Visión Global

Cúpula de ISIS prepara venganza tras derrota en Mosul

Cúpula de ISIS prepara venganza tras derrota en Mosul


Expertos antiterroristas advierten de que la eventual pérdida de su capital iraquí desatará nuevos atentados. Los jefes reorganizan los cuadros de mando ante la pérdida de territorio y las bajas sufridas en Irak y Siria.

ISIS, el Estado Islámico (EI) o Daesh (en su nomenclatura árabe) va camino de adaptar su sueño de convertir el “gran califato” en una compleja organización terrorista de escala internacional. Los máximos cabecillas que no han huido ya, preparan la huida a algún país de África o Asia donde, al igual que Al Qaeda Central (AQC), fijarán una pequeña base desde la que dirigir sus distintas franquicias (estos días se ha conocido la adhesión al EI de un grupo que opera en Mali) y montar la venganza por la eventual “pérdida de Mosul”.

Fuentes antiterroristas consultadas por el diario madrileño La Razón dan por hecha la derrota sobre terreno del Daesh, pero alertan de que el espíritu que anima a esta organización, su fanatismo, va a perdurar.

Los citados expertos advierten de que la banda yihadista, si llega a perder sus territorios de Siria e Irak, aumentará su peligrosidad porque tratará de atentar en todo el mundo.

Ante la derrota

En la actualidad, los dirigentes que aún permanecen sobre el terreno se están concentrando en la ciudad siria de Raqa, que tras su conquista se convirtió en el principal centro operativo de la organización terrorista. Cuando, como ocurre en Mosul, sospechen que puede ser tomada por sus enemigos, se producirá la referida diáspora, para la que ya existe un destino elegido.

No les faltan motivos para huir por lo ocurrido a muchos jefes yihadistas desde 2014. El Estado Islámico siempre ha tratado de preservar el anonimato de sus cuadros directos para evitar que sean objetivo de ataques selectivos. Con la presión sobre Mosul, se están viendo obligados a cambiar su estrategia de actuación global y pasar de ser un “ejército” que conquistaba territorios y asentaba su poder en las nuevas “wilaayat” (provincias) a convertirse en una organización totalmente clandestina que tendrá como misión actuar contra los países que integran la coalición internacional.

Cambios en la estructura

La organización cuenta con una serie de “mandos intermedios”, según un vídeo que ha empezado a difundirse recientemente en páginas yihadistas y que da cuenta de los cambios en la estructura de la organización criminal.

La eliminación en combate o por ataques aéreos de algunos de ellos obliga a colocar sustitutos que, en la mayoría de los casos, no cuentan con tanta experiencia.

El organigrama organizacional de ISIS tiene un director espiritual y personal de los distintos estamentos del Estado Islámico, desde el militar al religioso, en definitiva, todo lo necesario “para la defensa de la patria” y el control de las 35 provincias, 19 de las cuales se encuentran en Siria e Irak y el resto en otros países.

De él dependen, a través de expertos, una serie de comités delegados y oficinas que se encargan de distintas materias, como la administración de Justicia, la “protección del derecho”, la religión, la seguridad y el interés público en general. El Estado Islámico concede también importancia a que en sus territorios desaparezcan las costumbres occidentales o, como ellos denominan, el «vicio» , y se fomente la “virtud” (con la actuación de la temida policía religiosa, la “hisbah”).

A la unidad para la seguridad pública se le encomienda eliminar a cualquiera que interfiera en los planes del EI. Otras piezas de la estructura son las que se ocupan del “tesoro” yihadista; la educación (con especial atención al currículum de los profesores y a los programas); la salud; los recursos; la agricultura; los servicios; y la administración de las “wilayat”, en las que se debe establecer una buena relación, hasta la empatía, con los jefes tribales de la zona correspondiente.

Uno de los asuntos al que, según el citado vídeo, los yihadistas dan gran importancia dentro del departamento de seguridad interna del Estado Islámico es al grupo encargado de la “guerra contra la infiltración y las redes de espionaje”.

Los terroristas, desorientados por la acción de la “ciberguerra”, andan casi siempre confundidos sobre quién o quiénes facilitan los datos a los agentes de la coalición internacional. Solución, ejecutar a sospechosos para mantener el miedo entre la población.

Especial importancia se da al departamento de medios, que controla las publicaciones “Dabiq” (en inglés), “Dar el Islam” (en francés), “Konstantinniye” (en turco) e “Istok” (en ruso), así como la nueva “Rumiyah” (Roma en árabe), que se edita en varios idiomas. Existen responsables para que las traducciones respondan al mensaje que quiere difundir el Daesh.

Con información de La Razón de Madrid.

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529