Visión Global

Diosdado Cabello se burló de “Preso de Conciencia”, el libro que inquieta al oficialismo

Diosdado Cabello se burló de “Preso de Conciencia”, el libro que inquieta al oficialismo


Desde su detención el 18 de febrero de este año, Leopoldo López ha sido víctima de una agobiante violación a sus derechos. A pesar de la presión pública, permanece aislado en la cárcel de Ramo Verde, ha recibido violentas confiscaciones en su celda y hasta se le ha negado utilizar casi la totalidad de las pruebas que tiene para su defensa judicial. Sin embargo, hay algo que el chavismo no pudo ni podrá impedir, y es que el mundo se exprese sobre lo que está sucediendo con el ex líder de Voluntad Popular. Este viernes 15 de agosto, salió publicado el primer libro autorizado del dirigente opositor, Preso de conciencia, realizado por los periodistas argentinos Graciela Russo y Marcelo López Masía.

El material, que repasa estos meses de Leopoldo en prisión y parte de la coyuntura chavista de los últimos quince años, ya se encuentra disponible para todo el mundo, en formato digital, en la plataforma BajaLibros.com. Mientras que “dentro de un mes, mes y medio, saldrá la versión papel”, cuenta Russo, quien confirma que el libro estará disponible, “con seguridad, en la Argentina y Venezuela”, y “tal vez en Colombia y Miami”.

Este trabajo que llevó casi seis meses de producción también transitó un difícil camino hasta su publicación. Cuando apenas era un bosquejo, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, ya tenía en su poder las 12 páginas “de borrador” que los periodistas habían enviado al ex líder de Voluntad Popular para su revisión.

En el segmento “Los Mazazos”, de su programa Con el mazo dando”, el diputado chavista fustigó la publicación de este libro realizado por los periodistas argentinos.

Durante su exposición, el funcionario oficialista ironizó sobre el título tentativo de la publicación “Sos Venezuela, Leopoldo López Mendoza: el verdadero heredero de Bolívar”, y llamó a distintos dirigentes de la oposición, como María Corina Machado y Henrique Capriles, a “mandarse a hacer su propio libro, sino no van a tener vida”.

“Lo que leyó Cabello fue como un borrador de 12 hojas. Pero mirando el video sentí como una violación, viendo que lo que yo mandé a una persona lo estaba leyendo otra y por televisión”, indica la autora.

Si bien Russo aclara: “Hasta el momento no hemos tenido ningún tipo de problema”, la publicación del inédito material sobre Leopoldo López se vio directamente afectada luego de la violenta confiscación que sufrió el dirigente opositor el pasado 25 de julio. Allí le sustrajeron los cuatro capítulos finales, además de otros elementos personales, como parte de su defensa judicial, que venía escribiendo.

En un principio, el libro se iba a publicar el 28 de julio, y luego se postergó para el 4 de agosto. Pero este contratiempo obligó a que su difusión se dilatara finalmente para el 15 de agosto, fecha en la que finalmente sí se pudo publicar.

“El libro abre con un prólogo de Francisco Zuñaga, un conocido escritor venezolano que accedió a prologar el libro. Después viene una introducción que es un poco lo que vivieron los autores durante las primeras horas al estar ahí en Venezuela, y después viene una carta abierta que cuenta en primera persona el allanamiento que sufrieron Leopoldo, Daniel, Salvador y el policía. Es decir, estos cuatro presos políticos que están casi por la misma causa”, resume Russo.

Cómo nació la idea y qué objetivos persigue

Russo se transporta al mes de febrero, un mes sumamente convulsionado tanto política como socialmente para recordar cuáles fueron los motivos que la impulsaron a interesarse sobre la vida de Leopoldo López.

La periodista argentina recuerda el asesinato de la modelo Mónica Spear y cómo, por ese entonces, quedaba al desnudo la profunda crisis en materia de seguridad que ya hace tiempo viene sufriendo Venezuela. Éste fue uno de los principales motivos que empujó a los jóvenes universitarios a salir a las calles en reclamo de mayor seguridad.

La autora reconoce que “el paralelismo que siempre se hace entre lo que pasa en la Argentina y en Venezuela” también influyó para interiorizarse aún más en la conflictiva realidad venezolana.

“Al día de hoy muchos dicen que vamos a lo más cerrado del chavismo. Cuando yo vi esas imágenes en febrero, antes de que se entregara Leopoldo, mi primer deseo fue que no lleguemos a ese estadio de separación y de enfrentamiento”, señala Russo.

Las masivas manifestaciones de estudiantes universitarios, que fueron apoyadas por distintos bloques opositores, terminaron en una brutal represión de las fuerzas armadas chavistas. El 12 de febrero, día en que se iniciaron las marchas, la violencia oficial se cobró la vida de dos jóvenes. Sin embargo, el chavismo acusó a Leopoldo López de asociación para delinquir, instigación pública, daño e incendio, y el dirigente opositor estuvo recluido por seis días hasta que finalmente se entregó el 18 de ese mismo mes.

“Cuando veo que se entrega Leopoldo, con razón o sin razón, ver que alguien se entrega a la Justicia, me pareció digno de destacar. Y fueron las dos cosas: me dio mucho miedo de que eso se replique acá –en la Argentina- y vi digno de destacar que una persona de 42 años, con todo por perder y nada por ganar, se estaba entregando, equivocado o no, eso queda en cada uno. Pero él se estaba entregando por un ideal a una Justicia que hasta el momento no es nada justa con él”, explica la periodista, quien recuerda, con cierto dejo de orgullo, que su inagotable insistencia fue lo que llevó a Leopoldo a confiarle a los periodistas argentinos la realización del libro.

“Su lema es ‘el que se cansa pierde’. Cuando se enteró de que yo insistía mucho por el libro, dijo que me lo dieran a mí”. En tanto, Russo señala que su mayor obsesión con este trabajo es que la región conozca más en detalle no sólo los meses que lleva el dirigente opositor en prisión, sino, además, la coyuntura chavista de los últimos quince años.

“Ojala que el libro sirva para que el resto de América Latina conozca un poco más, porque el libro no sólo es la vida de Leopoldo, sino también una revisión de estos quince años de chavismo, y los padecimientos que vienen teniendo los venezolanos”, expone la autora de Preso de conciencia.

La persecución a Leopoldo y la fortaleza de Lilian Tintori

Como señala Russo líneas atrás, el libro no sólo consta de los meses de Leopoldo en la cárcel de Ramo Verde. Los periodistas también exponen los obstáculos que ha venido sorteando el líder de Voluntad Popular desde que comenzó a posicionarse como una figura fuerte en la política nacional.

En esa línea, la autora destaca como uno de los momentos cruciales, incluso para el desenlace de su detención, cuando en 2008 fue inhabilitado por el chavismo a ejercer cargos públicos. Precisamente en un momento en que su figura empezó a suponer una amenaza para el oficialismo.

“Cuando estaba como alcalde de Chacao, Leopoldo se estaba por presentar para alcalde mayor y en ese momento venía muy bien perfilado. Entonces a alguien se le ocurrió hacer una encuesta para ver cómo estaba con respecto a Chávez”, asevera la periodista argentina. Y agrega: “Las encuestas le salieron muy bien y, evidentemente, eso asustó un poco al oficialismo, y lo mandan a inhabilitar en el 2008″.

Esa inhabilitación se dispuso por un lapso de seis años. Por lo que finaliza en diciembre de este año. “Al no poder presentarse ni para alcalde mayor ni para presidente en 2012, empezó a recorrer el país”, completa.

Con relación a su detención, el arco opositor acusa al gobierno de Nicolás Maduro de tener a Leopoldo López como un preso político del régimen. Muchos interrogantes surgen a partir de esta teoría con base en los motivos que puede tener el Ejecutivo. “La única manera que tenían de pararlo era deteniéndolo. Entonces muchos consideran que esta detención está muy afianzada en esta necesidad de detenerlo de alguna manera”, analiza Russo.

“Maduró no logrará doblegar a Leopoldo”, aseguró su esposa, Lilian Tintori, días atrás. Una mujer que desde el comienzo se mostró firme junto a su marido y que una vez detenido Leopoldo, tomó la bandera que el dirigente opositor venía flameando. Así, Tintori recorrió varias ciudades reclamando por mayor democracia en su país, hasta tuvo la oportunidad de visitar al papa Francisco en el Vaticano.

La periodista cuenta que quien viajó a Venezuela para realizar las entrevistas fue Marcelo López Masía. Sin embargo, ella buscó tener un diálogo de “mujer a mujer” con Lilian, a quien finalmente terminó entrevistando vía Skype.

“Para que no se diluya su testimonio, es lo único que está volcado como reportaje directo”, sostiene la periodista, quien subrayó que, aunque la notó “con la misma fortaleza que cuando se la ve con sus niños o con otros políticos”, también “en algún momento se quebró”. “Sobre todo cuando ella recuerda las noches en que queda sola con los niños en la casa”.

En la misma línea de lo que viene denunciando la oposición y la propia Tintori, Russo concluye que Leopoldo “está detenido por decir lo que piensa, no por hacer cosas”. Por esa idea es que para muchos el ex líder de Voluntad Popular pasó a ser un “preso de conciencia”.

La Patilla

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529