Visión Global

Cumbre de las Américas propicia cara a cara histórico entre Obama y Raúl Castro

Cumbre de las Américas propicia cara a cara histórico entre Obama y Raúl Castro


.

Llegó finalmente el día que hará historia en la región. Después de décadas de hostilidad, amenazas, complots, resentimientos y sanciones, un presidente de los Estados Unidos conversará cara a cara con su par cubano. Barack Obama y Raúl Castro se reunirán este sábado en el marco de la Cumbre de las Américas tras más de 50 años de conflicto, todo un símbolo del clima de deshielo que iniciaron Washington y La Habana en diciembre del año pasado.

La gran incógnita sobre si se produciría algo más que un saludo protocolar entre un enjambre de mandatarios se develó el viernes: “Claro que nosotros prevemos que haya una oportunidad para que se vean durante la cumbre mañana (por hoy), que tengan una reunión”, dijo Ben Rhodes, asesor de Obama, horas antes de que se inaugurara la Cumbre, que comenzó oficialmente a las 7 de la tarde en Panamá.

Hasta poco antes los funcionarios estadounidenses habían hablado de una posible “interacción”, un término casi quirúrgico que develaba cuán delicada era esta operación política y mediática tras el reinicio de relaciones, interrumpidas dos años después de que Fidel Castro llegara al poder en 1959. Habrá una reunión, aunque no se sabe a qué hora exacta ni cuánto tiempo durará. Será el primer encuentro de un gobernante estadounidense y uno cubano desde que en 1956 Dwight Eisenhower y Fulgencio Batista también se vieron en esta ciudad.

La imagen inmortalizará el momento que refrenda la histórica decisión de reanudar los vínculos, luego de que Obama admitiera que la política de Estados Unidos respecto de Cuba había fracasado. Ambos mandatarios ya se habían estrechado las manos en 2013, durante el funeral de Nelson Mandela, pero fue un encuentro casual y breve, lejos del significado que tendrá el contacto de hoy.

En el foro de la Sociedad Civil, paralelo a la Cumbre, Obama lanzó una frase que dio la dimensión de la nueva era: “Aquellos días en que nuestra agenda en este hemisferio a menudo suponía que Estados Unidos podía inmiscuirse con impunidad terminó”, afirmó.

Como antesala a este cara a cara, se supo que Obama conversó por teléfono con Castro el miércoles desde Washington. También hubo otra reunión histórica en el marco de la Cumbre: el secretario de Estado John Kerry y el canciller cubano Bruno Rodríguez conversaron el jueves a la noche durante tres horas, el encuentro de mayor nivel en medio siglo. En un clima “respetuoso y constructivo”, según la cancillería cubana, acordaron seguir conversando.

Obama podría anunciar el retiro de Cuba de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo, algo que allanaría el camino para la reanudación plena de vínculos diplomáticos. Pero Cuba también reclama el fin del embargo y la devolución del territorio de Guantánamo. Estados Unidos quiere avances en los derechos humanos. El estadounidense tuvo este viernes un gesto que no agradará a Castro: poco antes de hablar en el Foro de la Sociedad civil, se reunió con líderes cubanos opositores.

Castro llega a esa Cumbre como gran estrella, ya que es la primera vez que un presidente cubano es admitido en este foro. Había una gran presión regional para que esto sucediera, pero el deshielo con Estados Unidos allanó el camino. A diferencia del estadounidense, Castro no ha aparecido hasta ahora en los foros públicos. Solo se supo que se vio con el presidente de la Cámara de Comercio estadounidense, Tom Donohue.

Ya están todos los mandatarios de la región, salvo Michelle Bachelet que quedó en Chile por las inundaciones. Otro de los protagonistas de la Cumbre, el venezolano Nicolás Maduro, llegó al mediodía y bajó del avión con el puño en alto: “¡Venezuela está en Panamá de pie y con dignidad!” y se fue a un acto en un barrio que había sido bombardeado por Estados Unidos.

Pese a la retórica encendida del venezolano, el tono entre los dos países bajó esta semana. Estados Unidos reconoció que Venezuela no es en realidad una “amenaza para la seguridad” y Maduro dijo estar dispuesto al “diálogo”. Por ahora no se prevén encuentros formales entre ambos mandatarios.

Antes de iniciar la maratón de reuniones y disertaciones que mantuvo en el primer día de la Cumbre (se lo vio luchar contra el sueño durante un panel de presidentes en el Foro económico), Obama visitó el canal de Panamá, con el saco al hombro bajo un sol impiadoso. “Es un símbolo del ingenio humano”, dijo el presidente.

Ingeniosos son los creativos panameños, que lanzaron una original publicidad en televisión de un centro comercial. Se ve a un Obama trucho en la parte trasera de un taxi al que luego se sube apurado un falso Raúl Castro en traje de fajina. “Por favor, vamos a la Cumbre”, le piden al unísono. En la última escena ambos vuelven a compartir el auto, pero repletos de bolsas de compras. Obama le dice sonriente a Castro: “Creo que estamos comenzando muy bien nuestra relación, chico”.

.

Clarín

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529