Visión Global

Diputados deciden este domingo si dan paso a la destitución de Dilma Rousseff

Diputados deciden este domingo si dan paso a la destitución de Dilma Rousseff


De la aparente calma a la acción. Del discurso conciliador al ofensivo. Así se mostró ayer la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, antes de la votación decisiva de hoy, donde los 513 diputados del Congreso o Cámara Baja decidirán si dan paso al juicio político (impeachment) contra la mandataria izquierdista, acusada de corrupción.

“Quieren condenar a una inocente y salvan a corruptos”, expresó la brasileña, de 68 años, en el diario Folha de Sao Paulo. En un video difundido por las redes sociales, ella llamó a sus simpatizantes a “seguir movilizándose” para combatir “un golpe de Estado”, dijo.

Las horas y minutos eran aprovechados al máximo por Dilma y por su antecesor y padrino político, el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, implicado por la justicia en actos de corrupción.

Ambos líderes negociaban con los diputados y otros políticos el apoyo de hoy a la presidenta, acusada de maquillar las cuentas públicas y de abrir créditos sin la aprobación del Congreso en 2014, año de su reelección, y a inicios de 2015.

Dilma y Lula ofrecían, sobre todo, los ministerios y cargos que dejó vacante el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del vicepresidente Michel Temer, que abandonó la coalición gobernante.

Para destituir a Dilma se necesitan 342 (dos tercios) de los 513 votos del Congreso y su ratificación en el Senado o Cámara Alta. Una cifra que hasta el cierre de esta edición aún no aseguraba la oposición, según reportes del diario brasileño Folha de Sao Paulo y fuentes parlamentarias del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), de Dilma y Lula.

Ayer, al encuentro de los simpatizantes de Dilma fue en su lugar Lula da Silva, a quien le faltaban horas para continuar convenciendo a los legisladores de rechazar el impeachment.

Días atrás, Lula instaló una base para las negociaciones en el lujoso hotel Royal Tulip, considerado la segunda casa de la élite política brasileña.

“Estoy sin voz. Solo quiero decirles que tengo que volver. Aún hay tres gobernadores con los que debo conversar porque tenemos solo 513 votos por conquistar. Necesitamos la mitad de esos votos, no dejarlos a ellos conquistar 342 votos”, les dijo Lula a los seguidores del partido, que se concentraron ayer para respaldar a Dilma.

“Es una guerra de sube y baja, parece la bolsa de valores. En un momento están con nosotros, después ya no y uno tiene que conversar 24 horas por día”, describió Lula sobre las conversaciones de última hora, antes de la votación.

Hoy las fuerzas entre oposición y oficialismo también se medirán en las calles, ya que ambos bandos prometieron llenar la capital de partidarios y detractores de la líder, antes de la votación crucial prevista para las 14:00 de Brasil (12:00 de Ecuador). Se anunció que los resultados se conocerán alrededor de las 22:00 de Brasil.

El Universo

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529