Visión Global

Con “es lo que hay” desaparece la libertad de elección de compra de los consumidores 

Con “es lo que hay” desaparece la libertad de elección de compra de los consumidores 


Cuando un consumidor acude a un mercado, aspira conseguir en primer lugar los productos que busca. Pero no le basta encontrarse con esa disponibilidad del producto, es decir que exista.

El consumidor también quiere tener el poder de decidir sobre una variedad de ofertas, de distintas marcas y calidades, presentaciones y precios.

No se conforma con tomar un único producto, quiere elegir cuál va a comprar. Cuando escoge, cuando puede seleccionar, se siente libre de hacerlo. Y esa es una sensación indescriptible e irremplazable.

Esa libertad de elegir se ha perdido en esta crisis económica, donde los venezolanos prácticamente están obligados a agradecer si de broma consiguen lo que buscan.

Cantidad, calidad y presentación, son lujos de otras épocas. Con lo que “es lo que hay”, ha venido siendo como un premio de consolación que se llevan para sus casas los consumidores.

En la China comunista de Mao, mil millones de chinos estaban obligados a vestirse de color azul, con los mismos cortes y los mismos modelos. No podían elegir el como vestirse.

El razonamiento del gobierno podía ser muy convincente: debemos garantizar que haya para todos. Porque de otra manera -se excusaban los burócratas de Beijing- no pudiéramos alimentarlos a todos.

Muerto Mao (1976), y expulsados del poder la Banda de Cuatro encabezada por la cuarta esposa, la sociedad china descubrió que era posible vestirse distinto y seguir comiendo. Comenzaba la apertura económica.

En Venezuela, no hemos llegado “por ahora” a tener que vestirnos iguales, aunque si hemos venido perdiendo el derecho a escoge cuál marca comprar de pasta de diente, de papel toilet, o de espagueti, entre otros productos.

El gobierno, bajo los criterios de que el petróleo es la actividad que genera las divisas para importar productos que no se producen en el país, ha centralizado en distintas corporaciones estatales la compra de los productos de la cesta básica.

Para el venezolano de a píe, que estaba acostumbrado a conseguir de todo en los mercados, y además con gran variedad, es inexplicable que ahora los productos no alcancen para todos.

Si las cifras invertidas por el gobierno para estas importaciones son ciertas –y en principio no tenemos información para decir lo contrario- la pregunta que surge es que está pasando que esos productos están escasos.

Cuando en general se revisan las cifras, pareciera que se estarían importando cantidades que debieran satisfacer las necesidades de la población.

Una posible hipótesis, para responder la pregunta, pudiera venir por la vía de unas declaraciones del diputado y productor agropecuario zuliano Omar Barboza, quien se refirió este jueves a las redes de corrupción enquistadas en el seno del gobierno.

“Los intereses de la corrupción hace  tiempo que controlan las políticas económicas  y financieras del gobierno nacional”, señaló.

Si las importaciones se realizan con sobreprecios, y además llega menos de lo que compró, y demás una vez descargado en los puertos una porción significativa se pierde porque no hubo la previsión logística de distribuirla, por supuesto que no alcanza para todos.

Alertó Barboza, que en su opinión los efectos de la corrupción van a agravarse porque “los que dirigen esa red empezaron a desarrollar una estrategia para seguir robando sin control e impunidad”.

Lo que razona afirmando que “para poder seguir haciendo sus fechorías, la red de corrupción del gobierno, luego de la victoria de la Unidad Democrática el 6 de diciembre del 2015,  procedieron a designar los “magistrados express” del Tribunal Supremo de Justicia”.

“Inmediatamente le concedieron al gobierno nacional, violando la Constitución, una emergencia económica que no cumplió con ningún requisito, pero  que el gobierno la entendió como una autorización para  robar sin control.  Eso le ha permitido, por ejemplo, aprobar un presupuesto que no se conoce, no se sabe que se está ejecutando y cómo se está malbaratando el dinero público, mientras el pueblo pasa hambre y no consigue las medicinas”, afirmó.

“No contentos  con eso además de haber malbaratado el ingreso nacional, pretenden endeudar la  República y someterla a una serie de acuerdos violatorios de la Constitución y de las leyes, sin la aprobación de la Asamblea Nacional, ignorando  que usurpando las atribuciones del Poder Legislativo se exponen a lo que  dispone el artículo 138 de la Constitución, que declara nulo  todo acto que se haga usurpando atribuciones de otros poderes”, agregó.

Por lo tanto, la corrupción es un factor nada despreciable que debe ser tomado en cuenta a la hora de analizar los orígenes de la escasez de los productos de la cesta básica. Aunque hay que señalar, que la corrupción no es el único factor que genera esa escasez.

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529