Visión Global

“Culpable: Dios que no proveyó” por Leonardo Morales P.

“Culpable: Dios que no proveyó” por Leonardo Morales P.


Leonardo Morales P. /@leomoralesP.

Despejadas las dudas. Maduro habló. El país, desde los tiempos del llamado “sacudón”, esperaba conocer sobre las medidas económicas para salir de la crisis. Nos pintó un año 2014 que nadie vivió. Un año de grandes avances, donde el gobierno militar-cívico venció todas las adversidades. En fin, el 2014 fue el año de la consolidación del modelo, esto es, según se observa: acumulación de la escasez, aumento de la inflación y deterioro del poder adquisitivo, entre otras tantas deficiencias.

El discurso de Maduro fue fastidioso, lleno de lugares comunes y, además, reiterativo en la cartilla de siempre, pero, en particular fue contradictorio: estuvimos bien pero vamos, en menos de un mes, muy mal. Pero qué otra cosa podía esperarse de quien tiene tiempo huyéndole al problema, sacándole el cuerpo a la crisis para ver si por sí sola se resolvían las cosas.

Dejemos de lado las fanfarronerías de rigor: levantar la voz amenazantemente para hacerse ver como gran jefe, un diestro gobernante, cuando ya nadie lo cree. Importa observar un discurso cargado de una profunda cobardía de cara a la historia. Empalaga e hipnotiza con un exacerbado populismo estimulador de parasitismo que no sabemos si podrá sostenerse en el corto tiempo: aumentos de becas, pensiones, ajustes salariales trimestrales, bonos de salud, etc. El cobero más importante en la historia política venezolana, Hugo Chávez, dijo que pañales Guayuco –empresa socialista ya desaparecida- abarcaría el 5% del mercado nacional, produciendo 144 millones de pañales, de modo que si el “hijo de gato caza ratón”…

Luego de inventar un 2014 fabuloso y aderezarlo de populismo, imaginamos que llegaría el momento del hombre de estado. De esos que se conocen por su gallardía, por sentido de la responsabilidad ante el país y la historia. El momento llegó, pero no el del hombre de estado.

Maduro se refugió en un mundo de dudas, en su ignorancia o en su falta de arrojo. Dijo haber estudiado mucho la situación cambiaria, muchos sonrieron, pero fue incapaz de decir de cuanto iba a ser la devaluación, porque ciertamente habrá una monumental devaluación. Su otro anuncio, casi que lo dijo escondido tras el podio de oradores: vendrá un aumento de la gasolina, pero los detalles los dará el vicepresidente

El presidente, muy temeroso por lo que se vive y por lo que nos viene, recurre a echarle la culpa de lo mal que nos pueda ir, ya no a una guerra económica, tampoco a la derecha apátrida. Mucho menos a que su pronóstico acerca del rebote de los precios del petróleo ocurra en cortísimo plazo. Nada de eso. Ahora el venezolano tendrá que pelearse con el mismísimo Dios. Ni más y ni menos que con Dios.

Maduro ha insinuado que independientemente de su desconocimiento acerca de cómo enfrentar la crisis económica del país y de la incompetencia de sus ministros tendremos una salida: “Dios proveerá”

La historia nos dice que todos los países en los que se aplicó el modelo socialista terminaron sumidos en una profunda crisis económica que acabó con esos regímenes. No apareció Dios para resolver las estupideces de los mortales.

Maduro, no huyas. No es con dogmas de fe como se resuelve la crisis venezolana sino sustituyendo el modelo.

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529