Visión Global

EEUU y Cuba batallarán por el embargo tras restablecer relaciones

EEUU y Cuba batallarán por el embargo tras restablecer relaciones


.

Una vez que Estados Unidos y Cuba restablezcan relaciones diplomáticas el 20 de julio, deberán abordar el complejo tema del embargo, el mayor obstáculo para la normalización de los lazos bilaterales, dijeron diversos analistas a la AFP.

“La continuación o eliminación del embargo es indudablemente el mayor escollo para la llamada normalización de las relaciones entre los dos países”, dijo a la AFP Jorge Duany, director del Instituto de Investigaciones Cubanas, de la Universidad Internacional de Florida.

Las licencias concedidas por Washington a compañías estadounidenses para hacer negocios con Cuba convierten a las sanciones extraterritoriales del embargo en “el escollo más evidente”, dijo el analista Arturo López-Ley, de la Universidad de Nueva York.

“Es impensable que Europa y América Latina se queden con los brazos cruzados” mientras compañías de sus países pueden ser sancionadas por Washington por negociar con Cuba, indicó López-Levy.

Ambos países anunciaron que restablecerán relaciones el 20 de julio, lo que implica que las actuales oficinas de intereses en Washington y La Habana se convertirán nuevamente en embajadas, en las que ondearán las banderas de EEUU y Cuba después de medio siglo.

Sin embargo, el freno que representa el ‘bloqueo’ a la isla para la normalización no escapa a la percepción de los dos gobiernos. “He pedido al Congreso que tome medidas para levantar el embargo”, dijo el presidente estadounidense, Barack Obama, el 1 de julio, al anunciar el inminente restablecimiento de relaciones, rotas en 1961.

“No podrá haber relaciones normales (…) mientras se mantenga el bloqueo”, enfatizó el Gobierno cubano ese mismo día.

Más allá de Obama y Raúl

El levantamiento del embargo, que solo puede ser decidido por el Congreso estadounidense, toma preeminencia ante otros reclamos como la devolución de la base naval de Guantánamo, las indemnizaciones por las propiedades de estadounidenses confiscadas tras la revolución cubana de 1959, los fugitivos de la justicia norteamericana, las transmisiones de radio y televisión Martí, entre otras.

Sin embargo, los especialistas coinciden que derogar el embargo, vigente desde 1962, en un Congreso dominado por la oposición republicana, será una larga batalla, que puede trascender los mandatos de Obama y Raúl Castro, que terminan en 2017 y 2018, respectivamente.

Obama puede abrir agujeros a las restricciones a partir de órdenes ejecutivas, pero el entramado del embargo es tan complejo, que resulta casi imposible convertirlo en un cascarón legal, señalan. En el caso de Obama, se trata de “un objetivo difícilmente alcanzable en lo que resta de su mandato”, dijo el académico y exdiplomático cubano Jesús Arboleya en un artículo divulgado en Internet.

Para Jorge de Armas, analista del grupo Cuban Americans for Engagement en Miami, “el capital político de levantar el bloqueo en la ‘era Raúl’, sería considerado una derrota” por Washington, cuya simbología política “no es proclive a las derrotas”. Ese levantamiento “no lo veremos hasta pasado 2018, cuando no esté en la dirección del país ningún miembro de la generación histórica” de la revolución, opinó.

Sin embargo, después del retiro presidencial de Castro y Obama, “todavía hay mucha incertidumbre sobre como las élites políticas en ambas capitales asumirán las relaciones bilaterales”, señaló Duany.

– ¿Es irreversible el deshielo? -La determinación de Obama en avanzar en el deshielo con Cuba se atribuye a la intención de lograr un proceso irreversible ante la eventualidad de una victoria republicana en las presidenciales de 2016.

No obstante, “en tanto exista el embargo como ley en EEUU, ninguno de estos pasos son irreversibles”, consideró López-Levy, quien sin embargo ve como improbable el retorno de Cuba a la lista de países promotores del terrorismo o el cierre de las embajadas.

“La imagen de Cuba en EEUU ya ha cambiado de un país-amenaza a un país en transición y cambio”, indicó López-Levy. “No es irreversible, pero en el futuro inmediato será difícil revertir las medidas iniciadas” por Obama y Castro, señaló Duany.

En cambio, para De Armas y Arboleya, se trata de procesos sin marcha atrás. Es “irreversible y por encima de administraciones puntuales”, dijo De Armas, mientras que Arboleya cree que “constituye un paso prácticamente irreversible en las relaciones entre los dos países”.

.

AFP

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529