Visión Global

“Con agua vinieron y…” por Rafael Martínez Nestares

“Con agua vinieron y…” por  Rafael Martínez Nestares


 Rafael Martínez Nestares / @rafaelmartinezn.

Las catástrofes naturales así como la improvisación son la base fundamental de una “revolución” que vino para quedarse. ¿Para quedarse? Esa ha sido la frase pegada de un régimen que viene indolentemente gobernando nuestra nación de espaldas al pueblo. Pueblo a quienes, la casta política que viene gobernando el país, “da visibilidad” y “lo empodera” para darle el protagonismo que “rescataron para nosotros” en la Constitución de 1999.
Esperemos que, esas frases no sigan quedando en el vacío. Los derechos no se mendigan, se exigen, se defienden y se preservan. Hoy Guasdualito, en el estado Apure, como antes pasó con el estado Vargas, el agua inclemente de las lluvias está anegando viviendas, potreros y sembradíos sin que la ayuda del régimen sea suficiente, al menos para el momento de escribir estas líneas. Hagamos un poco de memoria.

En 1999, la flamante y recién llegada “revolución bolivariana” requería, para perpetuarse, instaurar un nuevo régimen político. Por ello, como en otras revoluciones de nuestra historia patria, planteó el cambio de la Carta Magna de 1961, para apertrecharse en el poder hasta nuestros días.

Mientras una lluvia implacable inundaba al país, es interesante acordarse de la frase del finado Comandante Supremo mientras se realizaba el referéndum consultivo para aprobar la Constitución Bolivariana de 1999. Refiriéndose al Libertador, expresó “…si la naturaleza se opone…haremos que nos obedezca…” para referirse a la no suspensión del proceso electoral de ese año.

Dos contextos históricos distintos, dos realidades diversas. Sin embargo, el régimen sigue haciendo caricatura de la historia nacional. En 16 años de gobierno ininterrumpido acaban de descubrir, entre el Campo de Carabobo y el Panteón Nacional, que tenían perdido al “Negro Primero”, por ejemplo. Pero volvamos a lo que nos preocupa.

Vayamos al estado Vargas. La tragedia de las lluvias de 1999 acercó la mirada de muchas naciones que se hicieron solidarias con el dolor y la muerte de innumerables compatriotas por la catástrofe natural. El régimen en ese entonces, como hoy con la “guerra económica” achacó el problema no a un efecto natural sino “al cambio climático”, al efecto invernadero”…como si ello diera solución a la tragedia de nuestros compatriotas varguenses. Lo cierto es que ahí está el Estado Vargas, que lo único que logró en esta revolución es ser creado como estado y su pueblo sigue padeciendo el rigor de la pobreza, de la destrucción de su infraestructura que aún hoy, nos recuerda con sus cicatrices la desidia del régimen de espaldas al pueblo, constatado en sus casas y edificios derruidos.

Esperemos que el grito que hoy nos hace Guasdualito sea escuchado por los “jerarcas del régimen”. Desde la tierra de Páez, el “Centauro de los Llanos”, quien separó a Venezuela de la Gran Colombia, cambiando para siempre el rumbo de nuestra historia.

Vemos con vocación de cambio a Venezuela de cara a las parlamentarias de 2015. El 6 de diciembre debemos de recomponer estos 16 años. Queda de nuestra parte concurrir a los centros de votación. Como dicen nuestros mayores, con agua vinieron y… con agua los batiremos tras el triunfo electoral de la Unidad Democrática.

El Universal, 04 de julio de 2015
Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529