Visión Global

Canciller María Ángela Holguín: Las FARC no van a dejar las armas para irse a la cárcel

Canciller María Ángela Holguín: Las FARC no van a dejar las armas para irse a la cárcel


Cuando el domingo se conocieron los resultados del plebiscito acerca del acuerdo de paz con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), María Ángela Holguín no lo podía creer, se sintió muy golpeada.
La canciller de Colombia había trabajado intensamente para consolidar el acuerdo. Participó en instancias clave de la negociación con las FARC en La Habana y acudió a instancias internacionales para recabar apoyos como los de Estados Unidos, el Vaticano y Europa, entre otros. Pero el pueblo colombiano, por un pequeño margen, rechazó lo pactado con la guerrilla. Ahora el gobierno intenta ver cómo recomponer la situación, estableciendo un diálogo con el principal promotor del “No”: el partido Centro Democrático del expresidente y senador Álvaro Uribe. El uribismo designó a tres miembros de una comisión para interactuar con el gobierno.
El presidente Juan Manuel Santos designó a su vez su propia comisión que será la contraparte de la del uribismo. Holguín forma parte de ella.

_91522464_p8nr8izu

Así, una negociación a dos bandas (gobierno-FARC) se convirtió en una a tres (uribismo-gobierno-FARC). Hablando sobre ese enorme desafío comienza el diálogo con la canciller de Colombia. Ahora tienen que ver qué hacen.

-¿Cuánto tiempo tienen en términos realistas para hacer una revisión de los acuerdos si es que las FARC lo admiten y si es que el Centro Democrático está conforme con lo que se negocie entre su comisión y la del gobierno?
-Yo creo que esto tiene que ser muy rápido. Esto no puede ser ni meses, ni que nos vamos a gastar aquí un año o un año y pico, como seguramente quiere el Centro Democrático para llegar hasta el 2018. Yo me imagino que los promotores del “No” han hecho un trabajo tan grande en la promoción que deben que tener previsto muy seguramente esos puntos en los cuales ellos consideran que no pueden transar y ver si por un lado si las FARC están dispuestas a reabrir y segundo si quieren negociar y podemos avanzar en ese sentido.

-Usted conoce bien a las FARC porque estuvo con ellos en (los diálogos de) La Habana.¿Qué margen de negociación cree que hay con ellos?
Pues en ciertos temas, lo veo muy difícil.

-¿Como qué?
-Como la cárcel. Eso lo veo muy difícil y al parecer esos son de los temas que han reiterado el Centro Democrático y otros actores promotores del “No”. Ellos no van a dejar las armas para irse a la cárcel, así de fácil. Otros temas de pronto se pueden discutir.

Pero entonces va a estar difícil, porque el Centro Democrático ve la necesidad de cárcel¿O usted cree que una vez sentados a dialogar pueden cambiar esa perspectiva?
-Yo creo que todos hemos oído tantos discursos anteriores del presidente Uribe donde decía que era importante que fueran (los guerrilleros desmovilizados) al Congreso, que si había que cambiar la Constitución se cambiaba, que se podía dar casa por cárcel.
Hoy en día la responsabilidad de que este país pueda vivir en paz está en él y en los otros promotores (del “No”). Ahí hay que ver si quieren volver a sus ideas anteriores y ser menos intransigentes y que esto haya sido más para convencer a la gente del “No” y podamos lograr avanzar con las FARC.

U.N. Secretary General Ban Ki-moon, second left, shakes hands with the top commander of the Revolutionary Armed Forces of Colombia, FARC, Rodrigo Londono, second right, as Colombia's President Juan Manuel Santos, center, looks on after the signing of a peace agreement between Colombia's government and the FARC in Cartagena, Colombia, Monday, Sept. 26, 2016. (AP Photo/Fernando Vergara)

-El expresidente Uribe insistió en que estuvieron muchísimo tiempo ellos pidiendo poder hablar y participar de la negociación, y que les dieran cabida, y que los escuchara el gobierno para llevar a los diálogos de La Habana. ¿Fue un error no haberlos incluido antes?
-Mire, el presidente Santos le mandó muchos mensajes al presidente Uribe para que formara parte, para que oyera, para que diera sus argumentos, y nunca quisieron.
Pues es muy fácil decir hoy en día que nunca se lo oyó cuando tampoco quiso nunca sentarse. En esto es como tantas cosas que han dicho que dicen los acuerdos, pero que no lo dicen.

-¿Hay alguna línea roja del gobierno esta vez a la hora de sentarse con el uribismo, hay algo que no van a negociar?
-Queremos oír los puntos del uribismo. Muchos de los temas que el uribismo dice son temas que se discutieron con las FARC, muchas veces, y que las FARC nunca quisieron aceptar. No es que nosotros no quisiéramos, fue que no pudimos convencerlos de que aceptaran.

Colombia's President Juan Manuel Santos, right, arrives for a signing of the peace agreement between Colombia's government and the Revolutionary Armed Forces of Colombia in Cartagena, Colombia, Monday, Sept. 26, 2016. Colombians are being given the final say on endorsing or rejecting the accord in an Oct. 2 referendum. (AP Photo/Fernando Vergara)

-¿Van a invitar al uribismo a La Habana a negociar directamente con las FARC en La Habana?
-Pues hay que esperar, pero yo creo que sí vale la pena que fuera un grupo, por lo menos los que están en esta comisión. Un escenario es ahora renegociar, pero otro es la asamblea constituyente, ¿lo ve factible? Esa es una posición que el presidente Uribe ha tenido y al mismo tiempo también las FARC. Pero yo creo que eso es para más adelante, no por ahora. Usted no puede hacer una constituyente en un momento de una polarización política tan grande en el país, porque la Constitución no resulta bien. Hoy por la mañana hablé con el senador (oficialista) Roy Barreras y me dijo que si en más o menos dos semanas esto no se encauza, el piensa en la posibilidad de impulsar en el Congreso la incorporación del acuerdo de paz como ley. ¿Cómo perciben esa opción desde el gobierno? El gobierno primero quiere oír los argumentos del “No”, quiere ver exactamente cuáles son los puntos. No es abrir absolutamente las 297 páginas del acuerdo. Es mirar cuáles son los puntos específicos. Hay puntos, por ejemplo, cuando uno los oye… ¿Cómo así que el narcotráfico quedó como delito conexo (que puede ser amnistiable)? El narcotráfico no quedó como delito conexo. Hay muchos de los temas que dicen públicamente que no son. Entonces, lo que queremos es verificar precisamente esos puntos, cuáles son esas líneas rojas del uribismo y de la gente del “No”, para ver cómo se puede negociar. Oír a los del “No” y ver qué piensan las FARC o cómo ven las FARC la posibilidad de volver a negociar esos puntos.

_91523155_nzf61nwz

-¿Pero qué le dice a la idea de que si esto no avanza el Congreso tome la posta y vaya para adelante con los acuerdo y trate de implementarlos?
-Yo creo que uno no puede implementar unos acuerdos donde el pueblo ha dicho que no. Yo lo veo difícil, pero no lo digo a nombre del gobierno. No veo cómo uno implementa algo a lo que el pueblo colombiano ha dicho “No”.

-¿Cómo recibió la noticia la comunidad internacional, cómo quedan las cosas, qué pasa con la misión de observación de las Naciones Unidas (que ya está en Colombia), qué pasa con los presidentes, mandatarios, organismos internacionales que se comprometieron política y económicamente con el acuerdo?
-Pues mire, todos muy aterrados de que este país prefiera seguir en la guerra y de que no se haya aprovechado el momento tan único que tuvimos de decirle que sí a la paz.
En llamadas, comunicados, mensajes ha sido: “¿Qué le pasó a Colombia?”.
Los europeos al mismo tiempo que están muy preocupados dicen que los plebiscitos siempre son así, es demasiado arriesgado un plebiscito. Dijeron que hay que seguir: “Vamos a estar ahí, vamos a seguir apoyando, vamos a seguir ayudando”. Y en cuanto a la misión de observación, está en este momento con el cese el fuego, un cese el fuego que se va a mantener. También han dicho: “Vamos a dar un compás de espera”.

_91523158_vq7lnmpq

-¿Dieron un plazo?
-No. Dijeron: “Vamos a ver esto cómo va avanzando”. Y sobre los fondos, todos los fondos de alguna manera quedan congelados. El fondo de la Unión Europea se iba a reactivar el 17 de octubre y se quedó congelada su activación. Simplemente están esperando…

-¿Y del Plan Paz Colombia (sucesor del Plan Colombia, orientado a proyectos de desarrollo posacuerdo) de Estados Unidos le dijeron algo?
-No, no han dicho nada. Ese pasaría al Congreso (de EEUU) en diciembre. Hay que ver qué pasa.

-¿Por qué perdieron? ¿Cuál fue el más grande error que cometieron?
-Yo creo que el plebiscito mismo, y eso Europa lo sabe bien… Los plebiscitos son muy arriesgados porque que las personas contesten específicamente la pregunta es difícil. Y eso, los plebiscitos en todas partes del mundo han sido así. De hecho en Europa acabamos de ver el Brexit. Aquí tienen que ver otros argumentos u otras situaciones que la gente considera, que no pueden permitir que el gobierno vaya a tener esa posibilidad de la paz. Y lo otro también es que este país sigue con muchos odios, muchos resentimientos, muchas venganzas. Son esos sentimientos contra las FARC que no hemos podido superar. Es un país que no lo ha superado y esto también lo demuestra.
Parece que el principal error fue convocar el plebiscito, que no era necesario…
No, pero también si uno piensa a mediano y a largo plazo, uno no puede hacer una paz que no supere los cuatro años de un gobierno. Porque en contra quiere decir que apenas llegara otro gobierno iba a reabrir todo y creo que eso sería mucho peor. Para usted poder hacer algo de verdad estable y duradero tiene que contar con aprobación del pueblo, y esto fue lo que el presidente hizo.

-¿Cuán posible es volver a la guerra?
-Depende de las FARC. Dicen que tienen ánimo de paz y hay que ver si eso significa que pueden ver los argumentos de la oposición y cambiar algunas de las cosas o no.

 

BBC

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529