Visión Global

Demanda a El Nuevo País: Quema del sofá sin enfrentar cachos de PDVSA

Demanda a El Nuevo País: Quema del sofá sin enfrentar cachos de PDVSA


Los problemas financieros de PDVSA, la estatal petrolera venezolana, saltaron a la agenda informativa de la opinión pública el pasado sábado, luego que el presidente Nicolás Maduro ordenara demandar al diario El Nuevo País.

El tabloide había publicado ese día el resumen de un informe de Bloomberg -una agencia de noticias especializada en economía y finanzas- sobre la operación de canje de bonos de PDVSA, la cual está “respaldado por el 50,1% de Citgo”.

Lo publicado por ENP

“Perdimos a Rosalinda” fue el titular de abrir de El Nuevo País (ENP) en su edición del sábado 8 de octubre. Teniendo como sumario: “Los activos de PDVSA no valen nada, según informe de Bloomberg”.

Bajo la firma de Camilo Rey Luna, en la página 2 y a tres columnas, se reproducen las estimaciones del valor de PDVSA y Citgo, reportadas por el analista Joe Carroll en la edición de Bloomberg del día anterior.

En estas estimaciones, realizadas a la luz de la oferta de canje de bonos de PDVSA, se señala entre otras aspectos financieros que: “Venezuela valora a Citgo en 8.300 millones de dólares, los expertos la tasan en menos de la mitad”; y, “No está claro si la operación es 100% segura”.

En la nota publicada por ENP, se señala que “La caída del petróleo lo dejó sin divisas para comprar fuera del país y ahora se juega a Rosalinda. El atributo más apetecible de Rosalinda (PDVSA) es Citgo, gasolinera en Estados Unidos que cubre toda la costa este del odiado imperio”.

La reacción de Maduro

El análisis de Bloomberg tal vez hubiera pasado debajo de la mesa, si el presidente Nicolás Maduro no le hubiera rescatado de las páginas del diario venezolano a través de una cadena de Radio y televisión.

Si bien el presidente no mencionó el nombre del diario, lo dibujó con algunos “errores”.

En la nota publicada en el portal de VTV, canal que sirvió de señal madre para la cadena, se recogen las palabras pronunciadas por el primer mandatario:

“He dado la orden al presidente de PDVSA (Eulogio del Pino) que demande a los dueños de ese periódico y les veamos el hueso con justicia. No puede ser que siga conspirando con la mentira para dañar a Venezuela. No lo vamos a permitir”, afirmó el jefe de Estado, Nicolás Maduro, en referencia a un falso informe sobre la estatal petrolera, publicado por un diario derechista dirigido desde la ciudad de Miami,  Estados Unidos.

Sobre el particular agregó: “son unos ruines, quieren destruir a Venezuela y a PDVSA, creen que bajo las ruinas van a venir a gobernar otra vez, más nunca gobernarán al país”.

La orden fue dada al ministro de Energía y Petróleo (Del Pino) “por la suciedad, por formar parte de una campaña contra Venezuela, por violar la constitución en este momento especial que estamos viviendo”.

Aunque el Presidente no dijo el nombre del rotativo, indicó que tienen un tiraje pequeño que alcanza unos dos mil ejemplares.

La respuesta del editor Rafael Poleo

Rafael Poleo, editor del diario El Nuevo País, confirmó a través de su cuenta de Twitter que la orden impartida era en contra del diario que edita “por reproducir informe de Bloomberg sobre PDVSA”.

Más allá de esta breve respuesta en Twitter, El Nuevo País publicó de la manera que lo hace un diario. En su edición de este lunes, reprodujo tanto “La amenaza presidencial contra ENPaís” –declaraciones textuales del presidente”, como totalmente “El informe de Bloomberg que desató la ira presidencial”.

Ira versus realidad

La ira presidencial desatada con El Nuevo País, puede haber tenido su origen –tal vez- en un presunto fracaso de la operación de canje, cuya oferta se cierra el día viernes.

Sin este canje, que lo que hace es reciclar la deuda que está por vencerse, tanto PDVSA como el gobierno se verían en serios aprietos financieros.

En este sentido, la operación de canje –por si misma- es una confesión irrefutable de las dificultades financieras de PDVSA y la República. Hay un hueco financiero en sus operaciones, al punto, que no puede honrar sus compromisos de deuda a menos de que le refinancien.

Según analistas, petroleros y economistas, se desprende de la lectura de los estados financieros de PDVSA, que la estatal se encontraría en serios problemas financieros.

Señalan, entre otros, que la petrolera está cercada por bajos precios, cuantiosa deuda, bajos ingresos, caída de la producción, excesiva nómina, y operaciones no relacionadas con su objeto social como empresa.

Por otra parte, el análisis es lapidario y de un alcance quirúrgico. Bloomberg es una publicación muy respetada entre los inversionistas potenciales que pudieran estar interesados en el canje de bonos.

Los inversionistas no se nutren de la lectura de “El libro azul”, ni de las transcripciones de las cadenas del presidente Maduro para realizar la colocación de su dinero. Todo lo contrario, se nutren de estas cadenas y libros para saber dónde no colocarlo.

Son Bloomberg, junto con The Wall Street Journal –demandado por Diosdado Cabello- y el Financial Time de Londres, las principales publicaciones en las que se apoyan los grandes, medianos y pequeños inversionistas, así como sus asesores, para decidir como distribuir su portafolio de inversiones.

Los gritos que se oían al fondo de las amenazas de Maduro: “Así, así, así es que se gobierna”, debieron retumbar el sábado en el mundo financiero: “Así, así, así es como no se invierte”. Algo que los lectores de esas publicaciones no debieron dejar pasar, y entendieron perfectamente.

La ira presidencial, en quemar el sofá y no enfrentar los cachos, por esa delicadeza que caracteriza el lenguaje del primer mandatario, habría confirmado lo que reprodujo la nota de ENP: “No está claro para nadie si la operación es 100% segura”.

La acción de demandar a ENP, a sus propietarios “y a verles el hueso” puede ser una realidad; o por el contrario, una andanada retórica más a los que nos tiene acostumbrado el presidente desde su investidura en el 2013.

En un caso o en el otro, serán PDVSA, Citgo y las finanzas públicas las que pagarían el costo de esa demanda. Ningún inversionista va a venir a un país, donde se utiliza el sistema de justicia para castigar a quienes piensan distinto. Y eso incluye, indiscutiblemente, a extranjeros que siendo capitalistas se aventuran a meter sus reales en un país cuyo gobierno se llama a si mismo “socialista”.

El Nuevo País

En su iracunda referencia a El Nuevo País, el presidente incurrió en el error de sobredimensionar al diario, para luego incurrir en el error de subestimarlo.

Al acusarlo –de lo que le acusa- aprecia que es un medio que impacta al mundo financiero que puede destinar millones de dólares para canjear la multimillonaria deuda de PDVSA. Eso ignora el mercado de lectores al que está dirigido el periódico.

La fortaleza de ENP es la gran circulación que tiene entre los venezolanos de a pié de todo el país, que lo compran cada día para leer las noticias importantes en pocas palabras, y en unos términos que le sean inteligibles.

Aunque también es verdad que es un diario con orientación política y de gran circulación entre los partidos, tanto de la oposición como del gobierno. Por eso lo leen el presidente y quienes le rodean.

En cuanto a una circulación de tan solo “2 mil ejemplares”, la aseveración presidencial –pudiendo ser calificada de temeraria- tiene una explicación más sencilla: ignora la realidad de los talleres de impresión. Una rotativa de alta velocidad puede generar, solo en desechos mientras se ajustan la unidades, un 50% de esa cantidad de ejemplares.

Pero en todo caso, es un error dedicarle tanto esfuerzo y tiempo a un periódico –que según él- tiene tan pocos lectores. Pudiendo haber sido la verdadera circulación de El Nuevo País, lo que indudablemente dio pié a las amenazas, por el temor si no por el susto en el gobierno, cuando leyó la nota de Bloomberg.

Con información de VTV y El Nuevo País.

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529