Visión Global

Crónica de un Dakazo anunciado

Crónica de un Dakazo anunciado


Desde la victoria agónica del Presidente Maduro en las elecciones del 14 de abril del año 2013, el gobierno ha navegado en aguas poco profundas con peligro de encallar el barco en cualquier momento.

Es que la impopularidad del Presidente se ha combatido con medidas económicas poco convencionales, llevadas a cabo sin pensar en las consecuencias que a mediano y largo plazo traerían al país, las cuales se impusieron con la única finalidad de mantener a flote un gobierno que ha fracasado en su intento por instalar un modelo socialista “productivo”.

Recordemos entonces como hace un par de años, en víspera de elecciones regionales y municipales el Presidente Maduro, en cadena nacional, anunció que los precios de los electrodomésticos, serían regulados por el Sundde, quien aplicó rebajas de hasta un 77%, para garantizar el acceso a estos productos a todos los venezolanos.

Esta medida hizo sonar las alarmas en el sector empresarial que anunció de inmediato su desacuerdo con la decisión del gobierno y predijo que dicha resolución traería más consecuencias negativas que positivas para la economía nacional.

El resultado inmediato de esta medida se tradujo en el inicio de colas nunca antes vistas en nuestro país, dignas de las grandes depresiones económicas del siglo XX, que vaciaron los anaqueles de las tiendas más importantes del rubro, siendo el más reconocido el caso de “Daka”, por lo cual comenzó a llamarse a esta disposición de forma mediática, como “El Dakazo”.

Para los fines electorales del sector oficial la medida fue un éxito, ya que arrasaron en las elecciones regionales del 8 de diciembre de 2013, donde los candidatos afectos al gobierno ganaron 20 de las 23 gobernaciones y 240 de las 335 que constituyen el mapa geoterritorial de nuestra República.

Pero económicamente dicha medida iba a pasar factura, a pesar de que el entonces Jefe del Órgano Superior Para la Defensa Popular de la Economía nombrado por Maduro, Herbert García Plaza, aseguró que estaba garantizada la reposición de inventarios y que las empresas afectadas por la disposición continuarían funcionando con los dueños o sin ellos.

Sin embargo, el mal al país ya estaba hecho y 2014 transcurrió en una recesión económica sin precedentes para nuestra nación, donde muchos de los comercios afectados por la nefasta medida gubernamental terminaron cerrando, dejando a un importante número de personas sin empleo, situación predicha por el sector empresarial.

De hecho, el director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Caracas, Víctor Maldonado, durante una entrevista concedida a “El Universal” en 2014, consideró que para revertir los efectos del “Dakazo” se debían tomar “medidas drásticas” y aseveró que las reuniones llevadas a cabo entre el gobierno y las empresas afectadas solo formaban parte de un juego político.

“Si me invitas a firmar un pacto para vender un blue jean que no tengo a un precio irrisorio, es el  mundo de la fantasía” opino Maldonado.

El encargado de una conocida tienda de electrodomésticos ubicada en la Candelaria (parroquia importante del centro de Caracas) le comentó a un colega, que le preguntaba sobre la reposición de mercancía, durante noviembre del año pasado, que reponer inventarios a dólar paralelo no era una opción por las medidas tomadas por el gobierno el año anterior. “Preferimos no surtir la tienda que arriesgarnos para que nos vuelvan a bajar los precios y perder otra vez dinero. Ningún negocio aguanta eso” expresó de forma categórica.

Para este 2015 la situación lo que ha hecho es empeorar, debido a falta de divisas para el sector productivo nacional (público o privado) que ha llevado a importaciones, sin precedentes, de productos que anteriormente se manufacturaban en nuestro país y que debido a la mala gestión de la administración actual, han prácticamente desaparecido de los anaqueles de los supermercados de nuestro país.

Dichas importaciones son el pan de cada día de un gobierno que insiste en mantener férreos controles sobre la economía y que pierde dinero por montón con estas medidas impopulares, que impulsan la venta de productos importados a precios de gallina flaca simplemente con la intención de mantener a flote un proceso económico fracasado, que ha llevado a la ruina las arcas de la nación.

Es que una economía no puede manejarse de esta manera y ningún gobierno tiene la capacidad de mantener un modelo económico donde se importe la mayoría de los productos básicos y sean vendidos a precios menores que los pagados por su adquisición.

Durante su gestión este gobierno ha expropiado una gran cantidad de empresas de rubros importantes para el sector alimenticio y las ha llevado a producir cantidades insuficientes para cubrir con la demanda mínima exigida por el mercado nacional y el dinero que debe ser inyectado para fortalecer la industria criolla se va a otros países que se benefician de la inoperancia del Estado venezolano, que basa su economía en importaciones que producen grandes pérdidas a las arcas nacionales.

Aunque la cifra nadie la conoce con exactitud, debido a la falta de indicadores económicos brindados por el BCV, se estima que las reservas internacionales han llegado a mínimos históricos, debido a la ineficiencia del gobierno a la hora de sanear la economía impulsando el aparato productivo nacional.

El panorama electoral es bastante oscuro para el oficialismo, gracias a un gobierno promotor de un modelo político fracasado que ha llevado al país al borde de la quiebra económica, por lo que no es raro pensar que estén planeando un nuevo “Dakazo” que les sirva como impulso para no perder la mayoría en la Asamblea Nacional, de la cual tienen el control desde el año 2000 y donde no han visto peligrar su supremacía desde entonces.

El economista y candidato a la Asamblea Nacional, José Guerra, advirtió hace unos meses atrás, que los consejeros electorales del gobierno “están en busca de un nuevo dakazo”, dejando entrever la posibilidad de que esta nueva estrategia electoral afecte a empresas polar, la empresa más importante del país. “Imagínate que el gobierno tome red de distribución de Alimentos Polar. Imagínate cuantas toneladas de harina y pasta se robaran” agregó en su cuenta Twitter.

Alguna medida similar a la tomada previa a las elecciones regionales de 2013, aterra al golpeado sector empresarial venezolano que aún no ha podido recuperarse de las medidas económicas puestas en marcha por el gobierno en el pasado reciente y que advierte que este podría ser el golpe definitivo que termine de aplastar el aparato productivo venezolano y nuestra maltrecha economía.

Mientras tanto, la población cansada de hacer colas y de estirar sus pírricos ingresos espera que el gobierno no repita los errores del pasado y no termine de destruir lo poco que queda del sector productivo nacional con alguna medida económica destructiva que solo tenga la intención de mantenerlos por más tiempo en el poder, sin importar las consecuencias que esto traiga en materia económica para nuestro golpeado país. Amanecerá y veremos.

Visión Global

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529