Visión Global

Cárceles en Venezuela: Universidades del délito (video)

Cárceles en Venezuela: Universidades del délito (video)


Una alarmante situación en las cárceles venezolanas describe Humberto Prado, del Observatorio Venezolano de Prisiones, entrevistado por NTN24 a raíz del acceso que tuvo el equipo al calabozo de la policía de Chacao, apto para 80 detenidos transitorios y hoy copado con 180 de ellos, algunos con más de tres años en el lugar.

Prado insiste en que la situación no es nueva, y es cierto. En años anteriores se ha dicho que por tratarse de uno de los países más violentos del mundo, Venezuela registra casos de delitos sólo comparados con países cuya economía se encuentra deprimida o en guerra.

El 70% de los detenidos han delinquido por primera vez y purgan su pena hacinados en recintos no aptos para tal fin. “El estado forma al ser humano para ser delincuente porque cuando lo detiene y no le respeta sus derechos, en ese momento convierte a esa persona en un delincuente. Cuando entras a la comisaria te encierran con un reincidente y el que robó está con el que mató y esos son los cuentos que escucha y las lecciones que recibe ese muchacho para que se perfeccione, es el Estado es quien forma esas universidades del delito”.

“Si usted quiere conocer a un Gobierno visite una cárcel”, sentencia Prado, quien hace más de un lustro fundó la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones, tras pasar más de ocho años en la cárcel, a donde juró nunca más volver.

Y es que las cárceles en Venezuela son bombas de tiempo. Nomás comenzaba 2016 y se presentaron cinco motines en distintas cárceles del país, en una de ellas los reclusos llegaron a detonar dos granadas y estrangularon a uno de los detenidos.

El retardo procesal y el incremento de los delitos producto de la crisis económica, social y moral hacen que los retenes hayan superado su capacidad. Se dan casos en los que si el delito no es grave, sueltan a quien lo haya cometido para no seguir abarrotando las cárceles.

La crisis alimentaria del país también se metió en las cárceles en donde se sirve tan sólo una comida al día. Las otras deben ser dadas, en el mejor de los casos, por los familiares de los reclusos.

Los traslados siempre han sido uno de los problemas que terminan en motines. El conflicto que se presentó a principios de año fue en la cárcel de Coro, en el estado Falcón, donde los reclusos entran y pasan meses y años sin saber su condición legal, sin traslado, ni audiencia ni juicio. Es como morir en vida.

Esa situación, explica Prado, los lleva a tomar “cualquier tipo de medidas” para llamar la atención de las autoridades.

¿Qué pasa con las autoridades?

Actualmente la máxima autoridad en materia carcelaria es Iris Varela, ministra de Asuntos Penitenciarios, recientemente ratificada en el cargo por el presidente Maduro. A los meses de estrenarse en el despacho, el presidente Chávez la llamó “la Madre Teresa de Calculta” del sistema carcelario.

Ha sido la impulsora del Plan Cayapa, cuyos efectos apenas llegan al 5 por ciento de la población carcelaria. Prado ve en esto uno de los puntos de tranca en la solución del problema. “Las personas que han tomado el tema no saben de cárceles y han ido al sistema a aprender de cárceles y eso trae como consecuencia un verdadero desastre”.

“Venezuela es uno de los países más violentos que hay y nos muestran a dos personas trabajando y dicen que esto es revolución y no dicen que un penal de 800 personas tiene albergadas a 8 mil, como Tocorón. Aquí tienen que dejarse de esas amistades y solidaridades y cumplir debidamente las demandas”.

En Venezuela existen  36 centros de reclusión, 16 anexos de mujeres y todos suman una capacidad para 25 mil reclusos y tenemos casi 50 mil con 70 por ciento de hacinamiento. El único centro que se construyó como transitorio o de detenciones preventivas es el retén El Marite, en el estado Zulia, donde el hacinamiento ronda el 150%.

Vision GLobal/NTN24

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529