Visión Global

Crisis política en Francia: renunció el primer ministro

Crisis política en Francia: renunció el primer ministro


 

Manuel Valls presentó su dimisión en medio de una enorme crisis de popularidad y diferencias profundas con el Partido Socialista.

.

En medio de una enorme crisis de popularidad y diferencias profundas con el Partido Socialista, el primer ministro francés Manuel Valls presentó su renuncia al cargo hoy por la mañana. La sorpresa fue que el presidente François Hollande le pidió formar un nuevo gobierno, que se conocerá el martes.

“Es Montebourg o yo”, bramó el primer ministro franco catalán durante su larga entrevista de una hora con Hollande, donde presentó su dimisión. “Es él o yo”, desafió ,intransigente. Un estilo español brutal, que el imprimió y que el mismo Hollande definió cuando le ordenó:”Hacó de Valls”.

El ministro de Economía, Arnaud Monteboug, había exigido públicamente en una entrevista con Le Monde un cambio de rumbo económico. En ella sostenía que se debía “dar prioridad a la salida de la crisis y pasar a segundo plano la reducción dogmática de los déficits, que nos conducen a la austeridad y al desempleo”. A sus palabras las apoyó el ministro de educación y socialista, Benoit Hamon, en la fiesta de la Rosa en Frangy en Bresse, un escenario absolutamente socialista.

Para Valls, una línea roja se había atravesado y era él quien no iba a volver atrás. Pero según el palacio del Elíseo, fue Hollande quien le exigió a Valls que pidiera la dimisión al gobierno y hubo consenso absoluto en la metodología.

Después de 147 días de combate, a Valls no le bastó su energía catalana y su estilo abrasivo para domesticar a un gabinete y a un partido que se resiste al cambio y a la línea económica que el presidente Hollande ha impuesto, que lo ha dejado con una popularidad de sólo 16 por ciento. Valls sufrió las consecuencias de esa falta de adhesión. Comenzó su gestión con el 58 por ciento de aprobación y termina con el 36 por ciento.

El comunicado del Elíseo es escueto e impactante: “El presidente de la República ha recibido esta mañana al Primer Ministro. Manuel Valls presentó al presidente de la república la dimisión de su gobierno. El jefe de Estado le ha demandado de constituir un equipo en coherencia con las orientaciones que el mismo ha definido para nuestro pais. Su composición será anunciada en la jornada del martes”.

Un tono tan inhabitual como decidido pero que refleja que Valls renuncia pero no se va. Formará un nuevo gabinete, con el que él y Hollande puedan aplicar las orientaciones económicas que los socialistas tradicionalistas no aceptan y frenan sus reformas.

En los últimos meses, un grupo de 14 diputados socialistas disgustados, “Les frondeurs”, se fueron ampliando, hasta formar un equipo que podía obstaculizar las leyes franceses, incluida la aprobación de la ley de presupuesto. La implosión de la mayoría es el otro drama próximo del presidente Francois Hollande.

El apasionado Montebourg es un ministro con ambiciones presidenciales, populista y dispuesto a confrontarlos desde dentro del gobierno.”No se si seré ministro mañana”, anunció el domingo con una provocación. Anunció que dará una conferencia hoy desde el Ministerio de Economía.

Después de la reunión entre Valls y Hollande, publicó un tuit:”El debate no es una cuestión de autoridad, pero de orientación económica”. Para los socialistas, las ideas de Hollande han abandonado el ideario partidario y las resisten porque Francia no sale de la crisis, aumenta el desempleo y el mal humor social colectivo.

El ahora renunciante primer ministro Valls va a recibir a todos los ministros del gabinete disuelto antes de formar el nuevo gobierno. Uno de los primeros en llegar a la reunión fue el ahora disidente ministro de Educación Benoit Hanon.

La oposición reclama la disolución de la Asamblea Nacional, encabeza por Marine Le Pen del Frente Nacional. “Nosotros estamos más cerca que jamás de la disolución que nosotros reclamamos después de semanas. Estamos viendo la última secuencia del derrumbamiento de este gobierno, de esta presidencia y de esta política”, dijo Marine Le Pen, que es una de las favoritas en una presidencial en estos días. Ella cree que esta dimisión y reorganización del gobierno “no solucionará” los problemas de Hollande.

El ex ministro de la UMP Thierry Mariani también pronosticó la disolución de la Asamblea Nacional. “Confianza de los franceses inexistente, mayoría política que no cesa de reducirse. Disolución necesaria para devolverle la palabra a los franceses”, pidió Thierry Mariani en su tuit.

El problema que enfrenta Hollande no es solo su gabinete sino su mayoría parlamentaria. Probablemente la habrá perdido si no consigue votos de la derecha y los radicales de izquierda. Los socialistas mayoritariamente se van a oponer a sus reformas y a su prometido Pacto de Responsabilidad entre patrones y sindicatos para salir de la crisis.

Para el secretario nacional del partido de izquierda, ese será el escenario.”La crisis social se acompaña de una crisis democrática y política”, advirtió.

La UMP ve la crisis generada por una mayoría que explota, se divide y está en estado de motín contra Hollande, Valls y sus políticas. El diputado de la UMP Eric Ciott dijo que el problema es “que el poder no es más legítimo. La única solución a corto plazo es volver a las urnas”.

Las próximas horas serán vitales. Los diputados hablan de una convocatoria de urgencia al Parlamento. Un capitulo de consecuencias imprevisibles se ha abierto y el presidente Francois Hollande deberá demostrar que puede ser un buen piloto de tormentas en medio de un tifón.

.

El Clarín

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529