Visión Global

“Democracia, convivencia” por Ramón Guillermo Aveledo

“Democracia, convivencia” por Ramón Guillermo Aveledo


Ramón Guillermo Aveledo.

.

“La democracia al límite” titularon en Chacao un foro al cual asistí la semana pasada junto a Américo Martín y el alcalde Ramón Muchacho. La nutrida asistencia muestra una genuina preocupación ciudadana. Las ponencias evidencian la calidad de las reservas democráticas que el país tiene

Hablando de límites, la democracia puede tener límites máximos. Si se llevan al extremo las libertades y los derechos, es muy fácil que se desborden en la anarquía. También límites mínimos, visiones restrictivas que si se exageran acaban en dictadura. De los dos modos la democracia perece. Por eso hay constituciones, en ellas, las sociedades acuerdan unos límites equilibrados que permitan convivir a los que difieren, a partir de unas ciertas premisas comunes. Los linderos están en la Constitución. Dentro de ella, todas las posibilidades.

Decía Eugene McCarthy que la democracia es “una filosofía de organización social y política que da a los individuos un máximo de libertad y un máximo de responsabilidad”. En cuanto organización, la democracia requiere instituciones. Más sencillo y más complejo, para mi paisano Ramón Escovar Salom, la democracia es un “pacto de decencia colectiva”.

En Venezuela vivimos el problema de que el poder se siente incómodo con la Constitución. Quiso cambiarla en 2007 y el país no se lo permitió, y ha estado tratando de hacerlo después por los caminos culebreros de la imposición. Se aplica un modelo económico que no es el de la Constitución, con saldo de la inflación más alta del mundo, escasez y daño al trabajo y la inversión. Se aplica un modelo político que no es el de la Constitución, y el resultado es desconfianza en las instituciones abusivamente manipuladas por el partidismo y sus facciones. En lo social, se maneja un esquema de división, discriminación y exclusión radicalmente inconstitucional. Ahí están los componentes de la crisis que padecemos y que empeorará si seguimos este curso equivocado.

La democracia, para Savater, exige convivir con costumbres y comportamientos que uno desaprueba. Es, por lo tanto, muy exigente en términos de tolerancia, mi tema de la semana pasada. Dividir el país en dos bandos, identificar al otro con el mal, ignorarlo y eliminarlo, son los ingredientes que vio Marías en la Guerra Civil española.

La Constitución es el espacio de encuentro, el lindero seguro, la posibilidad de convivir. Pero hay que cumplirla.

.

Publicado por Últimas Noticias el 04 de febrero de 2015

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529