Visión Global

Descubra cómo las redes sociales podrían convertirse en un termómetro para encuestas electorales

Descubra cómo las redes sociales podrían convertirse en un termómetro para encuestas electorales


Si Franklin D. Roosevelt fue el presidente “radial”, John F. Kennedy el de la “televisión” y Barack Obama el de “Internet”, no hay espacio para la duda al asegurar que Donald Trump es el presidente de las “Redes Sociales”. Siguiendo al pie de la letra el ejemplo de Marshall McLuhan: “El medio es el mensaje”, cada uno de ellos entendió en su momento el poder de esas plataformas, las más populares en su tiempo, para llegarle a un público masivo, ansioso de sentirse parte importante de aquello que se le hace cercano.

Se dice que la reciente elección de Trump, para que asuma el próximo enero la presidencia de la primera potencia mundial, sorprendió a todos. Pero ¿existía una real convicción de que Clinton ganaría o hubo rechazo a leer entre líneas y reconocer las posibilidades reales del magnate? Considerando que la abanderada demócrata ganó el voto popular y que desde hace meses Twitter y Facebook mostraron el imparable auge del republicano, puede tratarse de ambas cosas.

En el caso particular de Twitter, la red ofreció en mayo un mapa interactivo que dejaba ver la variación de las conversaciones sobre los candidatos demócratas y republicanos durante la campaña por las primarias, desde septiembre de 2015. Como se puede observar, salvo una abrupta caída en el mes de octubre del año pasado, Trump se mantuvo a la cabeza de las tendencias, con un promedio de 51,6% de conversaciones alrededor de su campaña, siempre por encima de sus posibles futuros adversarios. Mientras que Clinton y Sanders se disputaron constantemente la popularidad en las redes.

Según la red social del pajarito, desde agosto de 2015, mes en que inició la carrera por llegar a la Casa Blanca, los estadounidenses enviaron aproximadamente mil millones de tweets acerca del tema electoral. En esta cifra se incluyen los constantes mensajes que luego se hacían llegar los candidatos Clinton y Trump en lo que se considera el debate en 140 caracteres más rudo y extenso de la política moderna.

Esta contienda llegó a millones de usuarios, pues en la red Trump, quien al inicio de la campaña contaba con una audiencia de 4 millones, hoy suma 14.184.903 seguidores, para quienes ha emitido casi 35 mil tweets. Por su parte, Clinton inició su periplo social con 1 millón de seguidores y hoy acumula 10.824.014, a quienes ha hecho llegar cerca de 10 mil trinos.

Un reciente informe de Twitter revela cómo se movieron las menciones a las cuentas @HillaryClinton y @realDonaldTrump, entre el 1 de enero y el 3 de noviembre del presente año, donde se puede notar que el ganador fue siempre más popular que su adversaria, quien solo al final de la carrera, logró un repunte estable.

¿Qué hizo Trump para llevar la batuta? Emitió constantemente tweets que creaban polémica, generaban noticias y tiempo importante en pantalla: sus mensajes marcan la línea editorial del día en los noticieros de las grandes cadenas televisivas, motivando a millones de espectadores a seguir directamente los pasos del nuevo “rey de Twitter”.

En Facebook la historia no es muy distinta. Meses atrás ya la red social colocaba en sus estadísticas a Trump como ganador al analizar la data de su comunidad norteamericana: conversaciones, reacciones y el alto volumen de mensajes sobre Trump, sin contar los generados por el resto de usuarios fuera del círculo de votantes.

El algoritmo de Facebook (modo en que los contenidos de una página son mostrados al público) solo permite alcanzar una porción del total de seguidores una cuenta, pero da prioridad a los contenidos visualmente más atractivos y a aquellos que generan mayores reacciones. Eso es lo que hace que una publicación pueda o no ser viral. En fin, si era para bien o para mal, lo cierto es que durante todo este año de campaña política, casi ningún usuario de la red social escapó, al menos, a un contenido que girara en torno a Donald Trump. ¿Nos dice esto algo? Sí, todos estuvimos expuestos a su imagen, mientras que muy poco llegaba acerca de Hillary Clinton y sus bondades.

En cuanto al comportamiento de cada candidato en su página de Facebook, se trató de estrategias muy distintas. Por un lado, Clinton acudió a una imagen política más tradicional y familiar, con pocas variantes de estilo a lo largo de la campaña y, cuando de hablar sobre su oponente se trató, el equipo de Hillary se encargó de elaborar distintos videos que recordaban una y otra vez los motivos para no votar por él. Pero en pocas oportunidades desplegaron tanto entusiasmo en recordar las razones para votar por ella.

Por el contrario, el perfil de Trump fue más agresivo y claro en cuanto a su público destino, estéticamente fue menos sutil y más llamativo, y en cuanto a menciones a su contrincante fueron en su mayoría, notas extraídas de importantes portales informativos destacando las irregularidades de Clinton durante su gestión como Secretaria de Estado.

Las cifras de cada candidato dan cuenta de los pronósticos dados por Facebook de cara a las elecciones: a esta fecha la página de Trump le gusta a 13.849.984 personas (7.724.331 dentro de EEUU), mientras que la de Clinton cuenta con 9.110.512 fanáticos (3.374.535 en EEUU). Un informe obtenido por El Universal a través de la herramienta de medición Socialbakers, registra que entre el 6 de octubre y 10 de noviembre de 2016 la audiencia de Clinton en Facebook creció 26%, mientras que la de Trump solo aumentó un 15%.

Pero no todo fue malo para el nuevo presidente, pues las interacciones generadas por sus publicaciones en este mismo periodo, superaron creces las logradas por la demócrata.

Estos datos y el triunfo de Donald Trump nos permiten deducir que en adelante debemos estar más atentos a lo que nos dicen las Redes Sociales, pues en buena medida es lo que dice la gente. Las encuestas y los medios tradicionales llegan a grupos pequeños y muy segmentados, en comparación con el alcance que ofrecen espacios como Facebook, Twitter, Instagram e incluso YouTube.

No cabe duda que el orden mundial de la comunicación y la información está cambiando. Para un usuario de las redes la opinión más importante ya no es la del especialista que opina en un canal de televisión, es la del amigo que disfruta o padece sus mismas glorias y penas. Las Redes Sociales son el mensaje.

Del total de 231.556.622 de votantes inscritos en Estados Unidos, 46,9% no votó, 25,6% votó por Clinton y 25,5% lo hizo por Trump. Sin duda, las opiniones políticas están muy divididas en ese país. Duro trabajo para el nuevo mandatario.

María Fernanda Torres / El Universal

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529