Visión Global

Chavismo comienza a convencerse de la imposibilidad de parar el revocatorio (2° dia)

Chavismo comienza a convencerse de la imposibilidad de parar el revocatorio (2° dia)


La segunda jornada de validación de las firmas demostró que la acción pro-revocatorio va “viento en popa”. No han valido las triquiñuelas instrumentadas en el CNE.

Necesitando validarse el 1% de las firmas de los electores (194 mil 708 firmas), y a pesar de todas las maniobras de las rectoras del CNE, el día lunes se lograron sumar 72 mil 336 validaciones.

Esta cifra representó el 36,72% de lo requerido. Lo que permitió proyectar que en tan solo tres días, se podría alcanzar la meta.

Este martes, según las estadísticas preliminares elaboradas por los expertos de Primero Justicia, otros 85 mil 231 venezolanos asistieron a los centros de recolección para validar sus firmas; casi un 20% más que el primer día. Lo que confirmaría la previsión original de que en tres días los pro-revocatorio lograrían cumplir con el 1% de firmas.

Al inicio del tercer día del operativo de validación, se ha logrado el 81% de las firmas, y tan solo faltan 37 mil 141 firmas por validar.

En cinco estados: Apure, Cojedes, Guárico, Miranda y Trujillo, este martes se validaron más de las firmas necesarias. En los otros estados, la meta está al final de la jornada del miércoles.

Sin embargo, todavía se dispondrá hasta el viernes, para que en cada estado del país se supere la meta.

Validacion-Segundo-Dia-PJ

La conspiración Gobierno-CNE

Para nadie es un secreto que desde el mes de marzo, en el Consejo Nacional Electoral (CNE) se viene manejando una estrategia para impedir la realización del referendo revocatorio presidencial.

La primera meta que se habría fijado el gobierno, y que se vino ejecutando desde el CNE, fue la de imposibilitar la activación del proceso revocatorio.

El discurso de los voceros del gobierno y del CNE, que han venido cambiado desde marzo, es una evidencia de cómo la presión de los pro-revocatorio ha ido -paso a paso- obligando al gobierno a ir cambiando su estrategia.

Cómo segunda meta, el gobierno trató de impedir que se recogieran las 194 mil 708 firmas. Lo que la voluntad de los venezolanos que desean que Nicolás Maduro deje la presidencia, multiplicó por más de 10 veces.

Ante esta segunda derrota, el CNE ha venido instrumentando cambios en las normas a través de interpretaciones a las mismas, para ir retrasando el proceso.

A pesar de la magnitud de las firmas recogidas, el CNE procedió a eliminar firmas, al punto que la ONG Súmate reportó que la burocracia electoral que manejan las cuatro rectores invalidó una de cada 4 firmas, por razones que no que nos aparecen en ninguno de los reglamentos o normas establecidas.

Sin embargo, la cuantía de firmas hizo imposible que en el CNE no se avanzara al proceso de validación de las firmas.

Ahora, en esta fase, el gobierno ha tratado de torpedear la validación de las firmas. Por una parte establecieron los puntos de validación, en lugares de poca votación electoral. Especialmente en zonas donde el gobierno “cree” que todavía goza del favor del electorado.

Las normas aplicadas por el CNE, establecen que en cada estado se debe recoger y validar firmas por el 1% del electorado. Un requisito que los constitucionalistas han rechazado.

Este “aplique” perseguiría el objetivo de evitar que en estados pequeños, los pro-revocatorio alcancen la meta del 1%. Así se dio a conocer a la dirigencia y a los activistas del PSUV.

Adicionalmente. El gobierno-CNE activó una figura insólita, como fue la de incluir un botón para que los firmantes eliminaran sus firmas. Para lo cual cruzaron los nombres de los firmantes con las nóminas de empleados públicos. Con lo que cual, desarrollaron un atropellado operativo de chantaje, presión y amenazas para que los servidores públicos retiraran sus firmas.

El resultado de esta operación fue marginal. Solo 5 mil 558 firmas fueron retiradas. Lo que representa el 0,28%.

De esta manera, el gobierno se vio obligado a atrincherarse en los estados Cojedes, Delta Amacuro y Amazonas. Uno solo de ellos que no alcance el 1%, y se evitaría la realización del revocatorio.

El análisis de esta nueva estrategia, surgida sobre la marcha o sobrevenida –término del léxico gubernamental- evidenciaría el estado de reducción al que viene siendo sometido el gobierno. Pasó de controlar los estados con mayor votación, a tener que utilizar subterfugios sublegales para obtener alguna ventaja.

Nueva derrota del gobierno

El éxito de los pro-revocatorio coloca nuevamente al gobierno y a las cuatro rectoras del CNE a las puertas de una derrota.

En los predios oficialistas, y a título de consolación, se comienza a oír que “hay que prepararse” para evitar que los pro-revocatorio logren la recolección de 4 millones de firmas en la fase siguiente.

Mientras que en las altas esferas del chavismo y del PSUV, se comienza a pensar en la imposibilidad de detener el revocatorio.

Ante lo cual se maneja la idea de retrasarlo para el 2017, con lo cual salga Maduro pero el chavismo logre mantenerse en el poder hasta el 2019. Paso a paso, se van reduciendo las posibilidades de Nicolás Maduro y el chavismo.

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529