Visión Global

Continúa la persecución de policías y colectivos a miembros del Movimiento Resistencia

Continúa la persecución de policías y colectivos a miembros del Movimiento Resistencia


Todos los pasos que Félix Ortuño hizo el 20 de marzo a partir de las 10:00 am cuando salió de su casa en Petare fueron monitoreados. Lo observaron en el gimnasio y en la plaza Francia de Altamira. Poco antes de las 8:00 pm en la estación del Metro de esa zona lo dejaron pasar junto con un amigo por la puerta por la que pasan las personas de la tarcera edad sin necesidad de boleto. Cinco estaciones después, en sentido Palo Verde, cuando iban a retornar a sus hogares, ambos fueron detenidos por tres civiles que luego los entregaron a funcionarios de la PNB.

“Ese día a mis compañeros y a mí nos hicieron inteligencia. Los civiles que nos detuvieron eran dos hombres y una mujer que vestían deportivo. Nos pusieron capuchas negras y nos sembraron entre 35 y 75 gramos de droga en nuestros bolsos. Ellos mismos me dijeron que fui seguido todo el día, pero como la orden de captura la emitieron a las 4:00 pm por eso no me detuvieron antes. A mi amigo Jeison Guarate se lo llevaron preso solo por estar conmigo”, relató.

La detención de Ortuño y de su amigo fue parte de una operación simultánea ejecutada por la PNB ese día en Sabana Grande, Altamira y Petare, en la que también detuvieron a otros 7 jóvenes vinculados con el Movimiento Resistencia, el mismo grupo que el 20 de febrero se enlutó por la muerte de sus compañeros Yamir Tovar y Luis Fabián, ambos asesinados en Catia por miembros de un colectivo que opera en Pérez Bonalde, en el antiguo distrito 23 de la PM. Ortuño y Tovar se vieron por última vez el día en que el segundo de ellos fue ultimado en una concentración en Chacaíto en rechazo de la detención del alcalde metropolitano Antonio Ledezma.

Las detenciones empezaron a las 6:00 pm. Lewis Pérez fue apresado, también por civiles, cuando bajaba las escaleras del centro comercial El Recreo. “Le echaron gas en la cara, le lanzaron una pistola y gritaron que estaba armado. Luego lo encañonaron y se lo llevaron para la PNB de El Helicoide. A todos nos clasificaron por letras. A él le asignaron la C”, aseguró Ortuño.

Los integrantes del grupo B son Eucaris Espinoza, Geraldine Molina y Ángel Sucre. Ellos también fueron interceptados a las 9:00 pm, justo una hora después de que se llevaron a Ortuño junto con su amigo de la estación Petare del Metro; ellos fueron clasificados en el grupo A.

El sábado siguiente, a las 2:00 pm, William Portillo fue detenido en la plaza Altamira por cuatro civiles que lo trasladaron a la zona 2 de la PNB de Catia. Debido al hacinamiento que hay en la sede policial esa noche durmió en la “jaula”, adonde fue trasladado.

Todos los miembros del Movimiento Resistencia estuvieron detenidos poco menos de 24 horas en la zona 2 de la PNB y posteriormente fueron trasladados a la sede de esa institución en El Helicoide. Ninguno fue aprehendido en protestas ni en flagrancia. Tres los muchachos: Lewis Pérez, William Portillo y Ángel Sucre siguen detenidos, los otros cuatro jóvenes quedaron en libertad con régimen de presentación logrado con el pago de fianzas.

Una de las detenciones que ha sido más pública en las redes sociales es la de Sucre, pues cuando fue privado de libertad su cuenta de Twitter @Angelscrcv fue hackeada y en su timeline escribieron: “¡Hoy esta rata detenida por fascista! Cuidado y no te matamos malparido… ¿Creen que es juego la cosa?”. Aunque el mensaje fue eliminado y la cuenta fue recuperada por los familiares, algunos usuarios le hicieron una captura de pantalla al mensaje.

En la mira

A raíz del doble homicidio de Yamir Tovar y Luis Fabián arreció la persecusión contra los miembros del Movimiento Resistencia, formado en 2014 tras la detención del líder de Voluntad Popular, Leopoldo López.

Varios de sus miembros han sido privados de libertad en distintas oportunidades desde el año pasado, durante los meses de protesta permanente en Altamira, Chacao y Santa Fe, y en 2015 pese a que no ha habido manifestaciones como las de 2014.

Ortuño, de 33 años de edad, con tres detenciones en su expediente, es el único que da la cara en el movimiento que se formó con gente del interior del país y de Caracas pertenecientes a distintos estratos sociales y que prefieren mantener su identidad oculta con máscaras de Annonnymous y capuchas.

El Movimiento Resistencia está desplegado en 14 estados del país. Además de Caracas, sus militantes hacen vida en Táchira, Zulia, Trujillo, Lara, Valencia, Maracay, Nueva Esparta, Bolívar, Cumaná, Portuguesa, Barinas, Miranda y Coro.

Ortuño llegó a Caracas desde Táchira en enero de 2014 para entregar su tesis y graduarse en Administración en la Universidad Alejandro Humboldt y se quedó en la capital cuando comenzaron las protestas para exigir un cambio de gobierno. “Nosotros trabajamos por la libertad y por la democracia sin seguir lineamientos de partidos políticos. El régimen se afianza en la MUD, y la MUD en el régimen. No podemos hablar de dictadura y convocar a elecciones, y por eso hemos decidido no salir a votar en los próximos comicios”.

La postura del joven también está basada en las amenazas que ha recibido por disentir y mantener un residuo de protesta en la plaza Francia de Altamira: “Desde octubre del año pasado he recibido amenazas por teléfono para que deje de protestar, pero esas advertencias las sentía más políticas. Días después que mataron a Yamir y a Fabián les pasé mensajes a los muchachos para concentrarnos y a los 10 minutos me llamaron con un argot distinto diciéndome que dejara de estar llamando a la calle. Que si no me desaparecía de la plaza me iban a tirar al Guaire con un tiro en la cabeza”.

Luego del doble crimen de Yamir Tovar y Luis Fabián a Ortuño lo señalaron de ser cabecilla de un grupo terrorista vinculado con el general retirado Ángel Vivas en una campaña que comenzó a difundir VTV. Asegura que su papel es mantener la lucha por los ideales de quienes han caído por protestar.  Así lo manifestó cuando les dedicó unas palabras a Yamir Tovar y a Luis Fabián el 23 de febrero antes del sepelio de los jóvenes en el Cementerio del Este: “Así me amenacen y me persigan no lograrán callarme. Me estoy asesorando con mis abogados para que se haga justicia porque en la PNB los policías me pegaron contra la pared y me maltrataron cuando me decían que llevo el carro en Altamira”.

.

El Nacional

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529