Visión Global

El actor Luis Abreu falleció mientras dormía

El actor Luis Abreu falleció mientras dormía


Luis Abreu se mantuvo en escena hasta el último momento. Su participación en la película El infierno de Gaspar Mendoza y su papel en el musical Despertar de primavera son las pruebas más recientes de su talento. Ayer un paro cardíaco cerró el capítulo final de su vida, a los 67 años de edad. Sus restos serán velados hoy desde las 12:00 del mediodía en el Cementerio del Este.

“Murió dormido, no sintió el dolor de la muerte”, dijo su hijo, el también actor Luis Gerónimo Abreu. “Fue el mejor actor de su generación. Me hizo apostar por esta profesión. Desde niño veía el cariño que le manifestaban en los canales donde trabajaba”.

Lo recuerda como un hombre al que aprendió a descifrar con el tiempo. “Ya yo conocía cómo estaba por el tono de voz. Tenía un sentido del humor envidiable, era un contador de chistes. Tenía una memoria privilegiada”.

A finales de los años sesenta, Abreu emprendió un viaje a Inglaterra para estudiar en la Royal Academia of Dramatic Arts. Estando en Europa se quedó sin dinero y tuvo que trabajar como mesonero para completar su presupuesto.

Regresó a Venezuela en 1971, cuando participó en la fundación del Nuevo Grupo, desde el que afinó sus habilidades como director. Sobre las tablas intervino en  La quema de Judas y Los ángeles terribles de Román Chalbaud y en Asia y el Lejano Oriente de Isaac Chocrón, entre muchas otras.

Continuó su carrera en televisión luego de que el teatro no se le hiciera rentable. La mujer prohibida, Peregrina, Una muchacha llamada Milagros La Zulianita fueron algunas de las producciones en las que participó.

Luego de su papel en Laura y Virginia renuncia a Venevisión para cambiar de rol. Fue jefe de Relaciones Públicas de Radio Caracas Televisión en marzo de 1977. “En este medio no solo se necesitan actores”, declaró en ese entonces.

En 1981 protagonizó Catatumbo junto a Elluz Peraza. Su internacionalización se dio en Telemundo, donde grabó seis telenovelas y ganó tres premios, entre ellos El Agueybana de Puerto Rico

Disfrutaba de la actuación hasta en su vida real. “Nadie sabe cuando estoy alegre o triste y eso me parece divertido. Aparento estar contento porque de verdad lo estoy”, afirmó años después de haber estado hospitalizado por un coma diabético. “De ahora en adelante deberé guardar una dieta estricta.”

El Nacional

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529