Visión Global

Decisión de las rectoras coloca a la oposición en una encrucijada

Decisión de las rectoras coloca a la oposición en una encrucijada


La decisión de las rectoras del CNE, que limita la posibilidad de la realización de un referendo revocatorio del mandato de Nicolás Maduro, ha colocado en una encrucijada muy complicada a los pro revocatorio.

Nadie, ni siquiera el gobierno, tiene dudas de cuál sería el resultado del referendo. Nicolás Maduro saldría derrotado y destituido. Sin embargo, la única duda es si el referendo se realizará dentro de los lapsos legales.

La oposición venezolana, como accionante de este recurso constitucional, abrió un compás de espera para reflexionar y consultar a los partidos que conforman la MUD, y a los distintos sectores que participan del esfuerzo por solucionar de una manera pacífica la grave crisis de gobernabilidad del país.

No será una decisión fácil la de la oposición. Tiene el precedente de las elecciones parlamentarias de 2005, cuando descubierta las triquiñuelas del gobierno en el CNE –que permitía conocer por quién votó el elector- respondiendo al clamor de amplios sectores de los venezolanos, los partidos retiraron sus candidatos.

Esto trajo como consecuencia la composición de una Asamblea Nacional (AN) monocolor, donde prácticamente todos los diputados pertenecían al partido del gobierno. Poco más de la mitad del país se quedó sin representación en la AN.

Por otra parte, hay la experiencia de las elecciones parlamentarias del pasado 6 de diciembre, donde la oposición obtuvo las dos terceras partes de los diputados.

Para mal, el gobierno con ayuda de la Sala Constitucional ha venido realizado un fraude a la voluntad popular de los venezolanos, al bloquear cada una de las leyes aprobadas por la AN, y restringiendo o eliminando las competencias del parlamento.

En medio de una crisis nacional, que cada día es peor que el anterior en la vida de los venezolanos, el fraude que comete el gobierno se ha transformado en una frustración de los ciudadanos que con su voto aportaron una vía democrática para la solución de dicha crisis.

La decisión de las rectoras del CNE, del pasado miércoles, se circunscribe dentro de ese patrón de fraude trazado, dirigido y ejecutado por el gobierno.

Estas acciones de fraude a la voluntad popular han sido posibles por una violación continua de la Constitución. Violación que se inició desde el mismo momento en que, un moribundo presidente designó como su sucesor a Nicolás Maduro, para lo cual lo encargó de la vicepresidencia.

Así Maduro accedió al poder como presidente encargado, y luego se presentó como candidato presidencial, violentando disposiciones legales. Tanto las rectoras del CNE como el TSJ, por comisión u omisión, validaron en el 2013 la ilegalidad de los términos en que Maduro compitió por la presidencia.

Luego vinieron las elecciones presidenciales que, presuntamente, ganó Maduro. Denunciadas la misma noche de los comicios por el rector Vicente Díaz, los venezolanos no tuvimos la opción que esos resultados fueran auditados como deberían haber sido auditados. Nuevamente la institucionalidad de unos poderes no autónomos no permitió esa posibilidad. Así nació la presidencia de Nicolás Maduro, bajo los signos de dos fraudes electorales.

Es ente ambiente de fraude por las violaciones constitucionales, en que la MUD deberá definir en este fin de semana el curso de sus acciones sobre el referendo revocatorio presidencial.

Las declaraciones de Chuo Torrealba, secretario ejecutivo de la MUD, en cuanto a que la oposición “no puede hacerse cómplice de una violación a la Constitución, ni hacerle el favor al gobierno”, hizo presumir que la alianza opositora no continuaría.

Sin embargo, imperó la sensatez entre los opositores y más tarde Torrealba anunciaría que la MUD se tomaría el fin de semana para estudiar su respuesta a la maniobra de bloqueo desplegada por las rectoras del CNE.

Otro rumbo de acción, adelanto por el secretario ejecutivo de la MUD, es la organización de protestas y acciones masivas en todo el país. Una opción que ha sido propuesta por María Corina Machado. Lo que no es otra cosa que llevar el descontento a la calle.

Frente a estas dos posibilidades, surge la opinión de Enrique Mendoza, quien tiene la experiencia de haber coordinado el esfuerzo opositor de activar el referendo revocatorio del 2004.

Mendoza, en el programa radial Venezuela al Día, expuso que los políticos se deben caracterizar por asumir los retos y superar los inconvenientes que se le presentan.

Al resaltar que el revocatorio “ya está activado”, Mendoza señaló que si bien los lapsos y condiciones son muy limitados, es el momento de empezar a organizarse para contactar a los que van a firmar en la última semana de octubre, y montar un operativo para llevarlos a los centros de recolección de las firmas.

Estima que todavía hay tiempo para realizar el revocatorio entre el 11 y el 18 de diciembre del 2016, y que no hay que abandonar los esfuerzos para sentar al gobierno en un diálogo, que no sea secreto, y el que se informe a los venezolanos luego de cada encuentro entre las partes. En este sentido, reiteró que no se debe “satanizar” al diálogo y a quienes dialogan.

Enrique Mendoza afirmó que hay que continuar, que “el cambio no va a venir solo”, y que los del gobierno “tienen el pescuezo en la soga”.

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529