Visión Global

Crónica de un viaje de 24 horas a la ciudad de Coro

Crónica de un viaje de 24 horas a la ciudad de Coro


Con motivo de una conferencia que dictamos en la ciudad de Coro, tuvimos la oportunidad de transitar la carretera que conecta a esta ciudad con Punto Fijo, y recorrer brevemente una parte de la zona colonial.

Tal vez la llegada a Coro sea evidencia de la crisis que afecta a ese estado, y que a su vez es una muestra de la grave crisis en la que está sumido el país.

Los itinerarios de vuelo son el recuerdo viviente de otros tiempos. En la mañana, hay que llegar por el aeropuerto de Las Piedras, en Punto Fijo. Una ciudad petrolera a más de una hora de carretera. Para luego regresarse con la misma aerolínea, 24 horas después.

A las afueras de Coro, presagiando el deterioro, los médanos se han tragado prácticamente la carretera de entrada.

Allí destaca la refacción a toda carrera de los peajes, que se pretende comenzar a cobrar de nuevo en los próximos días. Lo que advierte que la satanización del cobro, por el uso de carreteras y autopistas, quedará atrás dentro de poco.

Coro sigue siendo una ciudad de amplia grandeza. Herencia de su etapa colonial. Las vías son amplias. Manteniéndose el rayado que determina pasos y usos en perfecto estado.

Causa sorpresa, al compararlo con otras ciudades venezolanas, la limpieza de las vías. Ante este comentario, un residente nos comentaría: “es la brisa que levanta al atardecer. Aquí no hay barrenderos”.

La gobernación y la alcaldía han venido recuperando la zona colonial “protegida”, casi en su totalidad. Aunque los expertos reclaman que las propiedades coloniales, luego de refaccionadas, no tiene ningún uso y nadie la ocupa. Por lo que advierten que se volverán a deteriorar por falta de mantenimiento.

En la zona colonial, hay muy pocos locales donde parar. El Café Venezuela se encontraba cerrado, por falta de una llave de paso que no se consigue en ninguna ferretería de la ciudad. Y a diferencia de otras ciudades coloniales recuperadas del caribe, como La Habana, no hay posadas donde alojarse.

coro-los arcaya-exposicionEn la casa llamada “El Balcón de los Arcaya”, el viernes en la tarde había una presentación cultural con un grupo infantil de danzas. Adicionalmente, había se esecnificaba una exposición viviente de época con mujeres y niñas ataviadas a la usanza más que centenaria, dentro de una sala donde se muestran artefactos propios de distintas etapas de la vida coriana.

En otra sala, se expone un gigantesco fósil de una tortuga de entre 6 y 8 millones de años Antes de Cristo. Vale la pena verla, aunque se requiere de una gran imaginación para saber que era una tortuga. Lo que valora el trabajo de los científicos que la descubrieron y clasificaron.

TORTUGA-PREHISTORICAVisitar la casa del Balcón de los Arcaya, es una grata experiencia. Personal del lugar, así como visitantes, locales, espontáneamente se esmeran en mostrar los atributos de esta casa colonial. El orgullo por su herencia histórica es encomiable.

Fue así que pudimos enterarnos de las actividades culturales que se estaban presentando en ese momento. Así como conocer las distintas sala de la casa, dedicado hoy en día a la cultura y lahistoria.

La ciudad de Coro es un destino imprescindible en el turismo venezolano. Tal vez poco explotado. Pero la belleza de sus parajes, con sus médanos en la cercanía, la zona colonial y los hallazgos prehistóricos, son atractivos dignos de explorar y conocer.

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529