Visión Global

“”Comadres de la obediencia rastrera” por Román Ibarra

“”Comadres de la obediencia rastrera” por  Román Ibarra


Román Ibarra / @romanibarra

El Presidente de la Asamblea Nacional, diputado Henry Ramos Allup, ha denominado a las señoras, o señoritas del CNE, como las comadres; aunque yo le agregaría como en el título de este artículo, ¨comadres de la obediencia rastrera¨, y me perdonan.
No es para menos, pues, desde que el pueblo venezolano dirigido inteligentemente por la MUD decidió la ruta para ponerle fin al peor y más miserable de los gobiernos de nuestra historia republicana, el de Chávez-Maduro, las comadres del CNE no han hecho otra cosa que poner obstáculos obscenos y cobardes a la iniciativa popular encabezada por la dirigencia de nuestra alternativa democrática conformada por una gran cantidad de partidos y personalidades, quienes con paciencia sin igual nos hemos dedicado desde distintos frentes a desmontar todas y cada una de las patrañas que desde Cuba ordena la dictadura de allá, a sus siervos de aquí.
Da pena ajena observar la actitud de Maduro, y sus aliados del gobierno intentando una nueva marrullería cada día para tratar de detener lo inevitable, cual es, la irreversible voluntad de los venezolanos de librarnos del militarismo comunista y ladrón con el que nos han sometido y arruinado como nación.
Las comadres en su obsecuencia servil, se han dedicado a la violación de la Constitución, y hasta del propio reglamento que ese organismo se dio para la regulación de procesos electorales; no hay minuto que no aprovechen para intentar vencer la paciencia de los electores como esa patraña de validar las firmas que en forma pública, y notoria recogimos en tiempo récord, cuya puesta en marcha ellas arbitrariamente demoraron durante más de 40 días. Instigaron al odio, y a la represión primero de los colectivos malandros y delincuentes, siempre prestos a atacar con alevosa violencia cualquier acto de la oposición, y luego de los otros malandros de la GNB, quienes lejos de cumplir con su deber, están al servicio de la dictadura de Maduro para intentar acallarnos.
Encontraron en el pueblo venezolano la horma de sus zapatos!! Por más que intenten poner las máquinas de validación en sitios inhóspitos y lejanos de los centros de votación tradicionales, nuestra gente, llena de la mayor determinación ha acudido a validar su firma, sin importar su edad; el estado de su salud; la clase social. No ha habido obstáculo que la ciudadanía decente no haya resuelto para defender su honorabilidad, y también para reclamar legítimamente la voluntad de quienes fuimos vulnerados por la eliminación de nuestras firmas, en otra mamarrachada de las comadres obedientes.
Al ver las imágenes de felicidad de quienes han validado su firma: ancianos, enfermos, hombres, mujeres, y jóvenes, se nos renueva la fe y la esperanza por un futuro promisorio para que todos los venezolanos nos reencontremos en la alegría de trabajar para reconstruir el país, y el tejido afectivo que nos es característico. Para que haya oportunidades claras de avanzar en la posibilidad cierta de nuestro desarrollo con todo nuestro talento; sin revanchismos, ni odios.
Para que haya justicia imparcial, profesional y autónoma, y mediante su ejercicio alcancemos la convivencia democrática que nos permita reconciliarnos y decidir para siempre un destino común donde haya cabida para quienes se fueron, forzados a buscar mejores destinos.
Venezuela lo tiene todo, comenzando por su gente, y por si fuera poco la bendición de la providencia que nos ha dotado de grandes potencialidades. Aprovechemos esta oportunidad de alcanzar la meta de revocar el odio, la corrupción, la mentira, los mediocres, la inseguridad y la muerte.

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529