Visión Global

Demandan a autoridades chinas por no librarse del smog

Demandan a autoridades chinas por no librarse del smog


El abogado Cheng Hai tiene una lista de indemnizaciones reclamadas a las autoridades de Beijing por el aire contaminado de la ciudad: 65 yuanes (9 dólares) por la compra de máscaras, 100 yuanes (15 dólares) por ver a un médico por dolor de garganta y 9.999 yuanes (1.500 dólares) por estrés emocional.

Hartos con lo que consideran esfuerzos a medio gas para combatir la contaminación del aire, Cheng y otros abogados han puesto a prueba el sistema legal chino al demandar a los gobiernos de la capital y las regiones circundantes.

“Algunas personas podrían pensar que la contaminación aérea es inevitable con el desarrollo económico, pero se equivocan”, dijo Cheng, de 64 años. “Tenemos leyes para proteger la calidad del aire y la polución a gran escala puede evitarse si se aplican del todo”.

Las demandas reflejan la creciente frustración de la clase media china por la conocida contaminación del aire en el país. Se espera que el tema que se espera surja en la próxima reunión anual del parlamento nacional, tres años después de que el primer ministro, Li Keqiang, declarase una “guerra contra la polución” en esa cita.

El descontento crece pese a que las autoridades en Beijing están cerrando fábricas, librándose de calderas a carbón y sacando de las calles los vehículos más antiguos y contaminantes.

Los datos oficiales indican que esas medidas están teniendo algo de éxito. Beijing ha registrado mejoras interanuales desde 2013.

Sin embargo, la concentración media de las micropartículas PM2,5, considerada como una buena medida de la contaminación aérea, sigue siendo siete veces mayor de lo que la Organización Mundial de la Salud considera seguro.

“Somos las víctimas del smog y tenemos derecho a pedir una disculpa y una compensación del gobierno”, dijo otro de los abogados, Yu Wensheng, de 50 años, residente en Beijing.

Los abogados señalan que sus casos pretenden llamar la atención sobre la falta de acciones del gobierno, más que llegar a un acuerdo.

China lidia con una grave contaminación producida por tres décadas de crecimiento vertiginoso que ha mejorado enormemente el nivel de vida para muchos pero se ha cobrado un precio enorme del medio ambiente.

Conforme la gente se concienciaba de los problemas de salud relacionados con el smog, la declaración de una “guerra contra la polución” en el Congreso Nacional Popular de 2014 llevó a medidas para reducir las sustancias contaminantes en el aire, como límites al consumo de carbón. Sin embargo, a principios de este año una combinación especialmente grave de humo y niebla provocó “alertas rojas” en más de 20 ciudades.

Pese a los esfuerzos por incluir al público en la lucha contra la contaminación, el autoritario gobierno comunista de China disuade con firmeza de protestas y otras formas de acciones independientes, y al menos uno de los cinco abogados que participaban en el caso en un principio parece haber retirado su demanda bajo presión de las autoridades locales.

La oficina de prensa de Beijing dijo que el gobierno no había recibido información sobre las demandas y no podía hacer comentarios. Los gobiernos de Hebei y Tianjin no respondieron a peticiones de comentarios.

AP

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529