Visión Global

Diálogo: El gobierno apuesta a los mediadores y rechaza a la Iglesia

Diálogo: El gobierno apuesta a los mediadores y rechaza a la Iglesia


El gobierno de Nicolás Maduro vienen insistiendo en su necesidad de escenificar una nueva etapa del diálogo con la oposición, en los mismos términos y condiciones que marcaron los encuentros de finales del 2016.

La estrategia no es secreta ni tiene la intención de mantenerla oculta. Por el contrario, tanto el diplomático Roy Chaderton como el alcalde Jorge Rodríguez –ambos negociadores- han expuesto públicamente los objetivos del gobierno.

En ambos casos, con la ayuda de José Vicente Rangel y algunas filtraciones que el propio Nicolás Maduro se permite, el gobierno estaría ajustando el diálogo que montó en el 2016 para seguir obteniendo lo que obtuvo sin dar nada a cambio.

En una programación dominical desde la Villa del Cine, el presidente Nicolás Maduro abrió los caminos que transitará el gobierno en el corto plazo: ilegalización de los partidos, sumisión de la Asamblea Nacional y acciones para dividir la Unidad entre los partidos de la oposición.

Con estos objetivos, Maduro designó a Jorge Rodríguez, junto al diputado Héctor Rodríguez, para avanzar en este sentido.

“Le he dado la instrucción, la autorización, y la orden a Jorge Rodríguez, como jefe del diálogo nacional por parte de las fuerzas bolivarianas, que facilite todos los caminos para que la oposición regularice su vida, y le restituya la Asamblea Nacional al país, se le de otra oportunidad para que cumplan estrictamente con la sentencias obligantes y los mandatos de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia”, expresó Maduro.

“He autorizado a Jorge Rodríguez para que avance en un procesos de elaboración de un documento central, consensuado con la oposición, que junto al diputado Héctor Rodríguez, facilite la legalización, la vuelta a la Constitución, la regularización de la Asamblea Nacional, como no los han solicitado varios voceros de la MUD”, acotó.

Los negociadores

Para Roy Chaderton “es un error descalificar y minimizar a los mediadores del diálogo, porque representan a países que han pasado por conflictos complejos que ayudarían a la nación evitar este tipo de situaciones”, enfatizó Chaderton, durante el programa Vladimir a la 1, transmitido por el canal Globovisión.

“La mayoría de los dirigentes de la oposición no quieren sentarse en la Mesa de Diálogo, al considerar que lo han hecho por presión de la opinión pública (…) Los políticos sabios aprenden de sus derrotas, esta oposición y sus líderes no aprenden de sus errores y mucho menos de sus victorias, por lo que es mucho más difícil avanzar. Siempre he dicho, tenemos que rectificar los errores y ratificar los triunfos”, sostuvo.

“Prefieren el atajo golpista antes que esperar y confiar en el pueblo. Estos impacientes ¿por qué no esperan un poco? No les ha ido mal, con este CNE (Consejo Nacional Electoral) han ganado elecciones muy importantes, y sin embargo me da la impresión, que ellos temen perder, porque saben que el pueblo no querrá perder sus conquistas sociales y va a querer ratificar al chavismo en el poder”, recalcó.

Jorge Rodríguez por su parte en el programa José Vicente Hoy de este domingo, al atacar ala Iglesia venezolana hizo una distinción importante en el mecanismo utilizado por el gobierno para el diálogo.

Recogida la entrevista por la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) se resalta que “A esto se suma la postura de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) que, cuestionó,  se comporta como uno de los partidos violentos dentro de la MUD y sabotea el diálogo, aun cuando el Papa Francisco, voz de la Iglesia en el mundo, está convencido y acompaña el proceso de diálogo en Venezuela, junto a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur)”.

La Iglesia, por intermedio de los obispos venezolanos, ha venido reclamando que el gobierno cumpla con lo acordado con lo que se comprometió en las negociaciones del año 2016. A lo que no han faltado también, los reclamos soltados por otros miembros de la jerarquía vaticana.

En este punto, habría que recordar que el Vaticano puede jugar a dos bandas. Por una parte con un enviado Papal. Por la otra, con las opiniones de la Conferencia Episcopal Venezolana.

Lo que no se puede confundir con una “división” o cisma entre los obispos venezolanos y el Vaticano. Eso está fuera de lugar. La Iglesia Católica es una sola. Tiene un solo Credo y una sola posición. Y esto desde hace no menos de 2.000 años.

Por lo que apostar a una presunta división, entre lo que el Papa señala –y al gobierno le parece agradable a sus intereses- y lo que reclaman los obispos venezolanos, no pasaría de ser una diversión retórica de los personeros del gobierno de Maduro.

Previo a este rechazo a la Iglesia, Rodríguez había deslizado otra afirmación que pudiera signar un próximo en la estrategia del gobierno.

“Ha existido en todas las etapas de la Revolución Bolivariana una disposición a dialogar, primero con el comandante Hugo Chávez y ahora con el presidente, Nicolás Maduro. Siempre se ha tenido una profunda vocación para el diálogo, en primer lugar con la sociedad, porque en la cuarta República había una desconexión con el pueblo, que fue retomada con el Gobierno Bolivariano, que implicó un diálogo profundo con todos los sectores del país”, afirmó Jorge Rodríguez.

Lo que reitera la permanente actitud del gobierno de desconocer la representatividad de la MUD como interlocutor válido.

Al decir la “sociedad”, el gobierno asoma cuál pudieran ser sus próximos pasos, ante la negativa de los partidos de la oposición de sentarse de nuevo con el gobierno, si antes no honran la palabra empeñada en la etapa primera de ese diálogo.

Y para el gobierno, “sociedad” es cualquier montaje de pseudo ONGs de filiación, y probablemente financiación oficialista, fabricada con el interés de representar al país. En pocas palabras, estaríamos frente a una nueva maniobra para desconocer la voluntad popular que en diciembre del 2015 eligió dos terceras partes de los diputados a la asamblea Nacional, presentados como candidatos por la MUD.

Divisionismo

Sin embargo desde el domingo 29 de enero, José Vicente Rangel ha venido trazando una intención de dividir la posición que mantiene la MUD.

En este sentido y dirección Rangel señaló que “la mesa de diálogo que se instaló no funciona porque la oposición no quiere el diálogo. Lo rehúye como sea, sobre todo por el temor de perder el apoyo de sectores radicalizados que la acompañan”.

“A la hora de examinar las razones que ponen los más renuentes al diálogo, uno se encuentra con argumentos con falta de peso y de pertinencia, ejemplo: no están dadas las condiciones, a lo que se pudiera responder, si acaso se requiere que los venezolanos nos matemos para dar inicio al diálogo, o bien que se necesiten resultados concretos sin un medio claro”, señaló.

“En la autodenominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) -agregó Rangel- el mando lo detentan los sectores violentos de oposición, los cuales están apoyados y respaldados por el Gobierno estadounidense y por la Conferencia Episcopal Venezolana, “que llega a disentir abiertamente del papa Francisco”, que acompaña el proceso de diálogo en el país”, según recogió de las declaraciones de Rangel la nota de prensa difundida por AVN.

En estas declaraciones, Rangel apuesta a la dividir tanto a la MUD como a la Iglesia, y por supuesto, por la presunta relación de la oposición con el gobierno de los Estados Unidos.

Este señalamiento envuelve contradicciones importantes de la estratega del gobierno venezolano. Fue pública la posición del gobierno de Maduro, de hacer ver que Tom Shannon -enviado del Departamento de Estado- habría venido por su “buena” relación con Nicolás Maduro desde los tiempos del denominado “Grupo de Boston”.

Finalmente, en el análisis no se pude dejar de lado el papel que juegan los “mediadores”. Unos personajes que fueron testigos de los compromisos asumidos por el gobierno, y que ahora olímpicamente guardan silencio. Un silencio que no comparte la Iglesia, el otro factor presente en las reuniones del diálogo.

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529