Visión Global

Caída de reservas internacionales afecta patrimonio personal de venezolanos

Caída de reservas internacionales afecta patrimonio personal de venezolanos


Las reservas internacionales, para el 8 de marzo del 2017, cayeron en 22,09% comparado con el año 2016. Lo que representa una pérdida de 3 mil millones de dólares.

Considerando que la reservas están conformadas por oro y dólares en efectivo, la información se vuelve más preocupante por cuanto se reporta que solo quedan 1.390 millones de dólares en efectivo.

Esta cantidad es irrisoria cuando se tiene a la vista los altos compromisos de pago deuda que tiene la República, y la escasez de alimentos que obliga al gobierno a importar para compensar el déficit de la producción nacional.

Según estimó la consultora Econalítica, se deben pagar 9.500 millones de dólares por capital en intereses, más 589 millones por deuda con los organismos multilaterales, 1.160 millones en préstamos bilaterales y 578 millones de dólares en deuda privada.

Resumiendo los números, Venezuela solo cuenta con reservas internacionales por 10.580 millones de dólares, frente a compromisos de pago de deuda por 11.827 millones de dólares. A lo que habría que sumar los alimentos que serán necesarios importar para compensar el 70% de déficit en la producción nacional, ya sí los venezolanos tengan que comer en el 2017.

Consecuencia para las personas

Aunque la consecuencia inmediata, que puede entender el venezolano de a pie, es que este año va a producirse mayor escasez -no hay dinero para importar comida dado que la prioridad del gobierno ha sido pagar deuda- existen otras consecuencias que afectarán a los venezolanos.

El profesor Boris Ackerman ha venido trabajando sobre este tema y en cómo al venezolano le afecta la caída de las reservas internacionales.

“Aunque para el hombre de a pie, podría resultar por demás abstracto y destinado al análisis de encumbrados economistas y financistas, el tema afecta nuestra realidad cotidiana en forma por demás significativa”, advierte Ackerman.

Para el profesor de finanzas de la Universidad Simón Bolívar, es necesario que las personas comprendan “los efectos de estas reservas y de sus movimientos, sobre nuestro patrimonio personal y familiar, nos ayudará a tomar las decisiones más adecuadas y evitar dentro de lo posible, que el fruto de nuestro esfuerzo se esfume debido a los manejos que puedan hacer de estas, los responsables de las políticas económicas y financieras del país”.

Señala Ackerman que, según la definición que hace el Banco Central de Venezuela (BCV), como responsable de la política monetaria del país, es que las reservas internacionales “Son los recursos financieros en divisas con los cuales cuenta un país para garantizar los pagos de los bienes que importa y el servicio de la deuda, así como para estabilizar la moneda”.

Un aporte que hace el profesor de la USB al análisis de este tema, es su relación con el circulante monetario, que es la cantidad de dinero en mano de los venezolanos.

Considera que en Venezuela “el Estado que muestra un constante déficit, realiza en forma crónica inyecciones masivas de dinero al torrente monetario”. Razón por la cual “las reservas internacionales pasan a tener un rol más que fundamental en la estabilidad de la moneda”.

En este sentido, “si el crecimiento de las reservas es inferior al del circulante monetario, la consecuencia a la larga será el debilitamiento de la moneda y seguramente un ajuste hacia abajo del valor del signo monetario nacional, en una palabra, una devaluación”.

“Si además, las reservas bajan mientras el torrente monetario se mantiene en aumento, el resultado puede ser de características catastróficas”, agrega.

Para el momento de realizar este análisis, en 15 años de gobierno Chávez-Maduro, “el precio oficial del dólar en Venezuela, se ha multiplicado por 12, sin contar con las profundas restricciones que tiene el venezolano de a pie para acceder a la adquisición de dólares”.

Sin embargo, el profesor Boris Ackerman llama la atención de que “la debilidad en las reservas internacionales tiene un efecto sobre su patrimonio personal” que las personas ni siquiera sospechan. Entre ellas:

  1. Merma el valor en moneda fuerte de sus activos localizados en Venezuela.
  2. Hace que su salario sea risible en términos de divisas, además, merma constantemente su valor.
  3. Limita el acceso al crédito internacional del país, al aumentar la percepción de riesgo por parte de posibles acreedores. En consecuencia sube los intereses a posibles proyectos en áreas como la infraestructura o la producción de bienes y servicios, haciéndolos inviables y limitando el acceso de la población a los beneficios de dichos proyectos y en consecuencia empobreciéndola.
  4. Disminuye la voluntad de invertir en Venezuela por parte de posibles interesados, afectando a futuro el empleo y las posibilidades de creación de valor en el país, la transferencia tecnológica, el fortalecimiento del tejido empresarial y el aumento en los niveles de productividad. Es decir, la debilidad en las reservas termina por limitar la posibilidad de prosperar de muchos venezolanos.
  5. Le quita margen de maniobra al Estado a la hora de proteger al ciudadano de la inflación a través de la venta de divisas destinadas a la importación de bienes escasos y cuyos precios podrían estar en alza.

Con información de reportaje de El Nacional, elaborado por Blanca Vera Azaf;  trabajos del profesor Boris Ackerman y gráfico de Rendivalores.

Eduardo Martínez / VisiónGlobal / @ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529