Visión Global

“Diálogo a trompadas” por Ricardo Ríos

“Diálogo a trompadas” por  Ricardo Ríos


Ya  son más de 22 los hogares enlutados por la atroz política represiva,  tan torpe como la política económica que le tendió la cama a la agudización de una crisis provocada por el fracaso de un modelo inviable en libertad. Las colas para adquirir insumos básicos por el desabastecimiento, la inseguridad, la inflación, la corrupción y el desastre en los servicios públicos son parte de una larga lista de penurias que vivimos los venezolanos por culpa de un gobierno multicefálico, con varias cabezas autónomas y enfrentadas a dentelladas, que dan la sensación de que tenemos más de un gobierno, es decir, ningún gobierno.

El país ha sido sacudido en sus cimientos por una creciente lista de protestas populares que han recibido del gobierno torturas, desapariciones, conculcación de derechos ciudadanos con juicios simulados, balas, gases, perdigones y el uso de cuerpos paramilitares ajenos al estado pero financiados por el gobierno. Ni una respuesta política a las justas demandas de la gente, salvo una ditirámbica, por chimba, Conferencia de Paz cuyos límites de participación son un corset muy estrecho.

En esa Conferencia,  el patán de la AN pateo la mesa al anunciar, en medio de una catarata de insultos, que  “Maduro no era débil”. Aristóbulo dijo que no había nada que hablar sino que obedecer, poniendo al país como una foto fija, como si de diciembre a hoy nada hubiese pasado, borrando verbalmente las acciones del pueblo en las calles. Como guinda de ese postre piche, el ministro del Interior, o quien controle la GNB, inauguró un método represivo en Táriba y Chacao muy cercano a las tácticas nazis para borrar Lídice del mapa: choquen carros, invadan apartamentos, golpeen a los transeuntes que “ahí viven puros escuálidos”.

En un país con todas las instituciones con los plazos vencidos, este desbordamiento represivo, esta falta de conducción política del estado, nos está llevando a situaciones muy peligrosas; pareciera que, en su afán crematístico, los piratas del ejecutivo obvian que las reservas petroleras de Venezuela dan unas rentas que alborotan muchas pasiones y que jugar a la tonta viveza, apostando a que las guarimbas se enfriarán solas y que se revertirán contra la oposición, sin darle respuesta al clamor popular, es encender la mecha de este polvorín.

Creer en la represión como solución los llevó a que CNN no saque los ojos del país, acentuando su mala imagen. Maduro no manda, de lo contrario no se entiende que Diosdado intente esa desproporcionada y absurda demanda contra Tal Cual, que no escuche a las universidades o a la iglesia para ampliar la búsqueda de salidas democráticas, que rompa relaciones con Panamá agudizando la escasez o que conmemore el primer aniversario de la muerte de su líder con un gran vacío internacional.

Esto más que un golpe parece un autogol. Habrá diálogo con la gente en la calle, pero no a trompadas. Mientras más rápido lo entienda el gobierno (?) menos dolor habrá que lamentar.

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529