Visión Global

“Diálogo: ¿oportunidad o pérdida de tiempo?” Vladimir Villegas

“Diálogo: ¿oportunidad o pérdida de tiempo?”  Vladimir Villegas


Vladimir Villegas / @vladivillegas

Son absolutamente comprensibles las aprehensiones que existen con respecto al diálogo como mecanismo que permita resolver en paz las diferencias entre los venezolanos y abrir caminos a la solución de los graves problemas que padecemos en Venezuela.

No es para menos. Las experiencias que hemos tenido han sido cuando menos frustrantes. En lo personal, participé junto a Henri Falcón, Hiram Gaviria, Pedro Pablo Fernández y otros venezolanos no identificados con el actual gobierno en la iniciativa promovida por el presidente Nicolás Maduro denominada Conferencia de Paz a la cual, por razones absolutamente respetables, no quiso sumarse la Mesa de la Unidad Democràtica. Esa iniciativa no dio resultados, a excepción que de alguna manera sirvió de antesala a la recordada reunión gobierno-oposición en Miraflores, en la cual voceros de ambos sectores se dijeron de todo, pero no se escucharon.

Después del 11 de abril de 2002 el Centro Cárter y la OEA también impulsaron, junto con otros factores nacionales e internacionales, un proceso de diálogo que si bien de alguna manera abrió las puertas al referéndum revocatorio de agosto de 2004, tampoco zanjó definitivamente el grave conflicto político existente en el país. Es decir, no hemos tenido suerte con el bendito diálogo. Para qué negarlo. Pero ello no implica que no sea una mejor alternativa que la confrontación violenta. Son numerosos los países que primero fueron a la guerra civil y luego, sobre inmensas montañas de muertos, terminaron sentándose a la mesa las fuerzas en conflicto, vencidos y vencedores. Ejemplos sobran.

Les confieso que luego de haber participado de una iniciativa que naufragó básicamente por la falta de interés real de la partes por un diálogo franco y realmente productivo, también tengo mis reservas, mi buena dosis de escepticismo con respecto a lo que puedan lograr los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero, Leonel Fernández y Martín Torrijos, y con respecto a que podamos, mediante el diálogo, encontrar vías para acuerdos mínimos, siempre en el marco de la Constitución.

Ese escepticismo aumenta cuando de lado y lado, cada quien con su argumento, se escuchan voces contrarias al diálogo, y cuando el Vaticano anuncia que la visita del canciller a Venezuela se suspendió o canceló por razones ajenas a la máxima representación de la Iglesia.

¿La negativa del gobierno de Venezuela a recibir al canciller del Estado Vaticano es la respuesta a la carta que le envió el papa? ¿Se rechaza de plano la posibilidad de que su santidad Francisco apoye activamente un eventual proceso de diálogo en Venezuela? La respuesta a ambas preguntas es muy importante, porque permitiría valorar la real disposición del presidente a sentarse con la oposición venezolana, e incluso con otros sectores de la vida académica, económica, cultural y social.

El viernes pasado, junto con Eduardo Fernández, Hiram Gaviria, Luis Fuenmayor Toro, Giuseppe Gianetto, Manuel Torres, Segundo Meléndez y Armando Gaviria, participé en una reunión con el ex presidente Leonel Fernández, y cada quien expuso allí sus puntos de vista sobre este tema del diálogo. En lo particular le manifesté mi temor de que una vez más se pretenda utilizar el diálogo como una treta para ganar tiempo lo cual, a mi juicio, sería una peligrosa manera de perder el tiempo, tan valioso en estos momentos de crisis y gran crispación social y política.

Los ex presidentes Rodríguez Zapatero, Fernández y Torrijos están al tanto de la gravedad de la crisis en el país. Seguramente son los primeros en entender que no es tiempo de correr la arruga y tratar de marear al adversario. El diálogo, así lo veo yo, es una puerta a la paz y a la justicia, categorías que no pueden marchar por separado, y que en el caso de nuestro país están asociadas también al respeto a la voluntad popular y al sagrado contenido de la carta magna .Si dejamos que se cierre esa puerta corremos el riesgo de que siga escalando el conflicto en nuestro país. Y las cosas en Venezuela no están para juegos. Ojalá que por el bien de la nación, tengan éxito.

Jesús Ramírez

El pasado viernes falleció el profesor y dirigente magisterial Jesús Ramírez, padre de nuestra querida compañera de estudios universitarios Ling How Ramírez. A ella y a sus hermanos Lizmar y Raúl, así como a todos los familiares del profesor Ramírez, nuestras condolencias .Paz a sus restos.

El Nacional, 24 de mayo de 2016

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529