de Hugo Chávez, y en segundo lugar porque tenían un ingreso petrolero que permitía poner en marcha una buena cantidad de planes asistenciales. Esas dos columnas se vinieron abajo y eso los colocó en una posición en donde las ventajas competitivas que tenían desaparecen. Porque una cosa que sí es importante entender es que estos regímenes híbridos convierten el ganar elecciones en el centro de su interés.

-Con los programas sociales en el caso venezolano ­Exacto. Al perder la ventaja competitiva se colocan en una disyuntiva donde hay dos caminos.
-El primero, lo deseable, negociamos nuestra salida del poder como lo hizo el PRI en su momento y como lo han hecho otros autoritarismos. Vemos cómo reducimos las consecuencias negativas para quienes estamos en el poder, cómo podemos lograr ciertos niveles de impunidad, cómo podemos liberarnos de ciertos juicios, cómo garantizamos que no habrá persecuciones e, inclusive si es posible, cómo continuamos en el juego político. Caso PRI (México)

-¿La otra alternativa?
-Cuando los costos de salir del poder son demasiado altos. Entonces empiezas a plantearte la otra posibilidad. Se nos acabó el piso político para mantenernos en el poder por la vía electoral, tenemos que permanecer en el poder por otros medios.

-¿Eso no lo fomenta la polarización? ¿No hubiera sido más conveniente que la MUD insistiera en el diálogo?
-No necesariamente

-¿Por qué?
-En el caso de lo que hoy es la República Checa el proceso de transición se dio de manera muy polarizada, porque el sector que quería democracia era mucho más grande que el sector que no la quería y lo pudieron imponer, no todos los procesos son iguales. En Venezuela tenemos un gobierno que va hacia autocratizarse para mantenerse en el poder, volverse menos dependiente de la vía electoral.

-Entonces no guardarían las formas
-Así es. Ahora estamos empezando a ver un comportamiento muy distinto al que vimos en años anteriores. Antes iban una y otra vez a la vía electoral para relegitimarme, ahora voy a evitar la vía electoral todas las veces que pueda porque relegitimarme por esa vía parece que ya no es posible.

-¿Eso incluiría las elecciones de gobernadores?
-Podría incluirlas.

-¿Veríamos una dictadura más clásica?
-Eso es lo que podría pasar.

-¿Qué va a ocurrir en su opinión?
-Vamos a tener un cierre progresivo de la vía electoral. Unas elecciones mucho más controladas e injustas. Incluso podríamos llegar a ver ciertos niveles de fraude electoral si no tomamos ciertas medidas.

-¿Cómo hacer para que la transición sea democrática y no autoritaria?
-Hay dos variables que son fundamentales: el costo de reprimir y el costo de tolerar el cambio. Cuando la primera es mayor que la segunda se da la transición.

-¿Cómo se hace para aumentar el costo de reprimir?
-Me acaba de preguntar algo que es fundamental, entonces ¿no era lo lógico que el gobierno se sentara en la mesa de negociación y que permitiera el diálogo, lo que facilitaría el proceso de transición porque justamente lo que tienes que hacer es bajar los costos de tolerar el cambio? Ahora lo que sucede es que nadie negocia lo que puede conseguir por otros medios, mientras yo tenga otros mecanismos para mantener el poder la negociación termina siendo una farsa. Solamente voy a negociar cuando no pueda mantener el poder por otros medios. Caso Chile, los militares le dijeron a Pinochet que no lo podían mantener en el poder después de perder el referendo y eso lo obligó a negociar.

-¿Cuál es el caso de la FAN hoy?
-Para un escenario de esa naturaleza la posición de la FAN juega un papel fundamental. En la medida que la presión por democracia vaya aumentando el Gobierno va a tener que negociar o reprimir y para reprimir va a depender de la FAN.

-A quienes no les interesa reprimir, se supone.
-Suponemos eso, ojalá que así sea. Si decide asumir una posición institucional las cosas se facilitan, si el gobierno siente que tiene un brazo armado dispuesto a cualquier cosa la necesidad de negociar se reduce sustancialmente.

-¿El chavismo quiere mantenerse por medios no democráticos?
-Esa posición es, básicamente, la de la élite gubernamental y de más nadie. Hay presiones desde el campo oficialista para que el cambio político se concrete.

-¿Pero si la gente no sale a la calle los costos de represión se mantienen bajos y la tentación autocrática aumenta?
-Eso es así. Hoy los costos de represión para el Gobierno son bajísimos. Soy un convencido de que si la MUD no regana la calle la posibilidad cierta de que logre un cambio es muy baja. Ahora lo que hay que tener también claro por el otro lado es que ganar la calle no implica únicamente protestas. Hay otras formas de hacer el descontento visible. Hay que ser creativos. En Egipto recogieron firmas y llegaron a 15 millones en un país donde la represión es muy alta.

-El referendo implica recoger firmas
-Creo que es válido lo que se está planteando con el referendo, es una manera de movilizar a la gente. La gente tiene mucho miedo a la protesta sobre todo después de la represión del año 2014, lo que estamos viendo es eso.

-¿Convocar a protestar contra la inseguridad, la escasez no tendría mejor respuesta?
-No lo sé, creo que lo que está pasando es que las últimas convocatorias han sido dispersas, con poca fuerza, ni siquiera se siente que hay una convocatoria unitaria. Estos días mandé un tuit donde dije que si queríamos movilizar la calle empezáramos a enseriarnos con la convocatoria y no nos quejemos el día de mañana cuando convoquemos a la calle y la gente no responde, ese tuit tuvo mucho eco lo que me dice que hay mucha gente identificada con eso que yo expresé.

-¿Entonces Maduro no está contra las cuerdas como buena parte de la oposición lo ve?
-Yo creo que no lo está en este m o m e n t o , porque además tiene la suerte de que su propio partido lo necesita en la Presidencia, por lo menos por lo que queda de año. Un referendo revocatorio es entregarle el poder a la oposición y tengo la impresión de que eso no es lo que la gente del gobierno está dispuesta a hacer este año, lo podrían hacer el año que viene si la situación se desborda.

-¿Cree que hay que olvidarse del referendo y concentrarse en las gobernaciones o hay que intentar hacer las dos elecciones?
-Creo que si la oposición no hace el esfuerzo por concretar el referendo o cualquier otra vía para salir de la situación actual va a tener consecuencias en las regionales, puede pasar que mucha gente no vaya a las regionales con el mismo entusiasmo si no va a un mecanismo de salida, tiene que caminar y masticar el chicle a la vez.

TalCual

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529