Visión Global

Decisión de rectoras del CNE lanzan al pueblo al límite de la paciencia

Decisión de rectoras del CNE lanzan al pueblo al límite de la paciencia


Las decisiones tomadas este miércoles por las rectoras del CNE, luego de varios días de incertidumbre, coloca al borde de lo imposible la recolección del 20% de firmas para solicitar el referendo revocatorio, y lanza la consulta para “mediados del primer trimestre del 2017”.

Según Luis Emilio Rondón, el único rector que dio la cara al país para informar de la decisión, los electores solo tendrán 7 horas para estampar firma y huella, durante los tres días de recolección, que quedó fijado para el 26, 27 y 28 de octubre.

Adicionalmente, Rondón indicó que también las cuatro rectoras aprobaron utilizar solo 5.392 máquinas de las 40 mil que se habilitan en un proceso de elección nacional.

Estas máquinas estarían instaladas en 1.355 centros de los 14.515 que existe. Lo que representa menos del 10%.

“Consideré que no son el número de máquinas suficientes para el ejercicio pleno de 19 millones de venezolanos”, señaló el rector en sus declaraciones a la salida del directorio del CNE.

Para terminar de amarrar el bloqueo al proceso revocatorio, las rectoras tuvieron a bien establecer que se debe recoger el 20% pro cada entidad, cuando es un proceso de selección nacional.

“No entiendo las consideraciones jurídicas que fueron desarrolladas en el directorio y que motivaron en definitiva la decisión de que este 20% fuera asociado a cada una de las entidades, decisión que no comparto y así decidí salvar mi voto”, informó.

Enrique Mendoza, quien coordinara el esfuerzo opositor en el revocatorio del 2004, había presentado una estimación mínima que establecía al menos debía abrirse 5.000 centros de recolección con el uso de 12.000 máquina captahuellas.

Mendoza aportó datos de la recolección de firmas en el 2003. Recordó que, siendo un proceso manual, se abrieron 2.700 centros durante 4 días.

Ahora con casi el doble de electores, 19 millones contra 11 millones en el 2003, se abrirán la mitad de los centros.

Estrategia del gobierno

Las rectoras del CNE han seguido una estrategia de colocación de obstáculos que favorece descaradamente al presidente Nicolás Maduro.

Hasta la decisión de este miércoles, las rectoras ya habían introducido un retardo de 126 días. Ahora, contemplan un requisito ilegal de 20% por estado, número de centros, máquinas, horas de apertura y restricciones en cuanto a electores en las colas, que buscan abiertamente impedir que los pro revocatorio reúnan el número de firmas necesarias en el tiempo estipulado.

Esta es una actitud negativa de la cual no hay otra cosa que presumir la mala fe. Por cuanto si se tuviera buena fe, la actitud sería positiva, facilitando a los pro revocatorio poder reunir las firmas en el tiempo necesario.

A pesar de que, seguramente se estarán regodeando de haber sembrado de minas el camino hacia la destitución de Maduro, todavía las rectoras se guardaban bajo la manga la opción de, recogidas las firmas, bombear la fecha del revocatorio más allá del 9 de enero del 2017.

Nota de Prensa

En efecto, tarde en la noche de este miércoles, el CNE emitió una nota de prensa donde saca sus cuentas de porqué el número de centros y captahuellas, y esbozando un calendario en el penúltimo párrafo de la misma, que transcribimos a continuación:

Una vez cumplidas todas las actividades posteriores a la recolección del 20% del registro electoral, el Consejo nacional Electoral deberá emitir la declaratoria de procedencia o no procedencia, la cual se llevará a cabo a finales del mes de noviembre, por lo que de cumplirse los requisitos normativos y si se alcanzara el quórum mínimo para la activación del mecanismo, la convocatoria del evento tendría lugar a principio de diciembre, fecha a partir de la cual inician los 90 días reglamentarios que tiene el organismo para realizar el referendo. De manera que el evento pudiera efectuarse a mediados del primer trimestre de 2017”.

Opciones de la oposición

María Corina Machado, tempranamente este miércoles, declaró desde la ciudad de Barquisimeto de que “el referendo es este año o procede la desobediencia cívica nacional”, y que el “revocatorio en 2016 o 2017 no son las únicas opciones para la salida de Maduro”.

Al advertir que hay un sector de la oposición que no se cree que son mayoría los ciudadanos que exigen cambio, aseguró que “la gente espera más y tenemos la fuerza para lograrlo”.

Para Machado hay dos opciones para la salida de Nicolás Maduro. “Es mentira que nuestras únicas alternativas son revocatorio en 2016 o revocatorio en 2017. Las dos opciones son revocatorio en 2016 o desobediencia cívica nacional, hasta que el régimen salga”, sostuvo.

“El referendo revocatorio y el cambio de régimen son las prioridades, pero si desconocen ese derecho, los presionaremos hasta que se vayan. Villa Rosa para todo el mundo”, agregó.

Señales de alarma

Las palabras de María Corina Machado adquirieron mayor peso, a la luz de la huelga de transporte que paralizó la ciudad de Caracas durante este miércoles.

Más allá de la lucha gremial por nuevas tarifas, la protesta de los transportistas demostró cómo poner al gobierno en contra de la pared, sin aviso y sin protesto.

La acción obligó al gobierno a sentarse con los dirigentes del gremio, cuando el ministro del ramo venía desarrollando tácticas dilatorias, con la trajinada excusa que tenía una agenda muy ocupada. Como si el problema del transporte no fuera su responsabilidad, y atender al gremio fuera un favor.

Mal cálculo

El impacto de la grave crisis económica, y de vacío de poder de la gestión presidencial que no resuelve los problemas, está llevando a la población al límite de la paciencia.

Las tácticas de anunciar que se van a hacer anuncios, de correr la arruga y emprender dilaciones ad infinitum, es producto de un mal cálculo del gobierno de Maduro.

Con el estómago vacío, no hay margen de juego. Se abusa de la paciencia y aparentemente pasividad de la gente.

Las políticas adelantadas por gobierno chavista-madurista han llevado a disminuir la producción nacional de alimentos, y otros insumos necesarios para la vida diaria, a niveles de menos del 30%.

En Venezuela se produce uno de cada dos productos de la cesta básica. Los otros dos deben ser importados, con el inconveniente de que no hay dólares para pagar esas importaciones.

Sin más huecos que abrir en las correas, los venezolanos están siendo lanzados a la desesperación por el ambiente de desesperanza que reina en el país.

Una desesperanza que nace, del ejercicio anti constitucional del gobierno, de bloquear las dos soluciones que los venezolanos han aportado democráticamente.

En diciembre del 2015, los venezolanos votaron mayoritariamente para elegir una nueva mayoría en la Asamblea Nacional, de los dos tercios de los diputados, para que desde allí se cambiara el rumbo de las políticas públicas.

Ahora, los venezolanos se pronuncian mayoritariamente para impulsar un referendo revocatorio que acabe con este gobierno.

Sin embargo, el gobierno a través de la Sala Constitucional y ahora con las rectoras del CNE, elimina cualquier posibilidad de solución pacífica de la crisis.

Un riesgo inminente

La evidencia científica señala, que mamíferos con hambre, sin tener que comer, terminan comiéndose unos a otros. Los venezolanos somos también mamíferos. ¿Qué espera entonces el gobierno y las “bien mandadas” del CNE?

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529