Visión Global

Con 41 muertos y 4 detenidos la OLP alcanza efectividad macabra récord

Con 41 muertos y 4 detenidos la OLP alcanza efectividad macabra récord


En dos días, en las operaciones desplegadas por el general Néstor Reverol Torres, ministro del Interior, dieron “de baja” a 41 personas y detuvieron a 4 hombres.

El día jueves, la macabra contabilidad anunciada por el ministro, arrojó 19 muertes en la parroquia 23 de Enero y en otros 4 estados del país.

General Néstor Reverol, ministro del Interior.

General Néstor Reverol, ministro del Interior.

El día viernes, se le sumaron otros 22 muertos en Caracas y en 3 estados. Llamando la atención, que en estos41 muertes, en el 23 de Enero fueron dados “de baja” 9 personas y 10 en Antímano.

Nadie discute los altos índices delictivos, sus consecuencias y el alcance. Entre la población existe un malestar y preocupación generalizada en este sentido.

Sin embargo, llama profundamente la atención lo contrastante de la cifras aportadas oficialmente por el ministro.

Según reportó el diario El Nacional, en su edición de este sábado, luego que las furgonetas de la morgue se llenarán con los 41 cadáveres en dos días, solo había cuatro detenidos en las jaulas policiales.

Estadísticamente, la efectividad mortal de la Operación Liberación del Pueblo (OLP) fue del 91 por ciento, al dar de baja a 41 de 45 personas.

Como son operativos, es de imaginar que los efectivos de la OLP llegaron a los lugares con una labor de inteligencia previa. Lo que les permitiría ubicar a presuntos delincuentes. Contando por lo tanto con premeditación.

Esto hace preguntarse porqué no fueron detenidos los presuntos delincuentes, para que de esta manera rindieran cuenta ante la justicia.

Al ser dados de baja, la sociedad no tendrá como hacerle pagar sus fechorías, y lo más significativos, ellos no tendrán manera alguna de probar su inocencia. Es decir, no podrán ejercer su derecho a la defensa.

Este cúmulo de circunstancias que rodea la OLP, la presenta como un simple operación de “cacería”.

Extraña coincidencia

En la Venezuela bolivariana, la primera acción de cambio del naciente gobierno de Hugo Chávez en 1999, fue la de fusionar el ministerio del Interior con el Ministerio de Justicia.

Esto ha hecho, que hoy en día el ministro Néstor Reverol, a parte de organizar y desplegar las OLP en contra de presuntos delincuentes, tenga también en sus manos la responsabilidad de organizar y ejecutar la detención sumaria de los dirigentes de oposición y los disidentes del gobierno.

Una extraña coincidencia que obliga a ahondar investigaciones en el aparato represivo del gobierno, de singular acento político.

El ministro que dirige estas cacería en contra de presuntos delincuentes, donde el objetivo parece ser dar “de baja” –confirmado por una efectividad del 91% en los últimos dos días- también dirige las operaciones con las cuales da cacería a dirigentes de la oposición.

Según relatan familiares y abogados, de los dirigentes detenidos en las últimas semanas, los detenidos políticos son interceptados, desaparecidos por varios días, para luego aparecer cuando van a ser presentados ante un tribunal de control.

Durante este período de tiempo, nadie tiene información de dónde se encuentran los detenidos. Razón por la cual, los abogados han venido denunciando que estaríamos en presencia de un secuestro policial.

Adicionalmente, y al igual que a los caídos en las OLP, los detenidos políticos no son apresados “in fraganti”; es decir, en la comisión de algún delito. Simplemente son víctimas de una cacería. La lista de los dirigentes políticos de oposición, sometidos a este modus operandi, es muy larga en las últimas semanas.

Extraña actitud

En los partes oficiales resalta, la magnificación de la macabra efectividad de las OLP. Los escalofriantes números advierten un irrespeto por los derechos humanos.

Hay que preguntarse qué tan elevado es la cifra de 41 dados de baja en dos días. En Caracas se totalizan 15 muertes violentas cada día. En dos días suman 30 muertos estadísticamente.

La comparación nos señala que la efectividad de las OLP logra en dos días, lo que las calles de Caracas produce en casi tres días. ¿Y solo cuatro detenidos?

La actitud gubernamental al dar el parte de los dados de baja, recuerda lo revelado en las audiencias del juicio a los jefes de los escuadrones nazis de la muerte, en el Tribunal de Núremberg a finales de Segunda Guerra Mundial.

El fiscal jefe Benjamín Ferencz, al recordar los juicios en un documental de fecha reciente en la TV alemana, señaló que cuando se acusaba a los jefes, estos rebatían las cifras de la acusación.

Hubo el caso muy particular –dice Ferencz- del general de las SS Otto Ohlendorf, quien al ser acusado del asesinato de 90 mil personas en el frente oriental (URSS), negó la cifra, aduciendo que no habían sido más de 80 o 75 mil.

Como dato relevante de esta actitud de Ohlendorf -quien fue condenado a la horca- Ferencz señaló que era “un criminal convencido de lo que hacía”.

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

 

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529