Visión Global

¿Cómo pasó Maracaibo de ser la ciudad más fría a la más caliente de Venezuela?

¿Cómo pasó Maracaibo de ser la ciudad más fría a la más caliente de Venezuela?


El aire acondicionado en Maracaibo, la segunda ciudad más importante de Venezuela, es considerado un bien de primera necesidad.

Acá la temperatura promedia los 35 grados centígrados, pero la sensación térmica puede llegar a ser de 50, por la humedad del 90% que generan los vapores calientes que vienen del Lago Maracaibo, el más grande de América Latina.

Acá el viento no refresca, sino quema.

Por eso cuando se va la luz -como viene ocurriendo en los últimos años y en especial en este 2016 en que el gobierno de Nicolás Maduro lanzó un plan de racionamiento eléctrico en todo el país- la gente suspende sus vidas.

Maracaibo es la segunda ciudad de Venezuela; la más rica durante décadas por ser el epicentro petrolero.Maracaibo es la segunda ciudad de Venezuela; la más rica durante décadas por ser el epicentro petrolero.

El maracucho, como se conoce al oriundo de esta tierra, está acostumbrado a que el aire acondicionado funcione las 24 horas y tenga el potencial de enfriar un espacio hasta el punto de que sea necesario ponerse suéter y bufanda.

No es en vano que Maracaibo es una de las ciudades con mayor consumo eléctrico de la región.

Tampoco que un obispo que vino en los años 90 la bautizara como “la ciudad más fría de Venezuela“.

Y mucho menos es casual que cada tanto las secciones de tendencia de los periódicos locales reseñen catálogos de ropa de invierno para “ponerse cuando se va al cine”.

Antes de la crisis económica que vive Venezuela, Maracaibo era una de las ciudades más ricas del país, gracias al desarrollo que impulsó la industria petrolera, con epicentro en esta zona del occidente venezolano.

El racionamiento eléctrico ha afectado a todos los venezolanos, pero quizá más a los maracuchos, que viven entre humedad y altas temperaturas.El racionamiento eléctrico ha afectado a todos los venezolanos, pero quizá más a los maracuchos, que viven entre humedad y altas temperaturas.

El maracucho es un consumidor por naturaleza: de comida, de licor, de servicios de lujo.

– “El calor es lo que nos hace ‘arrechos’, ‘vergatarios'”, me dice un vigilante en un centro comercial, usando sinónimos de “fuertes”, “superiores”.

– “¿Y qué los hace el consumo colosal de aire acondicionado?”, le pregunto.

“Nos hace todavía más arrechos”, responde.

Un hombre sin energía

Carlos Mayo tiene un taller de soldadura en el patio trasero de su casa del barrio de Chiquinquirá, en el noreste de Maracaibo.

Muchos venezolanos de clases populares se abastecen de energía a través de tomas ilegales de electricidad.Muchos venezolanos de clases populares se abastecen de energía a través de tomas ilegales de electricidad.

Al frente, su esposa vende café.

El esquema de racionamiento establecido por el gobierno, que reparte los cortes diarios en horas y lugares diferentes, establece que hoy lunes la luz se les va entre 10 de la mañana y la 1 de la tarde.

En ese lapso Mayo suspende su trabajo y se sienta frente a la casa junto a su esposa y sus hijos a esperar a que lleguen los compradores de café.

Sentado con las piernas arriba de un tronco, proyecta agotamiento en su cara y su voz: habla despacio, sin energía.

Viste jeans y botas, moscas vuelan sobre su cabeza y al otro lado del patio su bebé de meses llora desde una cuna que está en la sombra.

Los centros comerciales, antes una estación de descanso para el calor en Maracaibo, ya no son los congeladores de antes.Los centros comerciales, antes una estación de descanso para el calor en Maracaibo, ya no son los congeladores de antes.

Estamos dentro de una ciudad de más de 2 millones de habitantes, pero acá el ambiente parece el de una ranchería en La Guajira, la zona desértica colombo-venezolana que está no muy lejos de Maracaibo.

“Igual si hubiera luz los aires se nos dañaron hace unos meses”, cuenta Mayo sobre uno de los problemas que más comentan los venezolanos afectados por los cortes: la avería de electrodomésticos debido a las descargas eléctricas.

“Pero si hubiera electricidad por lo menos tendríamos el ventilador y los chamos podrían estar viendo televisión”, dice mientras los niños escalan sobre su torso con una perinola (conocida en otros países como balero o emboque) en la mano.

“Te digo que no entiendo cómo la nevera ha sobrevivido”, afirma. “Esa es guerrera”, acota.

¿Por qué?

Las protestas y los saqueos han aumento en Maracaibo desde que se estableció el racionamiento eléctrico.Las protestas y los saqueos han aumento en Maracaibo desde que se estableció el racionamiento eléctrico.

Como en toda Venezuela -salvo en Caracas-, los cortes de luz programados se han hecho cada vez más frecuentes en Maracaibo desde que el fallecido presidente Hugo Chávez decretó una emergencia eléctrica en 2009.

Las autoridades culpan a supuestos sabotajes de la oposición al sistema eléctrico, así como a la sequía que produjo el fenómeno de El Niño, que limitó la capacidad de generación eléctrica del país, dependiente de la producción hidroeléctrica.

La oposición, sin embargo, insiste en que la corrupción y la falta de mantenimiento e inversión deterioraron el que fue uno de los sistemas más avanzados del mundo.

Este año, la sequía se exacerbó y Maduro oficializó el racionamiento, que ha generado manifestaciones en todo el país, incluido Maracaibo, sobre todo en el oeste, en una zona de clases populares que no solía protestar contra el gobierno socialista.

En abril hubo una ola de saqueos en Maracaibo que dejaron 120 detenidos después de que 3.500 oficiales militarizaron la ciudad.En abril hubo una ola de saqueos en Maracaibo que dejaron 120 detenidos después de que 3.500 oficiales militarizaron la ciudad.

Cuando se va la luz de noche en estos barrios, donde la gente se abastece de luz con tomas ilegales, la sensación de inseguridad aumenta, porque la ciudad queda literalmente a oscuras.

Desde que se estableció el racionamiento, los saqueos de tiendas y supermercados aumentaron en este sector.

Con planta o sin planta

Hasta el canal de televisión de mayor sintonía en el estado Zulia se ha visto afectado.Hasta el canal de televisión de mayor sintonía en el estado Zulia se ha visto afectado.

Quizá uno no suele ser consciente del sonido de la luz, pero cuando se va la luz en Maracaibo se produce un silencio: ya no suenan los hornos, los aires, las televisiones.

Luego, sin embargo, prenden las bulliciosas plantas eléctricas.

Muchos hoteles, hospitales y edificios de oficinas han paliado los cortes de luz con generadores de energía.

Pero no siempre son suficientes: los hospitales priorizan la luz en unas zonas específicas y los hoteles y edificios limitan el funcionamiento de los ascensores, por ejemplo.

En este restaurante se pudieron 500 kilos de carne, una fortuna en Venezuela, por los cortes de luz.En este restaurante se pudieron 500 kilos de carne, una fortuna en Venezuela, por los cortes de luz.

El canal 11 del Zulia, Niños Cantores TV, que es el de mayor sintonía en el estado, ha tenido que interrumpir la transmisión varias veces por los cortes de luz, incluso teniendo una planta.

Las estaciones de gasolina, aun con generadores, tienen que suspender el servicio de algunas de sus islas.

Y pasar por la puerta de un centro comercial ya no produce aquel suspiro de satisfacción: son frescos, sí, porque tienen algo de luz, pero no son fríos, mucho menos congeladores como antes.

Esperar a que vuelva

Marta Jaimes, la directora de una guardería, relata que cuando se va la luz le piden a los padres que recojan a los niños.

Y cuando no pueden, me indica, “ventilamos a los niños con un cartón o un cuaderno mientras vuelve la luz”.

Hay colegios que han tenido que suspender las clases por el calor, así que la presencia de niños en oficinas ha aumentado.

Muchos pasan las dos o tres o cuatro horas del racionamiento donde el vecino que sí tiene electricidad; algunos mudaron sus reservas de viandas congeladas a la casa de al lado para que no se pudran.

BBC Mundo habló con charcuteros que han perdido hasta 800 kilos de carne por los cortes, que además afectan la forma de pago con tarjeta en un país donde se necesitan tres o cuatro gruesos fajos de billetes para pagar una comida en un restaurante.

“Además, ¿quién come con este calor?“, me dice Rafael Hernández, gerente de un restaurante de carnes que perdió 500 kilos.

Por eso cuando no hay luz el maracucho no puede hacer nada que no sea esperar.

O puede hacer lo que Víctor Almarza, taxista y policía de grandes orejas y sonrisa permanente, ha hecho en varios momentos de desespero: meterse en el carro, prender el aire y dar vueltas por la ciudad mientras vuelve la luz a su casa.

 

En el Hospital Universitario de Maracaibo los familiares de los pacientes deben esperar afuera, en el calor.
En el Hospital Universitario de Maracaibo los familiares de los pacientes deben esperar afuera, en el calor.

BBC

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529