La Cancillería uruguaya espera la confirmación de Venezuela de la deportación del exreo de Guantánamo, Jihad Ahmad Diyab, acogido en 2014 por el país y que en la actualidad se encuentra detenido en Caracas, informó este lunes Christian Mirza, nexo entre el Gobierno y los refugiados.

“Yo estoy en contacto directo con las autoridades, en concreto con la Cancillería y con el Ministerio del Interior (…) La deportación de Diyab a Uruguay es una posibilidad, no está confirmada, pero es una posibilidad”, indicó Mirza.

El expresidiario abandonó el país a mediados de junio y a finales de julio se presentó en el Consulado uruguayo en Caracas para pedir ser trasladado a Turquía o a un tercer país distinto a Uruguay a efectos de reunirse con su familia, y a su salida de dicho lugar fue detenido por las autoridades venezolanas.

“Fue detenido aparentemente porque no habría pasado por migración y hubo una dificultad”, explicó Mirza al respecto.

Según publicó el diario El País, con base en declaraciones del abogado de Diyab, Jon Eisenberg, el sirio está haciendo una huelga de hambre en Caracas, punto que Mirza dijo conocer sólo por informaciones de prensa.

En relación al deseo manifestado por Diyad de no regresar a Uruguay, el intermediario entre el Gobierno y el refugiado comentó que en caso de darse una deportación está será, “por definición, en contra de la voluntad de la persona”.

No obstante, agregó que en caso de que vuelva a Uruguay seguirá manteniendo el estatus de refugiado igual que antes de que saliera del país.

En total, cuatro sirios, un tunecino y un palestino fueron acogidos como refugiados en Uruguay en diciembre de 2014 como parte del compromiso del entonces presidente uruguayo, José Mujica (2010-2015), de colaborar con su par estadounidense, Barack Obama, en el plan de cierre del penal de Guantánamo.

EFE.